Un paso más hacia un mundo sin conductores: Toyota se alía con el MIT para el desarrollo de la inteligencia artificial en sus coches

 |  @davidvillarreal  | 

Si pensamos que el futuro de la industria del automóvil es tan sencillo, sí, tan sencillo como coches que sean capaces de desplazarse desde un punto X a un punto Y sin conductor, no podríamos estar más equivocados. Iniciativas como el Google Car no son más que la punta del iceberg. El gran salto para la industria del automóvil, y probablemente la humanidad, llegará con el desarrollo de la inteligencia artificial. El coche autónomo solo tomará sentido en el momento en que su tecnología goce de verdadera inteligencia artificial. Y probablemente, cuando llegue ese día, habremos firmado la defunción, a todos los efectos, del concepto de conductor humano. Toyota lo sabe. Y tal vez por eso acabe de anunciarse un nuevo proyecto de investigación que acometerán en el famoso Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) y la Universidad de Stanford, para avanzar en el desarrollo de la inteligencia artificial aplicada al coche autónomo.

Toyota invertirá un total de 50 millones de dólares en poner en marcha este proyecto que pretende avanzar en lo que según muchos investigadores, y nuestra opinión ya expresada en el primer párrafo, transformaría por completo la industria del automóvil.

El siguiente gran paso adelante de la industria, especialmente en lo que concierne a la seguridad, llegará en el momento en que la toma de decisiones esté a cargo de máquinas capaces de “razonar” y actuar con mayor rapidez que nosotros, pobres e imperfectos humanos. Para lo cual es necesario algo más que coches capaces de tomar los mandos, interactuar con su entorno y seguir indicaciones de GPS.

En los últimos años se han producido grandes avances en el campo de la inteligencia artificial. Hasta el punto en que quizás deberíamos tomarnos muy en serio la opinión de aquellos que, como Elon Musk y Stephen Hawking, firmaron un manifiesto y han empezado a dedicar recursos para evitar que la inteligencia artificial destruya a la humanidad. DeepMind, compañía adquirida en 2014 por Google, ya ha desarrollado redes neuronales capaces de aprender a jugar a videojuegos antiguos de Atari. Puede que visto así no impresione demasiado, pero probablemente estemos hablando de uno de los mayores avances a la hora de crear máquinas cuyos procesos de aprendizaje se asemejen al comportamiento de la propia mente humana.

El objetivo del proyecto de Toyota no es otro que conseguir que la tecnología del coche autónomo vaya más allá, consiga anticiparse a sucesos en función de diferentes estímulos; recopilar información, procesarla, y extraer su propia “lección” para mejorar sus “decisiones” en el futuro; crear modelos predictivos que puedan pronosticar el comportamiento de los humanos, o de otras máquinas; y, en resumidas cuentas, hacer que la carretera sea un lugar más seguro para los humanos.

La mala noticia es que tal vez llegados a ese punto en que nuestros coches sean más inteligentes (y probablemente seguros) que nosotros, los humanos, no nos podamos permitir una brecha de seguridad tan importante como dejar que los humanos sigan conduciendo. Y tal vez debamos dar la razón a Elon Musk, que ya aseguró que los conductores estamos llamados a la extinción.

Fuente: MIT
En Diariomotor:

Lee a continuación: La bicicleta que logró que Google Car enloqueciera

  • Ax

    Pues que quieren que les diga; la gracia de los coches está en conducirlos.