CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
SUV

10 MIN

Mercedes GLE Coupé, toma de contacto: “El anti-X6 ha llegado para quedarse“

Pepe Giménez | @pgimenezvilchez | 13 Ago 2015
Mercedes GLE in Kitzbuehl
Mercedes GLE in Kitzbuehl

Nos hemos venido a Austria a probar el nuevo Mercedes GLE Coupé. Un vehículo que, desde la primera vez que lo vimos en imágenes, lo tuvimos claro: es el contraataque de la firma de Stuttgart al BMW X6. Lo que no esperaba era que su diseño levantara tantas ampollas entre nuestros lectores. El GLE Coupé no es tan horrendo como creéis. Es más, desprende un cierto halo atractivo por su aspecto agresivo al contemplarlo en directo. Impone por su enorme diseño compacto y contundente. Es una mole.

Ojo, no debes confundirlo con el nuevo Mercedes GLE “a secas”: este último es el reemplazo del antiguo Mercedes ML, que ahora ha cambiado de denominación. El GLE Coupé es, en cambio, un SUV-coupé de grandes dimensiones, no pensado para salir del asfalto. Es caro, eso sí. Ya está a la venta y arranca en nada menos que 78.700 euros para el GLE Coupé 350d 4MATIC de 258 CV, es decir, 3.400 euros más caro que su rival directo, el renovado BMW X6 xDrive 30d.

GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz

Sus proporciones extremas y su estética elevada no dejan lugar a dudas de su condición de SUV. Pero Mercedes insiste en que el nuevo GLE Coupé combina los conceptos contrapuestos de SUV y coupé en una fiel representación de la filosofía de sus fundadores, asegurando que el nuevo modelo tiene su origen en el carácter de sus fundadores Carl Benz y Gottlieb Daimler: “mientras Benz actuaba con arreglo a criterios racionales, Daimler se dejaba llevar por la pasión”.

Y así es como ha nacido este Mercedes GLE Coupé, que incorpora de serie tracción total 4Matic y un sofisticado cambio de marchas automático de 9 relaciones. Y es que, el gran desafío de Mercedes-Benz no ha sido sólo el diseño. El nuevo modelo incluye de serie todo un alarde de equipamiento, donde destacan multitud de gadgets.

GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz

Por ejemplo, de serie cuenta con “Dynamic select”, un sistema que permite elegir entre cuatro programas de conducción, en función de las necesidades: individual, confort, piso resbaladizo y sport. Permitiendo una doble personalidad -deportiva o confortable-, ajustando de forma separada la respuesta del motor y la transmisión, la dureza de la dirección y los amortiguadores, y los umbrales de intervención del ESP.

Todos los modelos también incluyen de serie un portón trasero con accionamiento eléctrico, así como cámara de marcha atrás con ayuda dinámica de aparcamiento. El equipamiento lo completan un sistema “Stop & Go Pilot” (que detiene al vehículo si el coche que precede se detiene y reanuda la marcha posteriormente), freno “Pre-Safe” con detección de peatones, un servofreno de emergencia “Bas Plus” con asistente para cruces, control activo de ángulo muerto, detector activo de cambio de carril o sistema de iluminación LED. Como verás, una lista muy completa.

GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz

Entre el equipamiento opcional destacan la suspensión neumática “Airmatic” en combinación con un sistema denominado “ADS Plus”, que regula la amortiguación de forma progresiva y variable. También ofrece “Collision Prevention Assist Plus” y ESP con asistente para viento lateral. Además, por vez primera, el paquete de espejos opcional incluye un sistema de iluminación que proyecta el logotipo de Mercedes-Benz en el asfalto.

GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz

Diseño inevitablemente parecido al X6

Desde el primer momento que lo contemplamos en el aeropuerto de Augsburg, el diseño nos recordó inevitablemente al BMW X6. Es tres centímetros más largo que el de Múnich, pero el perfil de ambos coches cuentan con similitudes que saltan a la vista, con una caída del techo de ambos modelos casi idéntica.

GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz

El GLE Coupé incorpora de serie llantas de 20 pulgadas y un frontal con voladizo corto y categórico. Su segundo aspecto más característico es la parrilla frontal, quizás el elemento mejor resuelto. Unos pilotos muy esbeltos y un radiador altamente sugerente con una lama central cromada son el broche perfecto.

La zaga destaca por su matrícula situada en el parachoques y unos pilotos traseros con un efecto “pegatina” que recuerdan inevitablemente a los del AMG GT.

Motorizaciones: diésel y gasolina entre 258 y 585 CV

Inicialmente, el nuevo GLE Coupé estará disponible con cinco motorizaciones, todas ellas con tracción total:

ModeloPotenciaPrecio
Mercedes-Benz GLE 350d 4Matic CoupéDiésel, 258 CV78.700 euros
Mercedes-Benz GLE 400 4Matic CoupéGasolina, 333 CV80.625 euros
Mercedes-Benz GLE 450 AMG CoupéGasolina, 367 CV 93.500 euros
Mercedes-AMG GLE 63 CoupéGasolina, 557 CV137.100 euros
Mercedes-AMG GLE 63 S CoupéGasolina, 585 CV148.800 euros
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz

Durante la prueba dinámica en Austria pudimos conducir el GLE 350d Coupé. Es el modelo de acceso, que cuenta con un motor diésel V6 de inyección directa con 258 CV. Una potencia más que suficiente para desenvolverse con soltura en cualquier ámbito, gracias a un par máximo de 620 Nm a partir de 1.600 rpm.

Sin duda, el comportamiento fluido es lo primero que llama la atención. Su rapidez de reacciones son sensacionales, especialmente tratándose de un vehículo de 2.260 kilos. Su aceleración de 0 a 100 km/h en 7 segundos no deja lugar a dudas de su carácter deportivo. Y su consumo medio, próximo a los 7 litros cada 100 km/h son una baza a favor de su eficiencia.

GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz

La dinámica del nuevo GLE Coupé es diferente al comportamiento que ofrece el BMW X6. Mientras el X6 ofrece un tacto más deportivo, el Mercedes se conforma con una puesta a punto más confortable y burguesa. Se percibe claramente más balanceo en los giros cerrados y una dirección con un tacto menos informativo. Los motores eso sí, están muy a la par. Tanto por prestaciones, como por respuesta.

Es la primera vez que probamos un cambio de 9 marchas y el resultado ha sido un producto muy suave y satisfactorio. Las transiciones se ejecutan de forma rápida y sobre todo, es capaz de pasar totalmente desapercibido, lo que es una muy buena señal.

GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz
GLE 350d Coupe: Diamantweiß, Leder LUGANO Sattelbraun/Schwarz

Diseño interior, amplitud y máximo aislamiento acústico

La calidad de construcción es buena y el asilamiento acústico a bordo del GLE es excepcional. El interior está bien resuelto aunque el acabado de algunos plásticos inferiores y de la banqueta trasera es mejorable.

Tiene una amplitud extraordinaria, capacidad para cinco personas y un maletero de 620 litros, que son 40 más que el BMW X6. Con los asientos abatidos, el GLE Coupé ofrece 1720 litros de capacidad lo que le convierte, según Mercedes, en el maletero más amplio de su segmento.

Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber
Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber

El salpicadero está presidido por la ya clásica pantalla de 8 pulgadas. Un equipo de entretenimiento similar a los Clase C y E. Junto a ella se sitúan los ventiladores centrales. Es de extrañar que Mercedes siga sin apostar por un pomo para el cambio de marchas automático o, al menos, un selector giratorio como el empleado en el Range Rover Evoque. En su lugar, cuenta con una palanca tras el volante, al más puro estilo americano, donde normalmente está situado el pulsador de los limpiaparabrisas.

Donde esperarías encontrar el pomo del cambio de marchas han ubicado dos mandos giratorios, uno para manejar el sistema de entretenimiento (radio, navegación…) y otro situado a su derecha para elegir el modo de conducción.

Mercedes GLE in Kitzbuehl mercedesamg_gle_mdm1

Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé

También tuvimos la oportunidad de probar el todopoderoso Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé. Las versiones AMG tiene dos escalados, el normal con 557 CV y este otro modelo, con la denominación “S”, potenciado hasta los 585 CV. Ambos cuentan con el mismo motor estratosférico V8 gasolina. Acelera de 0-100 en 4,2 segundos y, gracias a su motor biturbo, ofrecen un par de 760 Nm entre 1.750 y 5.250 rpm. Su precio es de 148.800 euros, por lo que sólo estará al alcance de los más sibaritas. Un vehículo más bien pensado para el mercado americano, donde la potencia no es un “problema”.

Cuenta con un tren de rodaje deportivo, una dirección más pesada y un sistema de regulación activa del balanceo. El Mercedes-AMG GLE 63 S Coupé es una auténtica barbaridad en todos sus aspectos. Entenderás a lo que me refiero sólo con mirar sus inmensos neumáticos traseros, de 325/35 con llantas de 22 pulgadas de color gris titanio y pulidas a alto brillo.

Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber
Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber
Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber

Pudimos probarlo a fondo a través de las autobahn alemanas, donde impresiona su aceleración, pero también su capacidad de frenado. Incluso por encima de 220 km/h resulta destacable el confort a bordo y la insonorización interior. Pero donde realmente nos sorprendió fue en carreteras de montaña, a pesar de su elevado peso y corpulencia.

La primera diferencia aquí recae en su suspensión, con un tarado más firme que evita cualquier tipo de balanceo. El Mercedes-AMG va como una tabla en los giros más cerrados. Hay menor inclinación lateral y con él aumenta inevitablemente el placer de conducción. A diferencia del GLE 350d Coupé que acabábamos de probar, en esta versión la suspensión neumática --en modo Sport-- actúa en función de la velocidad: endureciendo los amortiguadores y reduciendo 15 milímetros la altura de la carrocería a velocidades elevadas, para mejorar la resistencia aerodinámica y obtener mayor estabilidad.

Mercedes GLE in Kitzbuehl mercedesamg_gle_mdm2

Además de los cuatro modos de conducción que incluyen todos los GLE, las versiones AMG incluyen un quinto programa denominado Sport+. En él, la carrocería desciende 10 milímetros adicionales. La suspensión es tan avanzada técnicamente, que es capaz de ajustar la dureza de amortiguación por separado para cada rueda.

El segundo aspecto más destacable es, obviamente, la fuerza del motor, acompañada siempre de un sonido muy acentuado de los escapes. El comportamiento deportivo resulta fascinante. Se muestra ágil y distribuye la potencia entre el eje delantero y el trasero, en una relación 40:60, por lo que el carácter es menos neutral. Una potencia desmesurada y sonido casi idéntico al de cualquier AMG con escape Performance, petardeando en reducciones y con un gorgojeo muy atractivo.

Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber
Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber

Por último, el cambio de marchas automático de doble embrague --denominado AMG Speedshift Plus-- es de siete marchas, no de nueve como las versiones básicas. El comportamiento me defraudó bastante ya que, estirando las revoluciones cerca del corte, el cambió parecía “bloquearse”… tardando incluso un segundo, o más, en efectuar el cambio de relación. Un detalle aún sin pulir, pero no justificable para un vehículo de esta talla.

Su diseño es portentoso. El capó cuenta con dos resaltes dinámicos longitudinales, hay varios flics de color negro para conducir el aire hacia los módulos de refrigeración y emblemas «V8 Biturbo» tras los pasos de rueda. Atrás cuenta con cuatro salidas de escape metalizadas, situadas dos a dos, con forma rectangular.

Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber
Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber
Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber

Para diferenciar el GLE 63 S Coupé del AMG “a secas”, basta con comprobar si las pinzas de freno son de color rojo y si cuenta con el escudo AMG en los reposacabezas de los asientos delanteros. El interior además incluye un nuevo volante de tres radios, con el aro aplanado en su base y con levas de mayor tamaño tras él. El cuadro de mandos cuenta con esferas deportivas en efecto fibra de carbono, tarados hasta 320 km/h y agujas rojas.

En definitiva, el nuevo Mercedes GLE Coupé piensa ponérselo difícil a quien esté valorando la compra de un BMW X6. Su diseño fresco y su completo equipamiento tecnológico son sus puntos fuertes, mientras que su dinámica algo menos deportiva y un precio sensiblemente más caro sus grandes debilidades. Lo que está claro es que el Mercedes GLE Coupé ha llegado para quedarse, ofreciendo argumentos tan contundentes como su aspecto de tanque.

Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber
Mercedes-AMG_GLE_63S_Coupe_palladiumsilber
46
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En Diariomotor: Mercedes GLE Coupé | Mercedes GLE Coupé: gama y precios para España | Mercedes GLE Coupé 2015: la suerte está echada, Mercedes-Benz ya tiene su propio BMW X6 | Impresiones del Mercedes GLE Coupé desde el Salón de Barcelona