CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

3 MIN

Aunque parezca salido de un desguace, este Honda S600 hace temblar a deportivos de altos vuelos

honda-s600-hot-rod

Un auténtico sleeper. Un coche de aspecto de lo más convencional, incluso de aspecto viejo o descuidado, que esconde una bestia mecánica en su interior. Es la definición de sleeper, y el Honda S600 que protagoniza el siguiente vídeo es un ejemplo perfecto. Parece ser que el Honda S600 es un roadster perfecto para conseguir un perfecto devorador de curvas por un módico precio. Todo lo necesario para tener tu propio matagigantes son unas pocas piezas de desguace y el motor de una Honda CBR. El resultado no podría ser mejor. Hasta Jay Leno le ha dedicado un episodio en su popular canal de YouTube. La felicidad viene en dosis concentradas...

El Honda S600 fue uno de los primeros coches fabricados por Honda y no se vendió en EE.UU. Su motor de 606 cc y cuatro cilindros desarrollaba 57 CV a 8.500 rpm.

Todo comenzó con un Honda S600 de desguace, comprado por un afortunado californiano llamado Matt Brown. Aunque no tenía óxido por ser un coche californiano, su pintura, motor e interior estaban en un estado poco aprovechable. No obstante, Brown supo ver su potencial y dió con la respuesta adecuada: más potencia. No obstante, lo ha hecho a la japonesa y respetando el espíritu original del coche. Los Honda de aquella época eran poco más que motos de cuatro ruedas: estamos ante un coche de sólo 720 kg de peso, 3,3 metros de largo y 1,43 metros de ancho. El motor de 160 CV de una Honda CBR1000 del año 2007 era una conclusión lógica y un acierto para la filosofía del coche.

Brown ha destripado el interior del coche, ha añadido un arco antivuelco alrededor del conductor y ha modificado el chasis del coche para soportar el incremento de potencia. El autoblocante de un BMW 325i y la transmisión original de la moto - junto a una suspensión deportiva - confieren a este pequeño roadster una excelente dinámica por un precio realmente bajo. Se nota que es un coche divertido, habida cuenta de la cara de satisfacción de Jay Leno y el propio Matt Brown al surcar carreteras reviradas de California. Unos semi-slicks y un tanque con óxido nitroso ponen un toque de locura a un coche capaz de devorar a deportivos mucho más potentes y caros.

No os perdáis el vídeo y escuchad su magnífico sonido. Soichiro Honda estaría orgulloso de esta creación. En este artículo tenéis fotos del proceso de creación de este David, capaz de meterse con todos los Goliat que se pongan por delante.

En Diariomotor: 1970 Chevrolet Chevelle Twin-Turbo, el sleeper inesperado