CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

2 MIN

El doloroso final de un 4x4 tras engranar la marcha atrás a ¡81 Km/h! (+Vídeo)

David Clavero | @ClaveroD | 13 Jun 2022
Marcha Atras 4x4 Video Portada 01
Marcha Atras 4x4 Video Portada 01

Hay ciertas situaciones que es mejor no comprobar nunca en un coche, pero hoy te traemos la que puede ser una de las más temidas del imaginario colectivo. Meter marcha atrás cuando circulamos a alta velocidad es sinónimo de desastre en nuestra mecánica, y la mejor prueba de ello te la traemos en forma de vídeo, descubriendo cuáles son las nefastas consecuencias de intentar cambiar el sentido de la marcha de un 4x4 cuando circulamos a alta velocidad. No apto para estómagos sensibles.

El artífice de este vídeo es el protagonista del canal de YouTube AutoVlog, Michael Vaim, al cuál se le ocurrió comprobar qué suecede al engranar la marcha atrás en una Ford Ranger de 1994 mientras circula a una velocidad de 81 Km/h (50 Mph). A lo largo de este vídeo podemos ver hasta 2 intentos, pues de hecho esta prueba la realiza incluso con la tracción total 4x4 conectada en pos de aumentar el estrés sobre la transmisión.

El resultado del primer intento es cuanto menos llamativo, pues tras no poco esfuerzo consigue engranar la marcha atrás, descubriendo que la inversión de giro se produce únicamente en las ruedas traseras. Posiblemente esto se deba, uno a que el bloqueo central no estaba bien conectado, o dos a que debido al esfuerzo provocado, el acoplador central haya saltado o directamente se haya roto.

Meter la marcha atrás en un vehículo que ya circula a cierta velocidad es sinónimo de costosa avería y serio peligro de accidente

Pero no contento con este primer intento, Vaim decide realizar un segundo intento, provocando ahora sí una sonora rotura en la transmisión, a priori en el embrague. Obviamente, el resultado de engranar la marcha atrás en un vehículo que ya circula en el sentido contrario siempre tendrá como consecuencia un desastroso final para la transmisión. Además, esta maniobra está protegida en la inmensa mayoría de coches para evitar equivocaciones, encontrando bloqueos mecánicos y/o electrónicos que impiden que se produzca por un descuido del conductor. Además, nuestro consejo es que jamás intentéis reproducir esta maniobra, pues más allá de la avería, hablamos de una situación que desencadena una peligrosa pérdida de control del vehículo.