CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tuning

3 MIN

¡Llamen a la Inquisición! Este Chevrolet Camaro SS está poseído por un turbodiésel de camión

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 4 Sept 2016
chevrolet-camaro-ss-diesel-p
chevrolet-camaro-ss-diesel-p

La Inquisición española se encargaba de administrar "justicia" divina a aquellos que creían pecadores, blasfemos, enemigos de Dios. Los herejes se llevaban la peor parte, ardiendo en la hoguera a las órdenes del terrorífico Torquemada. El sangriento Inquisidor General habría estado encantado de llevar a la hoguera al Chevrolet Camaro SS del año 2010 que protagoniza este artículo. En vez de tener su clásico motor 6.2 V8 LS3 con 432 CV de potencia... ha sido reemplazado por un humeante turbodiésel de ocho cilindros.

El Chevrolet Camaro SS donante no tenía ni motor ni caja de cambios, y era considerado siniestro total por la aseguradora.

Lo que quizá Torquemada no sabe es que este Camaro fue comprado en una subasta por muy poco dinero. Apenas tenía 11.000 millas en su odómetro cuando fue robado y desprovisto de su motor y caja de cambios. Nathan Mueller compró la carcasa del coche, y decidió que sería buena idea instalar un turbodiésel Duramax en su vano motor. Un pequeño autobús shuttle de aeropuerto fue el donante, un Chevrolet Kodiak con unos cuantos años y miles de millas a sus espaldas. Inicialmente, llevaría la caja manual Allison de este autobús.

El problema es que un bloque Duramax - un turbodiésel de ocho cilindros y 6,6 litros de cubicaje - es mucho más grande y pesado que un V8 de gasolina. Hubieron de fabricarse anclajes artesanales para el motor, así como rebajar la altura del subchasis delantero en varios centímetros. Nathan dedicó multitud de horas a fabricar artesanalmente diferentes componentes necesarios para el propulsor, que finalmente necesitó de una transmisión automática de seis relaciones 6L90E para encajar en el chasis del Chevrolet Camaro.

Su suspensión ha sido levantada unos cinco centímetros para poder albergar bajo su capó el enorme propulsor.

Curiosamente, el diferencial trasero del Chevrolet Camaro es el de serie, aunque su dueño reconoce que su vida se ha acortado considerablemente con el torrente de par motor que se le viene encima. La centralita electrónica ha sido reprogramada y se le ha instalado un nuevo turbocompresor de mayores dimensiones, así como una línea de escape completamente artesanal. Con todo, exteriormente sólo un discreto emblema en el que se lee "Duramax Diesel" da pistas acerca de su motor. Hasta que despierta con un estruendo, claro está.

El resultado final han sido 516 humeantes caballos de potencia - el motor entregaba unos 350 CV en el Chevrolet Kodiak donante - y un mareante par motor de 1.416 Nm. El peso del motor lastra al coche, que con conductor pesa casi 2.100 kilogramos. Con todo, el coche es ágil y responde adecuadamente a las órdenes del pie derecho de Nathan Mueller. Muchos quedan francamente sorprendidos al escuchar su traqueteo y contemplar la enorme nube negra que emana de sus escapes de cinco pulgadas.

Varios años fueron necesarios para que este proyecto llegase a su fin.

4
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: R&T
En Diariomotor: