Toyota Proace Verso: cuando la furgoneta se convierte en el mejor aliado de la familia

 |  @davidvillarreal  | 

En los últimos años, las diferencias que separaban a los vehículos comerciales e industriales, de los turismos, han ido atenuándose cada vez más. Y ya no solo hablamos de las furgonetas más compactas y ligeras, derivadas de turismo, sino también de aquellas que se sitúan un escalón por encima y que, además de ofrecer espacio a raudales para profesionales y transportistas, se convierten en una alternativa ideal para familias numerosas, o con necesidades especiales de espacio, e incluso para un uso dual, familiar y laboral. Y de entre todas ellas brilla, con luz propia, una nueva alternativa de Toyota, la de la nueva Toyota Proace, y su versión con mayor enfoque de turismo, la Toyota Proace Verso. La misma que hemos tenido ocasión de probar durante estos días para ofreceros estas nuestras primeras impresiones.

La Toyota Proace, como ya os decíamos, es un producto sumamente interesante por dos razones. La primera, la de la versatilidad. Hablamos de una furgoneta que, como muchos de sus rivales, puede adquirirse con versión Panel Van, de furgón cerrado; Crew Cab, de doble cabina; Platform Cab, para carrozados especiales; y la Toyota Proace Verso, que será la que centre toda nuestra atención en este artículo. Esa versatilidad aumenta, incluso más, con la existencia de tres batallas, con longitudes de 4,61 metros (Compact); 4,95 metros (Medio); y 5,31 metros (Larga).

La segunda razón, el hecho de que precisamente su carrocería compacta de 4,6 metros permita a la Toyota Proace competir de tú a tú con furgonetas de un segmento inferior, en dimensiones muy contenidas, pero gozando de una capacidad de carga muy superior. Incluso en su carrocería Compact es posible alojar a 9 pasajeros y equipaje o una carga de 4,6 a 5,1 metros3.

Recordemos que este modelo está hermanado en un trío de furgonetas, y polivalentes familiares, compuesto por Toyota Proace, Peugeot Traveller y Citroën Spacetourer. Se trata de una joint-venture de desarrollo y fabricación conjunta entre Toyota y PSA Peugeot Citroën.

Insistíamos en que dentro de la gama Proace existe una versión con un enfoque más propio de turismo, la Toyota Proace Verso. En esta gama también nos encontramos con diferentes versiones en función del uso que vayamos a dar de ella. Existe una versión Shuttle, la mejor para el transporte profesional de pasajeros; una versión Family, más atractiva y equipada, para un uso familiar; y una versión VIP, con mayor modularidad interior – incluye asientos pivotantes y mesa deslizable – para el transporte ejecutivo, y para transformar a esta furgoneta en una oficina sobre ruedas, con asientos de cuero incluidos.

También existe una versión Combi, ideal para aquellos que busquen la versatilidad de un coche práctico para el trabajo diario, y para viajar con la familia, con puerta lateral y banquetas, así como suelo de goma, buscando un diseño modular que facilite adaptar el habitáculo para la carga o pasajeros.

Gama de motores de Toyota Proace Verso

La disponibilidad de motores, todos ellos diésel y entre 95 y 180 CV de potencia, se ajusta convenientemente a las carrocerías, y alternativas ofertadas. De manera que en esta tabla podemos apreciar las alternativas disponibles.

En nuestra prueba, tuvimos ocasión de conducir una Toyota Proace Verso Family, con carrocería de tipo Medio y motor diésel de 150 CV de potencia. Como otros modelos de estas características, la Proace destaca por un puesto de conducción elevado, pero también por ser muy cómoda de conducir y por las posibilidades de equipamiento de que dispone. Por su tamaño, es evidente que estamos ante un coche con importantes inercias, pero sinceramente su rendimiento me ha parecido a la altura de dos productos muy destacados en su categoría, como son la Volkswagen Transporter T6 y la Mercedes Clase V.

Por cuestiones obvias, y porque el uso en el ámbito familiar de un automóvil de estas características suele incluir viajes y carretera, pensamos que la alternativa más equilibrada la encontramos en su motor diésel de 150 CV de potencia.

La gama de motores arranca con un 1.6 D-4D de 95 CV muy enfocado a un uso urbano y profesional, con cambio de 5 relaciones, y consumos homologados en torno a 5,5 y 5,6 litros/100 kilómetros. La mecánica, a priori más ahorradora, es el 1.6 D-4D de 115 CV, con cambio de 6 relaciones y consumos en torno a 5,1 y 5,2 litros/100 kilómetros. El motor 2.0 D-4D se ofrece en tres sabores, en 120 CV de potencia (entre 5,3 y 5,5 litros/100 kiómetros), en 150 CV (entre 5,3 y 5,5 litros/100 kilómetros) y en 180 CV (entre 5,7 y 5,9 litros/100 kilómetros), siendo este último el único con cambio automático.

La Toyota Proace, en su variante furgón, goza de defensas y molduras en plástico negro, así como llantas de acero de 16″ y 17″. Desde la línea Toyota Proace Verso Family ya nos encontramos con un diseño más elegante, y propio de un turismo, con cromados en defensas, e incluso llantas de aleación de 17″ en líneas Advance y High. Si optamos por Proace Verso VIP, o navegamos por los opcionales de este producto, podemos escoger equipamiento aún más propio de un buen monovolumen, como faros de Xenon y LED (con función adaptativa), un mayor detallado de carrocería, sensores de parking, luz y lluvia, e incluso puertas laterales de apertura eléctrica.

Una extensa dotación de equipamiento

Como ya os decíamos, la Toyota Proace Verso cuenta con muchas posibilidades de equipamiento, tanto o más como el que podríamos configurar en un turismo, en un gran monovolumen. Entre otras asistencias y ayudas a la conducción, nos encontramos con sensor de ángulo muerto, faros adaptativos, asistente de cambio involuntario de carril, asistente de luz de largo alcance, asistente Driver Attention Alert, sensor de distancia de seguridad, control de crucero adaptativo, detector de señales de tráfico y frenada de emergencia autónoma.

En las versiones más distinguidas, y según motorizaciones, también nos encontramos con un práctico sistema de apoyo a la tracción pilotado mediante un selector giratorio a la izquierda del volante. Este sistema, el Toyota Traction Select (TTS), derivado a su vez del Grip Control de Peugeot y Citroën, ajusta el control de tracción y estabilidad a la conducción por terrenos complicados, como nieve, pistas sin asfaltar, arena, o incluso su desconexión completa para salir de una posición de bloqueo.

La Toyota Proace, en su versión furgón medio, está disponible en los concesionarios desde junio. En octubre llegarán a los concesionarios la versión Furgón Compact y las versiones Proace Verso. En diciembre la gama se completará con la llegada de las versiones de carrocería larga, las Proace Cabina y Plataforma, y la Proace Verso VIP.

En cuanto a los precios, la Proace Furgón Compact 95D Business arrancará desde 16.125€ (+IVA), incluyendo un descuento para profesionales. En cuanto a Toyota Proace Verso, en su versión Combi, carrocería Compact y motor 95D, estará disponible por 29.850€ con IVA e Impuesto de Matriculación, que se reduciría a 16.975€ (+IVA) con oferta para aquellos profesionales que busquen un producto adecuado a sus necesidades laborales y profesionales.

Toyota también ofrece diferentes planes de financiación y, sobre todo, de leasing, con mantenimiento incluido. En estos planes nos encontramos con ofertas desde 14.935€ (sin IVA) y con cuotas desde 199€/mes (sin IVA), con 5 años de garantía y asistencia. También existen planes de mantenimiento incluidos desde 15€/mes que, definitivamente, pueden ser interesantes. En cualquier caso hemos de tener en cuenta que las labores de mantenimiento de este modelo están concebidas para realizarse cada 40.000 kilómetros, o dos años.

En los próximos días seguiremos hablando de la gama Toyota Proace y Proace Verso.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Toyota y el Grupo PSA nos presentan su nuevo trío de furgonetas: así son las Peugeot Traveller, Citroën Spacetourer y Toyota Proace

  • JaumeRuizRuanoMarcos

    El diseño es muy feo, han intentado copiarse de la gran nissan nv200

    • Germán Medina Pérez

      Yo no lo veo nada feo. No es un prodigio de diseño, pero se ve claramente que la forma sigue a la función, que es lo primordial en este tipo de vehículos. Quizás el tablero si está excesivamente sobrio y convencional.