Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Logo Icon

1 MIN

Se acabó el sueño de ver un LMP2 afrontar la Subida a Pikes Peak

Al menos este año no podrá ser. Y es que muchos bromeaban sobre la fiabilidad del motor Honda del LMP2 ARX-04b que la filial norteamericana de los nipones tenía previsto utilizar para afrontar la famosa Subida a Pikes Peak y finalmente ha sido este elemento el que ha impedido competir en la cita. Justin Wilson, que iba a ser el encargado de pilotar por primera vez en la historia un LMP2 en el PPIHC ya ha prometido que volverán la próxima temporada.

Al igual que en la Fórmula 1, ha sido el propulsor, en este caso V6 de 3,5 litros el que ha tenido problemas con el turbo, algo que desembocó en graves daños internos en el motor y finalmente la retirada del equipo de la 93ª edición de la Pikes Peak International Hillclimb. De esta forma se cae uno de los grandes atractivos de la carrera que se disputa este mismo fin de semana y que se queda prácticamente con el único punto de interés del duelo eléctrico entre Rhys Millen y ‘Monster’ Tajima.