BMW G 310 R, así es la propuesta roadster bávara para el carnet A2

 |  @sergioalvarez88  | 

¿Os acordáis de la curiosa BMW Concept Stunt G 310? Un prototipo que anticipaba la moto que está en vuestras pantallas: la nueva BMW G 310 R. Se trata de una naked de baja cilindrada enfocada a esos pilotos que se acaban de sacar el carnet A2 y que buscan su primera moto de disfrute, alejada de las prácticas – pero lentas – 125. Es la primera moto BMW con menos de 500 cc fabricada en décadas, y será fabricada íntegramente en la India por el fabricante local TVS. ¿Qué nos ofrece este órdago a las naked de baja cilindrada?

Un diseño agresivo y una buena potencia

Se ofrece en tres colores: combinación de Polar White y Cosmic Black, Strato Blue metalizado, y blanco metalizado Pearl White.

Para muchos, será la primera BMW que posean. Y BMW quiere que no sea la última. Por ello buscan engancharnos con un diseño francamente agresivo, la tónica habitual en este segmento. Su decoración recuerda a motos más potentes como la S 1000 RR y su escueto carenado tiene ángulos y formas intrincadas, con los colores clásicos de BMW: blanco, rojo, azul. Su óptica delantera es convencional, y su diseño recuerda a la de la BMW F 800 R. El colín es corto, pero es apto para dos pasajeros. El foco en la ergonomía es importante.

Es una moto cuyo uso será eminentemente urbano y extraurbano, por ello, su asiento tiene una altura al suelo de sólo 785 mm y su manillar permite una postura cómoda. Aún así, BMW quiere que saquemos a esta moto de la ciudad, que nos la llevemos de ruta a coger curvas. Ello será posible gracias a un motor monocilíndrico de nueva factura, refrigerado por líquido, con inyección electrónica multipunto. Tiene 313 cc de cilindrada, y es capaz de desarrollar 34 CV a 9.500 rpm, además de un par máximo de unos sanos 28 Nm a 7.500 rpm.

Su nivel de potencia es algo inferior a sus rivales más directas por cilindrada y posicionamiento.

Este nivel de potencia está asociado a un peso en orden de marcha de sólo 158,5 kilos. Es una moto peso pluma, con una caja de cambios de cinco relaciones que exigirá al piloto jugar con ella para extraer lo mejor del pequeño propulsor. Este bajo peso es necesario, ya que es una moto cuyo nivel de potencia no está a la altura de sus rivales más directas: la Kawasaki Z300 tiene un motor de 39 CV de potencia e igual cilindrada, y la KTM Duke 390 se va a los 44 CV gracias a su cilindrada de 372 centímetros cúbicos.

Este motor está montado en un chasis tubular de acero sobre el que se atornilla el subchasis trasero. A nivel de componentes y parte ciclo BMW no ha escatimado en gastos, con material de alta calidad. Monta una horquilla invertida de 41 mm y un buen equipo de frenado con ABS de serie. No muchas naked de este segmento llevan el ABS de serie, lo cual es un punto a favor para BMW. Su disco delantero tiene 300 mm de diámetro y está abrazado por una pinza de cuatro pistones. El disco trasero tiene 210 mm de diámetro.

La suspensión trasera es de un sólo brazo, montada en el centro de la moto. En la parte trasera todo el protagonismo es de un silencioso que será mucho más bonito de aftermarket. El precio de esta moto es aún desconocido, pero debería ser inferior a los 5.000 euros para ser competitiva. Como es habitual, será posible ampliar con accesorios el equipamiento de serie de la moto. Por ejemplo con portaequipajes, intermitentes LED, puños calefactables o una toma de corriente de 12 voltios.

Fuente: BMW
En Diariomotor: