Cómo ahorrar combustible, diésel o gasolina, en tus viajes en coche este verano

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Familia Diesel Coche Ninos Interior

El verano ya ha llegado, y con él el habitual calor de todos los años y un número previsto de desplazamientos muy elevado, aunque incierto por las circunstancias que se han dado en los últimos meses. Estamos hablando de millones y millones de desplazamientos en coche, muchos de ellos de miles de kilómetros. Ya te hemos contado cómo hacer que tus viajes de verano en coche sean un éxito, y ahora vamos a contarte cómo ahorrar en la factura del combustible de tu coche, sea diésel o sea gasolina. Estos consejos no son absolutos ni milagrosos, pero jamás se debe desdeñar la suma de muchos pequeños ahorros.

1) Elige tu gasolinera adecuadamente

Cuando estamos en nuestra ciudad o en nuestra región, solemos tener muy claro dónde repostar. Acudimos a nuestras gasolineras low-cost favoritas, o sabemos qué gasolineras de gran cadena son las más asequibles. Cuando viajamos a una zona que no conocemos, podemos estar tentados de repostar en la primera gasolinera que veamos, pero esto sería un error: con toda seguridad acabaríamos pagando más de la cuenta. Hay multitud de aplicaciones y webs en las que comprobar qué gasolineras son las más baratas, ya en nuestro destino vacacional o en ruta a este.

Gasolinera Diesel Gasolina Repsol

Llenar el depósito te evita viajes más frecuentes a la gasolinera. En sí mismo, esto es ya un ahorro

La web de combustibles del Ministerio de Industria, la app "gasolineras España" o el comparador "Diésel o gasolina" son tres opciones que me vienen a la cabeza. Si vas a viajar al extranjero, ten esto muy en cuenta a la hora de repostar combustible. Tanto el diésel como la gasolina son más caros en nuestros países europeos vecinos, con la salvedad de Andorra, que es un paraíso fiscal al fin y al cabo. En Portugal o Francia el combustible es decenas de céntimos más caro: llena el depósito hasta los topes antes de abandonar España, y ahorrarás no poco dinero.

2) Repostar a la hora y el momento adecuado

En verano hace mucho calor, y esto afecta a la densidad volumétrica del combustible almacenado en los depósitos de las gasolineras. A primera hora de la mañana, tras toda la noche, es cuando más fríos están los depósitos, y pagando el mismo importe, podrías recibir hasta un 10% adicional de combustible. Igualmente, es buena idea repostar antes de las grandes "operaciones salida" y "operaciones retorno", en las que los mayoristas del sector de los hidrocarburos suben sus precios de forma artificial, para hacer caja ante el gran número de desplazamientos previstos.

Diesel B7 Gasolina 0319 01

Evitar las operaciones salida y retorno es una buena estrategia, en general. Menos atascos equivalen a más ahorro en el consumo

3) Pon a punto tu coche antes de un largo viaje de verano

Un coche bien puesto a punto es un coche contento. Es algo que siempre recomendamos antes de largos viajes, en los que el coche tendrá que hacer un esfuerzo considerable. Cambia el aceite del motor y su filtro, y bajo ningún concepto olvides cambiar el filtro de combustible, vital para que la inyección de combustible funcione bien - especialmente importante en coches diésel. El filtro de aire es otro elemento que suele pasar inadvertido, pero que es necesario cambiar anualmente - y tiene un efecto muy directo y claro en el consumo de combustible. Un coche con el mantenimiento al día es más eficiente.

Con el mantenimiento al día no solo gastará menos, sino que será más fiable y suave

4) No cargues el coche hasta los topes

Sucumbir a esta tentación es muy sencillo, pero debes luchar contra ella. El consumo del coche se incrementa en aproximadamente un 3% por cada 100 kilos de carga a bordo. Cuatro personas y su correspondiente equipaje pesan fácilmente media tonelada. Cuanto más ligeros viajemos, menos bultos tendremos que arrastrar de un lado a otro, y menos gastará nuestro coche. A no ser que sea imprescindible, no recomendamos instalar cofres de carga en el techo del coche o cargar objetos en la baca. Su mayor resistencia aerodinámica podría incrementar su consumo de combustible en hasta un 20%.

 title=

Carga el coche adecuadamente. No coloques objetos en la bandeja del maletero, son auténticos proyectiles en caso de accidente

5) Vigila la presión de los neumáticos

Si quieres que tu viaje sea seguro y eficiente, revisa la presión de los neumáticos antes de salir. Un neumático inflado a su presión recomendada redundará en un consumo de combustible más bajo, además de en una mayor seguridad. En verano la temperatura del asfalto es muy elevada, y un neumático con una presión demasiado baja no solo verá incrementado su desgaste - más de lo debido y desigual que resulta de por sí - si no que correrá más riesgo de sufrir un reventón. Con los neumáticos, nunca te la juegues: su superficie de contacto, del tamaño de un folio DIN A4, es lo único que une a tu coche al asfalto.

Si vas a viajar cargado, revisa cuánto debes incrementar la presión de los neumáticos, especialmente los del tren trasero del coche.

Recuerda revisar la presión en frío, pues en caliente la presión aumenta y la lectura del manómetro no será precisa. Igualmente, si los neumáticos están muy gastados, cámbialos: no solo tendrás menos riesgo de pinchazos o reventones, sino que el agarre de tu coche mejorará, especialmente en curva.

 title=

6) Apárcalo a la sombra y haz un uso racional del climatizador

Aparcar el coche al sol no supone un incremento del consumo en sí, pero cuando lo cojas, además de una sensación muy desagradable para todos los ocupantes, el compresor del climatizador - movido por la polea del cigüeñal - tendrá que hacer un sobresfuerzo para enfriar el interior. Si puedes, apárcalo a la sombra, y si está al sol, circula un par de minutos con las ventanillas bajadas para que todo el aire caliente salga del interior. Entonces activarás el climatizador, y la temperatura del habitáculo bajará rápidamente, sin el incremento de consumo asociado a este sobresfuerzo del sistema de climatización.

7) Evita los atascos, y no vayas en coche a todas partes

No hay nada peor para la media de consumos que comerse los atascos de entrada a una gran ciudad, tanto a la hora de entrar como a la hora de salir de la misma. Planifica bien tu viaje para evitar estos atascos, ahorrando combustible y ganando salud mental - no pasa nada por llegar a la playa un día más tarde. Además, las ciudades vacacionales de costa pueden doblar o triplicar su población en periodos vacacionales, con carreteras e infraestructuras preparadas únicamente para su población permanente. Las retenciones y las dificultades para encontrar aparcamiento serán una constante.

 title=

No tengas prisa en llegar: cuanto más rápido viajes, más combustible gastarás. Para ir estresado ya tienes el resto del año.

En vez de dar vueltas y vueltas buscando un aparcamiento inexistente, camina todo lo que puedas, usa la bicicleta o ve en taxi - acabará saliendo más barato.

Más guías para ahorrar diésel y gasolina este verano

* 10 consejos para reducir el consumo de tu coche
* Desmontando mitos: la gasolina de hipermercado y su calidad
* Desmontando mitos: ahorro más porque es diésel y gasta menos
* 6 hábitos de conducción que no te ayudarán a ahorrar combustible

Ver todos los comentarios 0