CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
SEAT

9 MIN

¿Es el SEAT Mii un digno sustituto del SEAT Arosa? Lo probamos a fondo y lo averiguamos

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 29 Sept 2015
seat-mii-prueba-diariomotor-portada
seat-mii-prueba-diariomotor-portada

El SEAT Mii es el coche más pequeño de la actual gama de SEAT. Es un urbano, un pequeño coche del segmento A, el heredero espiritual de los Arosa, Marbella y 600. Un coche con unos antecesores a los que no conviene desmerecer. Siguiendo las tendencias de la industria, es más grande y pesado que todos ellos, pero es de los coches más pequeños del mercado. Para saber si es un digno heredero de nuestra estirpe de urbanos, lo sometemos a una prueba de más de 2.000 km. Una verdadera prueba a fondo, cruzando España entera.

Y la primera en la frente. El SEAT Mii no es un coche que podamos clasificar como "español". Dejad a un lado la estructura de propiedad de SEAT: el SEAT Mii se fabrica en Eslovaquia, junto a los Volkswagen up! y los Skoda Citigo. Los tres urbanos comparten plataforma y la única motorización disponible en la gama: un tricilíndrico de gasolina, sin turbo. Son prácticamente la solución de movilidad más sencilla y asequible - con cuatro ruedas, ojo - que podemos hoy en día adquirir en propiedad y utilizar libremente.

Un coche quizá demasiado serio

El SEAT Mii también se ofrece con carrocería de tres puertas, pero con cinco es mucho más práctico.

Me entregan las llaves del SEAT Mii y acudo a buscarlo a un rincón de la nave donde los SEAT de pruebas están aparcados. El coche es azul marino, y aunque el color no ayude, no consigue arrancarme una sonrisa. A pesar de sus coquetas dimensiones - 3,56 metros de largo en la versión probada de cinco puertas - es un coche que trata de ser serio, incluso sobrio. El frontal es la parte más arriesgada de su diseño, y apenas consigue arrancarme una sonrisa con una discreta calandra y unos grandes faros angulosos.

46
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Su primo hermano, el Volkswagen up!, es un coche más pasional, arriesga más en su diseño. Un urbano debería ser pintón, llamativo, arriesgado... y el Mii no consigue emocionarme. Con todo, acabo acostumbrandome a su forma cuadriculada y sus ópticas traseras sí consiguen arracarme una pequeña sonrisa. Quizá no todo esté perdido, pero recuerdo la gama Arosa - especialmente tras su lavado de cara - y no puedo evitar una pequeña decepción. ¡Aquél Arosa incluso tuvo una versión Sport de 100 CV con un escape central!

Un interior llamativo y práctico... pero sólo de 4 plazas

Lleva rueda de repuesto, de galleta, pero rueda de repuesto al fin y al cabo.

Supongo que son otros tiempos, y la SEAT de entonces no es la misma SEAT de hoy en día, más seria, menos pasional. Me subo al interior y mi percepción cambia positivamente. Aunque de formas muy compactas, el interior me recibe con tonos vivos y un salpicadero acabado en una chillona combinación de colores, blanco y azul eléctrico. Su instrumentación es pequeña pero clara y de muy buena visibilidad, organizada en tres relojes que me dan toda la información básica que necesito en un coche urbano.

La consola central es pequeña, y sólamente dispone de una radio CD con MP3, en nuestro caso sin entrada USB o auxiliar. Bajo ella, multitud de hueco para dejar objetos. El azul del salpicadero también lo encontramos en la bonita palanca de cambios, en el borde de los asientos y en un volante que no puedo regular en profundidad, sólo en altura. Aunque el espacio del que dispongo como conductor es incluso amplio, no lo es así en las plazas traseras. Hasta el punto de que SEAT ha homologado al Mii como un cuatro plazas.

Abatiendo los asientos traseros nos queda un fondo plano y 951 litros de capacidad de carga.

Un movimiento lógico de cara al espacio disponible, pero no de cara al marketing. No son enormes, pero sí bastante amplias habida cuenta del pequeño tamaño del coche. Otro detalle que no me explico es la imposibilidad de abrir las ventanas traseras de forma convencional, imagino que cuestiones de packaging y/o coste, pero pueden resultar agobiantes en verano o en ciudad. Donde no hay quejas es en un gran maletero. Tiene un doble fondo con el que se logran 251 litros de capacidad de carga, cifra líder del segmento.

Un buen urbano que quería ser utilitario

El SEAT Mii probado emplea el motor más básico de la gama, un tricilíndrico de gasolina de 1,0 litros. Un motor sin sobrealimentar, que en su versión básica entrega sólamente 60 CV a 5.000 rpm. Los 95 Nm de par motor se entregan a un régimen aprovechable, entre 3.000 rpm y 4.500 rpm. La caja de cambios es manual - de cinco relaciones - y como os imagináis, no tiene grandes prestaciones: hace el 0 a 100 km/h em 14,4 segundos y su velocidad punta es de sólo 160 km/h. Un buen seguro para que no te quiten los puntos del carnet.

Al ser tan ligero (pesa 940 kilos) se mueve realmente bien en el tráfico urbano.

Las buenas noticias son que su consumo medio de gasolina es muy bajo: homologa 4,5 l/100 km de consumo medio. Semejantes credenciales no parecen muy halagüeñas, pero me ha sorprendido gratamente. Su entrega de par permite una conducción en ciudad muy fluida, incluso ágil. Mientras lo llevemos un poco alegre de vueltas - algo necesario con tan poca cilindrada y sin turbo - sus carencias no saldrán a relucir. El motor tricilíndrico demuestra su carácter y vibra ligeramente, pero no resulta áspero como otros.

Incluso me atrevería a decir que suena relativamente bien y se estira bastante. Para la ciudad el SEAT Mii es un coche ideal. Me quedo con la excelente visibilidad que tiene. En serio, casi no recordaba lo que era ver correctamente hacia fuera de un coche y poder aparcar con toda seguridad y confianza. Sus voladizos son muy cortos en ambos casos, y con un tamaño de 3,56 metros, toda maniobra es coser y cantar. Acostumbrado a moverme en una scooter por ciudad, no percibí una merma de mi agilidad a bordo de este coche.

Su consumo en un viaje largo es similar al urbano, no se ve reducido.

No esperéis una gran responsividad de la dirección o una suspensión firme, es un coche que busca ser ágil pero donde el confort es importante. Aquí podríamos terminar la prueba, citando que ha consumido aproximadamente 5,5 l/100 km en un ciclo urbano real. Pero decidimos irnos desde Barcelona a Gijón - y volver - para ver qué tal se defiende en carretera abierta. Las carencias de un urbano salen a relucir fuera de la ciudad, pero coches como el SEAT Mii las han reducido en gran medida, casi anulado. Casi.

En cuanto a aislamiento, el Mii me ha sorprendido, sólo algo de ruido aerodinámico se filtra al interior, dando la sensación de ser un coche bien aislado, junto a una calidad de materiales que acompaña: nada de crujidos al pasar por zonas bacheadas o juntas de dilatación. Lo que verdaderamente me ha sorprendido es que el motor aguantase cruceros de 120 km/h-130 km/h sin rechistar, sólo cediendo algo de velocidad en las cuestas más pronunciadas. Con el aire acondicionado y cuatro personas a bordo.

Sorprende que sus 60 CV sean suficientes para mantener medias de 120 km/h con comodidad.

Sin duda el hecho de que el motor gire en todo momento en su zona de par máximo ayuda - a 120 km/h estamos girando a unas 3.500 rpm. Tardaremos en llegar a los 120 km/h, pero es capaz de sostenerlos adecuadamente. Pero no todo son alabanzas: la suspensión es rebotona con mucha carga, la dirección resulta en exceso ligera y los asientos me dejaron un dolor de espalda considerable tras los casi 850 km que separan Barcelona del Paraíso Natural. Es lo que ocurre en viajes largos con un urbano, aunque sea uno bueno.

Equipamiento y precios del SEAT Mii

La versión probada del SEAT Mii se corresponde al acabado Style, aunque lleva unos pocos extras. Es la versión básica, que arranca por 8.540 euros actualmente (Plan PIVE y aportación adicional de SEAT incluidas). El equipamiento básico es bastante correcto en esta versión - no así en la Reference - incluyendo el aire acondicionado o un equipo de sonido con 6 altavoces. Por las llantas de 14 pulgadas o el color azul hay que pagar, al igual que por el doble fondo para el maletero.

Contestando a la pregunta inicial, ¿es el SEAT Mii un digno sustituto del Arosa? Sí y no. Sí porque es todo lo bueno que puede ser un urbano actual - a excepción de un equipamiento bastante escaso. No porque le falta ese aire desenfadado, abiertamente divertido y guasón que tenía el Arosa. Sigue siendo sencillo y práctico, pero quizá necesita ese aire más desenfadado y alegre del Arosa. Incluso SEAT ha creado un Mii by Mango con aires chic. Quizá sea la hora de volver a poner la diversión en el segmento A.

SEAT tiene aún una oportunidad, o más bien dos. Un lavado de cara para el SEAT Mii - de aquí a dos años - y un motor 1.0 TSI de tres cilindros y 100 CV, un motor que ahora monta el Volkswagen up! en algunos mercados.

En Diariomotor:

Vídeo destacado del SEAT Mii electric