CERRAR
MENÚ
Diariomotor Competición
Monoplazas

4 MIN

¡Hay que ver, menudo lío con la Fórmula V8 3.5!

Fórmula Renault 3.5 Aragón 2015

Tras el "abandono" de la Fórmula Renault 3.5 por parte de la marca francesa, era evidente que hiciera lo que hiciera el campeonato, en 2016 iba a tener un año difícil. Tras una década con el apoyo de un fabricante que se encargaba de la promoción y la gestión -hasta cierto punto- de un certamen que en los últimos años había llegado a dividir la opinión sobre cual era el mejor vivero de pilotos de Fórmula 1, las cosas iban a complicarse. Pero nadie imaginaba hasta qué punto.

Las cosas en la nueva Fórmula V8 3.5 están muy, muy complicadas. De hecho, no sería exagerado decir que están de... suciedad, hasta las rodillas. En 2016, el "nuevo" campeonato, gestionado por RPM y Jaime Alguersuari -padre- debía tener 12 equipos. La semana pasada Carlin ya anunció que volvía al retiro en el que estuvo en 2014. El motivo, muy simple. No hay dinero ni pilotos interesados en pagar lo suficiente para sufragar los gastos del campeonato. Y en Carlin son especialmente draconianos en este sentido.

Pero hay más. A falta de un mes para el inicio del campeonato, hay once pilotos confirmados... pero solo nueve de estos han pagado el dinero acordado. El hombre y mujer de Pons Racing están confirmados tras un "mero" pre-contrato. Aún hay que acabar de pulir flecos pero de alguna forma se supuso que confirmar a pilotos pronto podía ayudar a atraer la atención de más patrocinadores. Una estrategia donde se quería abogar por una inexistente estabilidad.

De hecho, tanto es así que voces de otros equipos de la categoría afirman que de hecho, Pons Racing no va a estar en el campeonato en 2016. ¡Sorpresa! Pero cuidado, no vayamos a creérnoslo todo tal y como nos lo dicen. Hay intereses en esta espiral de caos y los rumores negativos nunca ayudan... lo que puede decantar la balanza de un patrocinador hacia una estructura rival... algo parecido a lo sucedido entre Status GP y Strakka, que estuvieron estudiando la posibilidad de trabajar juntos en la GP2.

Tras unos primeros contactos, desde una de las partes surgió el rumor de que la otra no iba a competir en 2016. De esta forma, cuando el equipo "damnificado" habló con pilotos para buscar una cuerdo, estos últimos respondieron extrañados, explicando que les habían llegado noticias de su "retirada" y que por lo tanto no había nada que hablar. Rumores negativos, juegos políticos y bofetadas a diestro y siniestro. No hay dinero y esto es una mezcla del "Sálvese quien pueda" con la "Ley del Salvaje Oeste".

Y aún así, no son estos los únicos casos "delicados". Está Comtec, con muchas dudas sobre su futuro; Lotus Charouz, que no ha dicho nada aún sobre su futuro, RP Motorsport en el papel de debutantes y Tech 1, que según Italiaracing habría vendido su plaza y material a Giuseppe Cipriani. Hay que cuestionar la presencia en un campeonato serio del hombre de negocios italiano, no tanto por sus negocios sino por el hecho de pretender estar él como uno de los dos pilotos.

De hecho, no solo los equipos generan algo de caos sino que el calendario también ha tenido sus más y sus menos. De hecho, la semana pasada hubo un anuncio de cambio de orden del mismo, con las dos últimas citas del calendario intercambiando sus posiciones. De esta forma, el Circuito de Jerez tendrá su cita los días 29 y 30 de octubre mientras que el Circuit de Barcelona-Catalunya hará lo propio los días 5 y 6 de noviembre. El razonamiento era que era más fácil desde el punto de vista logístico; "por motivos operacionales", según la versión oficial.

Al final, hay que entristecerse. La Fórmula V8 3.5 es un campeonato esencialmente español; es en efecto lo que empezó en su día como el Open Nissan y acabó transformándose en las World Series "españolas" antes de la llegada de Renault. El retorno a sus orígenes trajo consigo a un tercer equipo español. Por fin un campeonato de nivel iba a tener una presencia importante en nuestro país. Y en su lugar, lo que nos encontramos es un lío tremendo y una incertidumbre difícil de aceptar. También es cierto que se está trabajando con Dallara para disponer de un monoplaza nuevo en 2018 pero... ¿llegará el campeonato a 2018?