comscore
MENÚ
Diariomotor
Youtube Diariomotor

3 MIN

"El piloto automático de Tesla intentó matarme" Antes de usar Autopilot, mejor leer las instrucciones de uso...

tesla-autopilot-video

Somos muchos los que estamos deseando que llegue el coche autónomo, aunque probablemente no tanto como aquellos que han pagado 3.000 dólares por incorporar Autopilot a su Tesla Model S. Tal es el entusiasmo por dejar que el coche conduzca por nosotros, que muchos propietarios ya han comenzado a tener los primeros sustos. Y es que Autopilot no convierte al Tesla Model S en un coche plenamente autónomo, sino que automatiza la conducción en ciertas condiciones, muy concretas, y muy controladas. Fuera de ese escenario, lo normal es que se produzcan situaciones de riesgo, giros inesperados, o incluso riesgo de invadir el carril contrario, como podemos apreciar en estos vídeos que ya han surgido en internet de los riesgos de Autopilot.

Autopilot, o su faceta más conocida, la del piloto automático, ha sido diseñado para asistirnos en autovías y autopistas, de manera que el Model S es capaz de mantener su carril, mantener la velocidad y la distancia de seguridad con otros coches, e incluso ejecutar adelantamientos al toque de un botón. También está concebido como asistente en atascos, en los que puede seguir a otros coches, acelerar y frenar, y girar el volante para no salirse de su carril. Pero evidentemente hablamos de una automatización muy temprana, algo que dista mucho de lo que esperamos en un coche verdaderamente autónomo, de manera que resulta imprescindible la atención continua del conductor, que es el verdadero responsable de lo que suceda.

Eso quiere decir que, no solo no debemos confiar en Autopilot fuera de las condiciones para las que fue diseñado, sino que también debemos extremar la precaución siempre que lo utilicemos. Incluso un control de crucero puede resultar peligroso si no lo utilizamos como es debido, nos relajamos y perdemos la atención en la carretera.

El vídeo superior es un buen ejemplo de cómo Autopilot, que funciona en base a la información que recopila su radar y a la identificación de las marcas viales, se confunde en vías en las que las líneas sobre el asfalto se acaban o no están bien dibujadas.

En este segundo caso, en cuyo título reza como "¡Tesla Autopilot intentó matarme!", se aprecia cómo Autopilot intenta aproximar el coche peligrosamente al carril contrario. Lo cierto es que el conductor o no está muy ágil para evitar la situación de riesgo, o sencillamente quería poner en peligro su vida a cambio de recibir el título de ser el primer conductor en estrellarse utilizando Autopilot. Entre el momento en que Autopilot comienza a emitir una molesta advertencia sonora, pidiéndole al conductor que tome los mandos, y el momento en que este reacciona, pasan unos segundos.

En definitiva, ante todo precaución. Autopilot aún no hace que el Tesla Model S sea un coche plenamente autónomo, tan solo es un paso más en el avance de los asistentes y las ayudas a la conducción...

Vía: Gizmodo En Diariomotor: