El coche autónomo de Google sigue sufriendo accidentes, el primero con heridos. Culpables: los humanos. Foto 1 de 1.