comscore
MENÚ
Diariomotor
Renault

3 MIN

Vídeo: ¿te acuerdas de aquel día en que crearon un Renault Espace con motor de Fórmula 1?

renault-espace-f1-video-alain-prost-01

Se dice rápido. Ya han pasado más de 20 años desde que Renault nos presentase uno de los prototipos más locos que jamás hayamos visto, el Renault Espace F1. Aquella bestia imposible, un monovolumen con el motor de un Fórmula 1, fue creada para conmemorar la primera década de historia del Renault Espace, un producto que hoy en día ya va por su quinta generación, y cuenta en su haber con más de 30 primaveras. Ahora que ya está entre nosotros el nuevo Renault Espace, una visión moderna del mini van, con rasgos de crossover, es un buen momento para recordar este vídeo del Renault Espace F1 con un gran piloto a los mandos, con el bueno de Alain Prost. Más información en: "Prototipos rompedores: el Renault Espace F1".

Para ponernos en contexto, recordemos algunos detalles del Renault Espace F1. Allá por los años noventa Renault había regresado a la Fórmula 1, en aquel momento como motorista, suministrando a equipos ganadores como Williams, en el que militaría el propio Alain Prost.

Fue en aquel momento cuando Renault decidió una idea tan estrambótica como utilizar el motor del Fórmula 1 con el que Alain Prost se alzó campeón en 1993, y Williams-Renault lograría el título de constructores.

Renault decidió encargar a sus expertos en competición una preparación muy extravagante del Renault Espace de segunda generación, con vías ensanchadas, carrocería y suspensiones rebajadas, elementos aerodinámicos varios, y sobre todo un corazón imposible para un monovolumen.

La Renault Espace F1 estaba equipada con un V10 de 3.5 litros y 40 válvulas, con nada más y nada menos que 800 CV de potencia, en torno a 100 CV más que los entregados en el Fórmula 1 de 1993. Renault optó por instalar el motor en posición central, dotarlo de tracción trasera y un cambio de competición de seis relaciones. Incluso equiparon a esta bestia con frenos carbocerámicos.

El resultado fue una bestia que llegó a alcanzar los 312 km/h y que aceleraba de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y de 100 a 200 km/h en 4,1 segundos. Cifras que ridiculizarían a muchos deportivos.

Pero, evidentemente, el Renault Espace F1 jamás llegaría a la calle. Todo quedó en una bonita experiencia que hoy podemos recordar gracias a vídeos como el del bueno de Alain Prost. Vídeos en los que podemos deleitarnos con su sonido espectacular, que a los amantes de la competición seguro os recordará muy buenos momentos pegados al televisor, y por un momento nos llevará al pasado, a la Fórmula 1 de aquellos vibrantes años noventa.

Fuente: En Diariomotor: