comscore
MENÚ
Diariomotor
Mazda

3 MIN

Mazda MX-5 MPS Concept: el roadster deportivo que Mazda no se atrevió a fabricar

mazda-mx-5-mps-2001-03

Echamos de menos a los MPS de Mazda, unas siglas que, además de ser el acrónimo de Mazda Performance Series, significan prestaciones y deportividad. Unas siglas que hemos visto asociadas al compacto y al sedán de referencia de los de Hiroshima, pero que actualmente están desaparecidas (quizás por poco tiempo). ¿Pero sabías que hace 15 años se valoró la posibilidad de lanzar un Mazda MX-5 MPS? No solo se llegó a valorar esa opción, sino que incluso se presentaría como prototipo, para su exhibición en el Salón de Frankfurt de 2001.

Es probable que su diseño de faros te recuerde al utilizado más recientemente por el Alfa 4C.

A día de hoy esta creación nos puede resultar realmente extraña, y con razón. Se trataba de un Mazda MX-5 NB, de segunda generación, profundamente remozado. Se presentó con un techo rígido, en el mismo color que la carrocería, y un frontal realmente característico, en el que ya apreciamos diferentes detalles, como una entrada de aire a la izquierda del emblema de Mazda, y una integración de faros realmente curiosa, con faros redondos en un encapsulado en el mismo color de la carrocería.

De hecho, esta integración de faros tan peculiar nos recordará muy probablemente al Alfa 4C y a su criticado diseño de faros. Alfa Romeo también optó por un diseño muy parecido, de faros individuales redondos, sobre un encapsulado que originalmente se presentaba en negro mate, para su deportivo ligero.

4
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Este Mazda MX-5 gozaba de un motor atmosférico de 1.9 litros y 200 CV de potencia, que incluso hoy en día sería bien recibido por los entusiastas del roadster más vendido del mundo.

Pero lo más interesante no estaba en su estética, ni mucho menos. Su toma de aire en el frontal era una solución socorrida para mejorar la admisión de un deportivo que montaba un motor de 1,9 litros, ligeramente mayor que el utilizado de serie, potenciado hasta los 200 CV a 7.000 rpm. Hablamos de unas cifras la mar de interesantes para un MX-5, que incluso firmaríamos hoy en día en un hipotético Mazda MX-5 MPS. Su motor, en cualquier caso, seguía fiel a la receta del atmosférico.

Este Mazda MX-5 MPS gozaba de otras mejoras, como unas llantas de 17 pulgadas, frenos de mayor calibre, carrocería y vías ensanchadas, nueva línea de escape con una salida central, exquisitos tapizados de piel, etcétera.

Finalmente el Mazda MX-5 MPS no llegaría a los concesionarios y únicamente quedaría en un prototipo. Es probable que el Mazda MX-5, por su naturaleza, jamás haya necesitado una versión MPS para reivindicarse. En cualquier caso, ¿a quién no le gustaría que Mazda diera luz verde a un proyecto como este? ¿Veremos por fin un MPS en la última generación del Mazda MX-5?

Fuente: Mazda En Diariomotor:

Vídeo destacado del Mazda MX-5