El Lexus RC F “GT3” ya gana y parece listo para debutar con dos años de retraso

 | 

La historia del Lexus RC F GT3 es una de tantas que hacen al Motorsport entretenido más allá de las propias carreras en sí. No es una historia digna de un libro, película o documental, pero sí lo suficientemente atípica como para tener una entrada en esta web.

 

A comienzos de 2014, Lexus presentó en sociedad el RC F GT3 aprovechando la celebración de uno de los grandes eventos del motor, el Salón de Ginebra. Se trataba del primer vehículo de esta categoría tanto para Lexus como para el grupo Toyota, que estaban huérfanos en este segmento de coches-cliente y rendimiento ajustado por Balance of Performance que tanto ha popularizado Stéphane Ratel, así como un nuevo coqueteo con este tipo de competición después de que el LFA tuviera varias participaciones en Nürburgring hasta 2010, coincidiendo con la trágica muerte de una de las cabezas del proyecto, Hiromu Naruse, mientras probaba uno de los prototipos (LFA Nürburgring Edition) en los alrededores de Nürburgring (Bien es cierto que más tarde Toyota Gazoo volvió a competir con el LFA code X).

 

En cuanto al vehículo, nada destacable. El motor V8 de 5 litros se encargaría de dar la potencia de entre 500cv y 600cv para un peso de 1250 kilos, tal y como establecen las normas en los GT3. Como suele ser habitual, Lexus confirmó el estreno del vehículo para el próximo año, es decir, para la temporada 2015. Desafortunadamente para la marca de lujo japonesa, pronto pudieron comprobar que a pesar de que el reglamento GT3 te permite ciertas bondades también te impone limitaciones y no es mágico al punto de poder construir una furgoneta de helados de 1250 kilos y 500cv y que ésta sea competitiva, y que mucho iban a tener que trabajar para estar a la par de súper deportivos como el Ferrari 458, el McLaren 650s o el Nissan GT-R, los cuales se diseñan desde el minuto uno para ser rápidos en circuito.

Simplemente, no era rápido. Los datos recogidos previamente así como los test conjuntos evidenciaron que era imposible competir con ese vehículo. Lexus fue retrasando sus planes sobre el GT3 con la excepción de una unidad de pruebas usada en VLN (Campeonato de resistencia disputado enteramente en el trazado de Nordschleife)  así como los pseudohermanos del Super GT japonés. Ni en Japón, donde era cerca de dos segundos por vuelta más lento ni en Nürburgring, donde perdía 11 segundos con el resto de vehículos de la categoría, lograba estar a la altura, por lo que lamentablemente el fabricante japonés tuvo que cancelar la aventura americana en la que iba a tener doble representación en el campeonato IMSA.

 

El VLN se convirtió en el perfecto banco de pruebas, ya que es de los pocos campeonatos que permite inscribir cualquier tipo de GT aunque este no se ajuste a ningún reglamento, recordando siempre que el hecho de homologar un vehículo GT3 te obliga a congelar su desarrollo durante el resto de la temporada. Lexus participó durante todo el año con varios vehículos, algunos tutelados por fábrica con los sobrenombres de Toyota Gazoo o Lexus Racing, y otros desarrollados y gestionados por gente con mucha experiencia, como es el caso de Farnbacher Racing, o que ya han logrado sacar adelante un GT3 competitivo de la nada, como es el caso de Emil Frey.

 

Con la temporada acabada un largo invierno quedaba por delante para arreglar los males del vehículo y hacerlo funcionar. Un nuevo debut del Lexus RC F fue anunciado para finales de Enero de 2016, cuando se disputan las 24h de Daytona. Y una vez más, fue pospuesto y más tarde cancelado. Durante todo 2016 se ha repetido la estrategia de 2015, con el vehículo compitiendo en VLN como “prototipo” y a una considerable distancia del resto de GT3 (Con algún sustito incluido), al menos,  a comienzo del año, ya que según han ido avanzando las pruebas, el Lexus ha ido ganando competitividad hasta acabar ganando el VLN9 recientemente.

Allí, Mario Farnbacher y Dominik Farnbacher finalizaron en primera posición tras cuatro horas de carrera con una vuelta rápida mejor a la de rivales como Alexander Sims con el BMW M6 GT3 o Connor de Philippi y Christopher Mies con el Audi R8 LMS, estando únicamente el frío característico de la zona durante Octubre como elemento distorsionador. Aunque el estar inscrito en la categoría SPX te permite salirte de los parámetros de la categoría GT3, todo parece indicar que se ha hecho con el mismo vehículo que han presentado en el circuito de pruebas de Michelin en Ladoux, donde la FIA los somete a diferentes pruebas durante una semana como primer paso a una homologación GT3 en firme.

 

Por lo tanto, ahora sí que todo parece indicar que en 2017 tendremos el debut en competición del Lexus RC F GT3, debut que se viene posponiendo desde 2015. Dicho estreno será en las 24h de Daytona y lo hará con un equipo seleccionado por fábrica, ya que si Mark Egger, responsable de Lexus Motorsport, no ha cambiado de opinión en los últimos meses, el vehículo no será puesto a disposición de equipos cliente al menos a corto plazo, muy a pesar de lo que se publicitase en aquella lejana presentación en Febrero de 2014.

Foto | Max Bermel

Lee a continuación: Rally de Catalunya 2016: Ott Tänak navega en la superespecial de Barcelona