Este Dodge Coronet del año 1967 desayuna Hellcats y merienda Stingrays

 |  @sergioalvarez88  | 

¿Véis el 1967 Dodge Coronet de las imágenes? A finales de los años 60 era un simple familiar más, un coche más dentro de uno de los entonces segmentos de mercado más populares. Hoy en día, es un coche antiguo que ha pasado sin pena ni gloria. ¿Por qué estamos dedicando un artículo a este electrodoméstico de transporte de la época? Este ejemplar ha sido completamente restuarado, sin escatimar un sólo euro. La idea de su dueño: el sleeper definitivo. Este Coronet de apariencia inofensiva desayuna Hellcats y merienda Stingrays.

Las llantas originales y sus tapacubos tipo “bol de perro” son detalles muy correctos.

Nada en su exterior denota que estamos ante uno de los coches más bestiales recogidos en Diariomotor en las últimas semanas – con permiso de cierto Golf. Sólo dos detalles muy de petrolhead podrían advertirte de que no estás ante un coche normal. El primer, el emblema “426” en la aleta delantera, que hace referencia a una altísima cilindrada. El segundo, las gigantescas salidas de escape, apenas visibles bajo el paragolpes trasero. Camufladas a propósito, se sitúan junto a unas gomas traseras ligeramente sobredimensionadas.

En el interior del coche nada llama la atención. Es tan sencillo y aburrido como eran gran parte de coches americanos de la época. Dos bancos de asientos y una palanca de cambios situada tras un volante de lo más convencional. Pero cuando vemos los bajos del coche y advertimos una reluciente línea de escape de dimensiones muy generosas ya sabemos que este coche tiene secretos. Es entonces cuando abrimos el capó y destapamos la caja de Pandora: un motor HEMI V8 de 528 pulgadas cúbicas.

Un V8 destinado a competiciones de aceleración y preparaciones de altas prestaciones. Un V8 de 8,7 litros de cilindrada, un crate-engine que al salir de la fábrica desarrolla unos 750 CV. Con unas ligeras modificaciones y una buena puesta a punto se puede situar en los 1.000 CV sin ningún tipo de problema. Acoplada a este bestial propulsor, una caja de cambios A727 Torqueflite, reforzada por Ron Mancini. La caja automática ideal para preparaciones de altos vuelos y alto par, empleada habitualmente en monster trucks y dragsters.

Frenos Wilwood, un escape artesanal, un depósito de combustible de competición y un diferencial trasero reforzado son los últimos detalles de una preparación que se vende por 45.000 dólares en el estado de Michigan – dónde sino – y que tiene la afición de desayunar Hellcats y merendar Stingrays.

Fuente: BaT
En Diariomotor: El Volkswagen Golf Mk2 de 1.233 CV que merendaba Bugatti Veyron a pares

Lee a continuación: Extra de deportividad para el Bentley Continental GT por Vorsteiner

  • Henry the racer

    Sin vídeos de este bicho no me lo creo que se funda Hellcats ni Stingrays, mucha propaganda gratuita leo yo por aquí……….

    • Ginkler

      No me extraña que no te lo creas. Ese motor no tiene mil caballos ni en sus mejores sueños. Distribución OHV, encendido con delco, alimentado con un carburador, entrando cómodamente en el vano motor sin reformas ni refuerzos a la vista… me cuesta creer que llegue a los 400cv. La única pieza dentro de ese vano motor que tiene cierta pinta moderna es el radiador. Vamos, muy bonito, pintura y cromados por doquier, pero ni una sola pieza o característica que indique que eso es poco más que una restauración.
      Por cierto, en lo que respecta a estética exterior, también se notan las reformas en las llantas traseras, que han ganado un poco de garganta.

  • Me gusta su patente con esa leyenda abajo ”Yeah, Its got a Hemi”