Tesla contra todos: el nuevo Model S ridiculiza (o no) a un Ferrari y un Lamborghini

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Hace tan solo unos meses Tesla nos presentaba la última iteración de su berlina de lujo eléctrica, el Tesla Model S P85D. Y fue entonces cuando nos dimos cuenta de que estábamos ante algo más que una bestia que entrega 700 CV de potencia y ofrece cifras dignas de un superdeportivo, incluido un 0 a 100 km/h en el orden de los 3.X segundos. Tracción total, la entregar de par inmediata de sus motores eléctricos y una buena capacidad de transmitirlo sobre el asfalto, bien podrían convertirlo en un auténtico matagigantes. Y los resultados no han tardado en llegar. Basta realizar la búsqueda de "tesla p85d drag race" en Youtube para encontrarte con más de 3.500 resultados y contemplar a este Tesla ajusticiando a diferentes superdeportivos, Ferrari, Lamborghini, Corvette, Nissan GT-R y un largo etcétera. ¿Estamos ante el nuevo rey del cuarto de milla?

Tesla ha conseguido formar una comunidad de propietarios que se sienten realmente orgullosos por haber adquirido un Model S.

Existen diferentes razones por las que verás en tantos vídeos al Tesla Model S enfrentándose a superdeportivos que nada tienen que ver con una berlina que apuesta por el espacio, el enfoque familiar y tecnológico, y la eficiencia. Una de las razones es bastante obvia, el morbo. ¿Quién no siente curiosidad por un eléctrico que puede ganar en una salida desde cero a un Ferrari o a un Lamborghni? La segunda, el orgullo de sus propietarios. Tesla ha conseguido formar en Estados Unidos una comunidad de propietarios que se sienten realmente orgullosos de su máquina.

Gane o no, esta no es la guerra del Tesla Model S. Aún así, ¿a quién no le pica la curiosidad por ver a un eléctrico enfrentándose a superdeportivos?

Al ver muchos de estos vídeos no puedo evitar la sensación de que el Tesla siempre se adelanta en la salida. Cierto es que la respuesta y la inmediatez con que inicia la marcha en el momento en que pisas a fondo el acelerador siempre será mayor en el Tesla, salvo que utilicemos algún sistema de tipo Launch Control. Y aún así habría que contar con el tiempo en que un superdeportivo tarda en transmitir todo su empuje a la carretera, especialmente si no es de tracción total. Por otro lado, en una recta lo suficientemente larga, y aunque desde la salida el Tesla ganase por "tres cuerpos", el Model S P85D no tendría demasiado que hacer frente a estos deportivos. Recordemos que su velocidad punta es de 250 km/h. Muy baja para un superdeportivo, pero extraordinariamente alta para un coche eléctrico.

¿Pero, de verdad era necesaria esta confrontación? Por supuesto que no. El Tesla Model S P85D no pretende ser una bestia de drag-race, sino la demostración de que la tecnología eléctrica no solo puede ser capaz de ofrecerte una autonomía cercana a los 500 kilómetros, en un sedán espacioso, grande y con 700 CV que pueden garantizarte una aceleración digna de un superdeportivo.

Esta no es la guerra del Tesla. Pero, qué demonios, ¿a quién no le divierte ver a un eléctrico enfrentándose a un Lamborghini?

Fuente: Rego Apps
En Diariomotor: Drag race en la cumbre: Bugatti Veyron Grand Sport contra Lamborghini Aventador y otros superdeportivos

Lee a continuación: Muchas manos y tenerlos bien puestos: disfrutando de Nürburgring en un Fórmula con nieve y -16ºC

Ver todos los comentarios 66