Foto a foto: así vivimos nuestro roadtrip con un BMW M4 Cabrio por Madrid, Córdoba, Almería y Granada #GarajeDiariomotor

 |  @HerraizM  | 

Cinco de la tarde. Finales de julio, casi agosto y Juanma y yo estamos parados a los pies de un pequeño cañón almeriense. Ante nosotros una estampa digna del Valle de la Muerte, en California, pero no, estamos en el desierto de Tabernas, en Almeria. Si ya has leído la prueba del BMW M4 Cabrio tenemos un bonus track en forma de pequeña selección de imágenes.

El BMW M4 Cabrio sólo se demora 4.4 segundos en alcanzar los 100 km/h desde parado.

Un 6 cilindros sobrealimentado de 431 caballos, la posibilidad de disfrutar de su conducción sin techo y una genial puesta a punto de su chasis sumado a una bonita configuración donde el cuero rojo contrastado por la fibra de carbono reclama nuestra atención sobre una pintura azulada que se mueve a mitad de camino entre un tono mate y un tono perlado. Perfecto.

Por delante un día para ir de Madrid a Córdoba, de Córdoba a Almería y de Almería a Granada antes de volver a la capital. El desierto de Tabernas, las carreteras secundarias cercanas al Guadalquivir de Villa del Rio, los atardeceres del Cabo de Gata, Rodalquilar, la espectacular carretera de Sierra Nevada… todo para buscar las mejores tomas, para conocer a fondo al BMW M4 Cabrio.

¿El precio de este vitaminado pecado? Poco más de 100.000 euros que nos llevan a pensar maldades con el Porsche 911, que no será cabrio, pero es un 911, mientras esperamos la llegada de un nuevo Audi RS5 Cabrio y de, por primera vez, el Mercedes-AMG C 63 Cabrio.

Ahora sí, un vistazo a la trastienda de la prueba del BMW M4 Cabrio:

Villa del Río. Córdoba. Primera parada en nuestro viaje y primeras fotos.

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

No hombre, no es para tanto. Su consumo medio está entre los 10 y 11 litros a los 100 km.

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

Desde Córdoba nuestra intención era bajar directamente a Rodalquilar para hacer una sesión en su mina abandonada. Por el camino decidimos cambiar de destino y parar en el desierto de Tabernas:

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

Espectaculares los paisajes del desierto de Tabernas:

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

Las “chicharras” conseguían ensordecer el sonido del 6 cilindros:

Un vídeo publicado por Mario Herraiz (@herraizm) el


¿Nos estaba afectando demasiado el sol del desierto… o era de verdad un vaquero eso que aparecía en el horizonte?

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

Resultó que el vaquero era fiel seguidor de la marca. Un quemado, uno de los nuestros:

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

Hora de poner rumbo al Cabo de Gata, ¡capota fuera!

Un vídeo publicado por Mario Herraiz (@herraizm) el

El Cabo de Gata nos recibe con un atardecer espectacular:

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

La hora de la cena se nos echa encima. Un arroz caldoso nos espera en la Isleta del Moro:

Una foto publicada por Juanma (@neok_nash) el


No, no nos fuimos hasta Nürburgring con el M4… pero lo tenemos en nuestra lista de roadtrips pendientes:

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

Y de ahí directos a Sierra Nevada. Juanma ha pensado en una foto con la Vía Láctea de fondo:

Una foto publicada por Juanma (@neok_nash) el

Vuelta a casa y últimas fotos de detalles para terminar…

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

¿Cómo suena un BMW M4? Dale al play:

Un vídeo publicado por Juanma (@neok_nash) el

Sólo unos pocos días después, tras despedirnos del M4… llegaba un M3 a nuestro garaje. Pero esa es otra historia.

Una foto publicada por Mario Herraiz (@herraizm) el

Lee a continuación: ¡BMW M4 Cabrio a prueba! Del desierto a la cima de Sierra Nevada

Solicita tu oferta desde 39.000 €