Opel Astra 2016, a prueba: un gran salto cualitativo, para el Astra y para Opel

 |  @davidvillarreal  | 

La nueva generación de Opel Astra ya está aquí. Las primeras entregas en España se producirán en octubre y – tras nuestra primera cita, llamémoslo contacto estático, en verano – por fin hemos tenido oportunidad de probarlo. A tenor de las novedades que presenta este Opel Astra 2016, ya sabíamos que estábamos ante un importante salto generacional. Opel no solo se ha tomado muy en serio los errores más importantes de su antiguo Astra para no volver a cometerlos, y las necesidades de sus clientes, para crear uno de los productos más competitivos de su categoría. Opel asegura que el relevo generacional de este Astra supondrá un antes y un después para la marca. Y es por eso que queríamos constatar hasta qué punto esas mejoras las apreciará el cliente final.

Hasta 200 kilogramos menos, un ahorro de peso que se nota

El Opel Astra necesitaba adelgazar, una reducción de peso importante para estar a la altura de sus rivales y seguir avanzando en aspectos, tan importantes hoy en día, como la eficiencia. El nuevo Astra ha reducido su peso (hasta 200 kilogramos según versiones) optimizando el diseño de su carrocería, su chasis, sus componentes estructurales (que ahora hacen buen uso de aceros de alta resistencia y aluminio), también empleando motores más compactos y ligeros (recurriendo a la técnica del downsizing y a la construcción en bloques de aluminio). Ver nuestro análisis de su “dieta de adelgazamiento” para conocer con más detalle cómo se ha producido este ahorro de kilogramos.

Si antaño siempre teníamos esa sensación de que el Astra necesitaba motores más potentes para mover con soltura un cuerpo demasiado pesado, actualmente no solo percibimos que se muestra más rápido en línea recta, sino también más ágil y liviano en sus movimientos. Aunque me reservo algunos detalles acerca de sus motores para más adelante, ya hemos visto cómo con el nuevo 1.4 Turbo de 150 CV y 1.6 CDTi de 136 CV, tendremos más que suficiente para satisfacer nuestras necesidades, e incluso cómo no deberíamos descartar, de buenas a primeras, los motores menos potentes de la gama, un 1.0 ECOTEC de tres cilindros, turbo y 105 CV, y un 1.6 CDTi de 110 CV (en algunos mercado existirá un diésel de 95 CV, que no veremos en España).

Probablemente, el aspecto más destacable de ese ahorro de peso lo encontremos cuando la ruta se complica, aparecen curvas y hemos de poner a prueba a su chasis. No creo que este Opel Astra vaya a convertirse en la referencia, en cuanto a conducción, de su categoría. Pero su rendimiento es altamente satisfactorio, es un coche que aporta confianza jugando en carreteras ratoneras, y no hay defectos demasiado destacables que rompan con esa armonía.

La dirección tiene un tacto bastante correcto, con la dureza y el tacto justos. En las versiones más potentes, como el 1.6 Turbo de 200 CV, existe un botón Sport que aumenta esa dureza y mejora considerablemente la respuesta del acelerador. Desaparece el antiguo sistema Flex Ride, un aporte tecnológico muy interesante del antiguo Astra, probablemente infrautilizado por el grueso de los clientes de este producto. Entendemos esa como la razón que ha llevado a Opel a simplificar este nuevo Astra, prescindiendo de este sistema para ajustar, entre otras cosas, el tarado de las suspensiones.

El tacto del cambio manual es mejorable, aunque no le falte precisión. Y quizás el pomo de la palanca de cambios te resulte excesivamente grande. Lo es.

Un dato: el Opel Astra no solo es más ligero, también es más corto y bajo, pero aún así sus cotas interiores han mejorado y es más espacioso que antes.

Otra responsable, más que obvia, de su adelgazamiento ha sido la reducción de las cotas exteriores del nuevo Astra. El Opel Astra ha reducido su longitud 5 centímetros y su altura en 2,5 centímetros. Eso se traduce, evidentemente, en un coche más ligero y compacto, pero ¿cómo afecta a sus cotas interiores?

Según Opel, el conductor dispone de 22 milímetros más hasta el techo (los conductores más altos lo agradecerán). En las plazas traseras, hay 35 milímetros más para las piernas. Y lo cierto es que se aprecia, sobre todo en sus plazas traseras, que el espacio disponible, con respecto al techo, y para las piernas, es realmente holgado.

Sin rueda de repuesto, el Opel Astra goza de un maletero con una capacidad de hasta 370 litros. Véase esta imagen de la unidad que fotografiamos en julio, cuando contemplamos por primera vez al nuevo Astra en directo.

En la presentación, las unidades que probamos contaban con rueda de repuesto temporal (de tipo “galleta”), que reduce ligeramente el espacio de carga. Fijémonos en que la base del maletero de la imagen superior se ha elevado ligeramente con respecto al anterior. En cualquier caso, esa pérdida de espacio puede compensar por la tranquilidad de llevar una rueda de repuesto, aunque sea temporal.

En lo tecnológico, Opel ha querido situarse a la vanguardia de su categoría estrenando diferentes tecnologías que, además de habernos encantado, nos han resultado de lo más interesante. Opel se convierte en el primer fabricante que “democratiza” (perdón por la expresión) los faros con tecnología de tipo matriz de LED, que ya hemos tenido ocasión de probar en una ruta nocturna por los alrededores de Bratislava. Imagina que con esta tecnología, estos faros IntelliLux (disponibles desde 850€), se acabó eso de conectar y desconectar la iluminación de largo alcance. Con ellos, circularemos permanentemente en un modo adaptativo que decidirá como iluminar la carretera según lo exijan las condiciones.

No hablamos de un mero dispositivo capaz de activar y desactivar la iluminación de largo alcance para no deslumbrar a otros conductores. Hablamos de un dispositivo que es capaz de distribuir la luz por la carretera de manera inteligente, sin deslumbrar a ningún conductor. En la práctica, el conductor verá como sus dieciséis segmentos LED (ocho por faro) se iluminan dinámicamente para hacer que, incluso con un vehículo delante de nosotros, los carteles que se encuentran mucho más allá de este, o las curvas, se iluminen. Sus LED se encargan de encenderse y apagarse, creando sombras para no deslumbrar a esos coches que nos preceden, o a esos coches que se cruzan en sentido contrario con nosotros.

El funcionamiento de IntelliLux se basa en la información que recopila, mediante una cámara frontal, instalada en la parte superior del parabrisas, y procesa un software de análisis de imágenes. IntelliLux requiere, por lo tanto, equipar el sistema Opel Eye. De momento, la tecnología nos ha encantado. Y tan solo creemos que Opel debería seguir perfeccionando, además de la distribución de la luz en la carretera, su intensidad. Puesto que a menudo tenemos la sensación de que la luz con que ilumina la señalización de la carretera, especialmente cuando se encuentra muy cerca de nuestro coche, es demasiado intensa, y produce importantes reflejos.

Respecto a Opel Eye, ten en cuenta que irá incluido de serie en acabados Dynamic, Excellence, el tope de la gama Astra. En Selective está disponible por solo 400€ en el paquete Drive Assist, que incluye un buen despliegue de ayudas a la conducción. Sinceramente pienso que tanto Opel Eye, como los faros IntelliLux, son un must-have, un extra más que recomendable en el nuevo Astra.

En cuanto a calidad percibida, una vez más, este Opel Astra ha mejorado varios enteros. Opel ha conseguido quitarse de encima ese sambenito, en forma de consola central con muchos botones y aspecto un tanto frágil, y con ajustes muy mejorables, del antiguo Astra. En su lugar, nos encontramos con un salpicadero muy horizontal, dominado por un equipo de entretenimiento con pantalla táctil que estará disponible en 7 y 8 pulgadas.

Los ajustes, sin alcanzar la perfección, están a un buen nivel. Y solo lamentamos que Opel siga insistiendo en el uso de materiales mejorables, como los plásticos revestidos en negro piano, demasiado expuestos a arañazos y al polvo, y la huella de nuestros dedos, dejando de brillar cinco minutos después de que los hayamos limpiado concienzudamente.

Y este equipo de entretenimiento es muy importante, entre otras cosas por convertirse en el centro neurálgico del universo de servicios conectados OnStar, que se estrenará en Europa con este nuevo Opel Astra. Pero de ello también os hablaré a fondo más adelante.

El nuevo Opel Astra también estrena un cuadro de mandos con instrumentación analógica, pero también una práctica consola digital, a todo color, muy práctica a la hora de presentarnos la información. Nos desconcierta bastante que algunos de los mensajes que recibimos en la consola, como indicaciones de la ruta del navegador, exijan una acción por nuestra parte para eliminar el mensaje de la pantalla y volver a contemplar la información que visualizábamos antes del mensaje, como los datos del ordenador de a bordo.

Quiere ser premium. Pero la pregunta que nos hacemos, obviamente, es sí de verdad lo es. Sinceramente, es difícil encasillar a un producto, nacido para adecuarse al presupuesto del grueso de los conductores, como premium. Lo que sí podemos decirte es que, de la mano de numerosos extras, el Opel Astra puede equiparse con tecnologías y elementos de confort inéditos en su categoría, empezando por los faros de tipo matriz de LED, los IntelliLux, ya mencionados anteriormente.

Por ponerte un ejemplo de las posibilidades de este Astra, puede contar con asientos delanteros con ajustes eléctricos en 8 vías (incluido ajuste lumbar), dos memorias para el asiento del conductor, asientos delanteros calefactados y con ventilación (poco común en generalistas) y asientos traseros calefactados (una vez más, un extra poco habitual en un generalista y en un compacto). Incluso, podemos configurar masaje en el asiento del conductor.

En cuanto a su precio, que detallaremos más adelante, os comentamos que el nuevo Opel Astra arrancará en 18.800€ con motor de gasolina (el 1.0 ECOTEC Turbo de 105 CV) y en 21.200€ con motor diésel (1.6 CDTI de 110 CV). Son los precios recomendados en su lanzamiento, sin las promociones que podrían llegar más adelante.

En los próximos días os seguiremos hablando del nuevo Astra.

En Diariomotor:

Lee a continuación: ¿Por qué conducir con las luces “largas” conectadas todo el tiempo dejará de ser un problema?

Solicita tu oferta desde 13.600 €
  • Mikel

    La verdad es que Opel lleva un tiempo haciendo bien las cosas y eso se nota. No obstante yo creo que hay detalles imperdonables que le restn mertios y ventas, comopor ejemplo no haber un digital cock-pit aunque sea como extra. Es algo que que ya empieza a verse y creo que debería ser otro – must have-
    Un saludo

  • Walter Röhrl

    Publi reportaje?

  • pepe

    No me termina de convencer la estetica del coche, sobretodo el intento de techo flotante en el cual lo único que han hecho ha sido pintar de negro el pilar del coche y quedarse tan anchos, eso es una horterada.

  • Issam

    Me gusta su diseño no es juvenil como el Corsa pero
    transmite agilidad y robustez, y espero que se note el efecto de la dieta al
    cual ha sido sometido, e insisto sobre el diseño, exteriormente no es cansino de ver y el
    interior trasmite confort.