Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

9 MIN

Cascos históricos: René Arnoux

Un campechano y agresivo piloto francés que trabajó como mecánico para pagarse su iniciación en el mundo de las carreras. Piloto orgulloso de su país y que casi siempre contó con el apoyo de Elf y de Renault. Un hombre que protagonizó uno de los duelos más espectaculares de la historia de la Fórmula 1 y cuyo elegante casco blanco era reconocido en cualquier coche que pilotara; se trata de René Arnoux, como el propio diseño nos anuncia con su nombre claramente visible.

El diseño de René Arnoux es simple; fondo blanco con un par de líneas dobles en color azul muy oscuro, casi negro, que rodean todo el casco. Entre estas líneas, su nombre escrito en el mismo color, sin nada más. La anécdota es que la fuente usada para el nombre lleva el nombre de "Mistral", como la famosa recta del circuito de Paul Ricard, donde Arnoux obtuvo su tercera victoria, en 1982.

El diseño del casco en sí tiene poco secreto y ninguna simbología. El casco sirve para proteger la cabeza, antes que nada. Y así es como se lo tomaba el práctico francés, que además creía que un diseño simple era reconocible y que un fondo blanco siempre daría más protagonismo a los patrocinadores que llevara en el casco. Así, el diseño se mantuvo intacto a lo largo de los años.

De hecho, hay alguna imagen de la época en la que se ve como a principios de 1983 en Ferrari su casco aún tiene los restos de pegamento de alguno de los patrocinadores de cuando estaba en Renault en 1982, descubriendo que no solo mantuvo diseño y modelo de casco sino que incluso utilizó la misma unidad por lo menos en esos dos años aunque se cree que el uso se extendió más allá de esas dos temporadas.

El casco del piloto francés siempre fue popular a pesar de la aparente simplicidad del diseño que usaba. Aunque este brillaba poco en solitario, prácticamente con cualquier equipo daba un resultado sobrio y elegante, además de hacer destacar el elemento representativo del piloto con respecto al monoplaza. Adicionalmente, el blanco queda bien con cualquier color de coche.

Desde el amarillo, blanco y negro de Renault hasta el azul y ocasionalmente blanco de Ligier, pasando por el agresivo rojo Ferrari. Todo esto sin olvidarnos del naranja y blanco de sus dos carreras con Surtees y el blanco, rojo y azul de Martini F1 en 1978. Parecía que el casco de René Arnoux estaba preparado para cuadrar con cualquier coche que pilotara. La magia del color blanco.

Arnoux mantuvo el fondo blanco con las líneas azul oscuro en el lateral con su nombre escrito en el lateral durante toda su carrera deportiva; desde la época de la Fórmula 2 hasta su último gran premio de Fórmula 1 en 1989. De hecho, en apariciones recientes al volante de los Renault turbo de Fórmula 1 en las World Series by Renault o en la Grand Prix Masters, el francés ha usado el mismo diseño sobre un casco moderno. La demostración de cómo un diseño simple puede convertirse en leyenda.