Buenas noticias para todos, malas para el Porsche 918 Spyder. Su récord en Nürburgring aún puede batirse

 |  @davidvillarreal  | 

Hace unos días nos sorprendía una noticia, cuanto menos curiosa. El Nordschleife de Nürburgring había establecido límites de velocidad (ver Nürburgring-Nordschleife, un circuito con límites de velocidad y el adiós de sus récord de vuelta rápida). Un hecho que quizás te parezca absurdo, y hasta irrelevante. Algunos accidentes, como el sufrido por un Nissan GT-R GT3 en la primera cita del VLN este año, habían llevado a los administradores del circuito a imponer límites de velocidad en ciertos tramos, por razones de seguridad, primero, y muy probablemente para evitar problemas mayores y blanquear su imagen de cara a la opinión pública. Para aquellos que peregrinan cada año hasta el circuito para rodar, no significaba un gran inconveniente, salvo que condujeran deportivos bastante rápidos y estuvieran pensando en hacer una vuelta rápida. En cambio para los fabricantes, que acuden con la ilusión de batir récords de vuelta rápida, la noticia suponía todo un mazazo, especialmente para aquellos que, como Koenigsegg, aspiraban a batir el récord absoluto.

Sinceramente, somos de los que pensamos que estos récords hay que relativizarlos. No creemos que ese deba ser un argumento que te lleve a comprar uno u otro deportivo, hay factores más importantes. Y el único beneficio que puede aportar a un fabricante es el retorno de la estrategia de marketing que lleva aparejado el récord. Los límites de velocidad tampoco deberían afectar a uno de los negocios más importantes del circuito, las pruebas y la puesta a punto de deportivos que realizan a menudo los fabricantes. Pero con los límites de velocidad, y sin esas vueltas rápidas, como mínimo habría que reconocer que parte de ese halo paradisiaco del Nordschleife se perdería, y también muchos días y muchas horas de trabajo – y dinero – de los fabricantes que cada año osan batir un récord.

Christian Koenigsegg ya ha declarado en más de una ocasión que su objetivo era precisamente que el Koenigsegg One:1 batiera el récord absoluto en antiguo trazado de Nürburgring. Y no solo eso, el Koenigsegg One:1 está dispuesto a batir todos los récords habidos y por haber. Por eso mismo no tardó en mostrar su preocupación al respecto (contaba en Apex The Movie).

Todavía hay fabricantes, como McLaren y su P1, o Koenisegg y el One:1, que aspiran a batir el récord absoluto en Nürburgring. ¿Veremos un nuevo récord este año?

Pero según anunciaba hoy Road & Track, sus fuentes les habrían confirmado que la administración del Nordschleife podría hacer una excepción con aquellos fabricantes que lleguen a Nürburgring con el objetivo de batir un récord. Podrían levantar la prohibición de superar la velocidad de 200 y 250 km/h en ciertos tramos. Una decisión que probablemente tenga sentido.

De manera que el Porsche 918 Spyder podría ver peligrar su récord (6 minutos y 57 segundos). También el Radical SR8, que llegó a 6 minutos 48 segundos, aunque a una barqueta de carreras con adaptaciones suficientes para portar una matrícula, y circular del circuito a tu garaje, aún se nos antoja como demasiado bestia para definirlo como un deportivo de producción. Sabemos que el McLaren P1 puede bajar de los 7 minutos en el Nordschleife (de ahí a batir al 918 Spyder no hay demasiado) y que Koenigsegg cree con firmeza que el One:1 puede superar todos los registros.

¿Veremos en 2015 un nuevo récord en Nürburgring? ¿O debemos olvidarnos definitivamente de ello?

En Diariomotor: Nürburgring-Nordschleife, un circuito con límites de velocidad y el adiós de sus récord de vuelta rápida

Lee a continuación: Nürburgring-Nordschleife, un circuito con límites de velocidad y el adiós de sus récord de vuelta rápida

  • Inochna

    Todos los fabricantes van con la idea de batir un récord, otra cosa es que lo consigan.

  • ADN

    Koenigsegg, a la carga antes de que ya no se pueda.