Action Express se exhibe en las 12 Horas de Sebring 2019

 |  @eloy_eg  | 

Sobre el papel no había color. Frente a la aplastante superioridad tecnológica de Toyota en el Mundial de Resistencia, el WeatherTech SportsCar Championship ofrecía en el mismo escenario este fin de semana variedad de marcas e igualdad de prestaciones entre los contendientes. Sin embargo la edición 2019 de las 12 Horas de Sebring se convirtió en un paseo militar de Cadillac en general y de Action Express en particular.

La lluvia, ya presente en los últimos compases de las 1.000 Millas del WEC, obligó a dar la salida de la prueba “clásica” bajo coche de seguridad, comiéndose así prácticamente la primera hora de carrera. Pero nada más darse inicio a las hostilidades quedó claro que Action Express estaba dispuesta a darlo todo para vengar la derrota sufrida en Daytona. Así, sus dos coches (#5 primero, #31 después) progresaron rápidamente hasta la cabeza de carrera.

El ritmo fue endiablado, tanto sobre piso húmedo como sobre el asfalto seco y pronto vimos fallar a los rivales (Mazda perdió una unidad por incendio, un clásico por desgracia para el equipo gestionado por Joest) y sólo Wayne Taylor Racing con otro Cadillac pareció en disposición de seguir el ritmo de Nasr y Derani con el coche #31, aunque sufriendo el menor rendimiento de Matthieu Vaxivière en su estreno como tercer piloto del #10.

De todos modos Action Express y sus brasileños estaban enrachados y ni siquiera un par de banderas amarillas (una a dos horas del final, otra a quince minutos de la bandera a cuadros), que reagruparon al pelotón y rescataron a algunos prototipos ya doblados, cambiaron el devenir de la prueba, logrando mantener a raya al coche con los colores de Konica Minolta. Triunfo así de Felipe Nasr, Pipo Derani y Eric Curran, acompañados en el podio por WTR (2º) y sus compañeros de equipo (3º). El mejor no-Cadillac terminó siendo el Acura #7 de Penske, que batió al Nissan de CORE Autosport, al que le falta velocidad aún pero se muestra extraordinariamente regular. Los LMP2 apenas destacaron, llevándose la victoria Performance Tech.

En GTLM se presenció una carrera mucho menos apretada que la de los GTE-Pro en el WEC. Lideraba cómodamente el Ford GT #67 cuando se produjo el sobresalto del Safety Car a dos horas del final. Ello permitió al Corvette #3 de Antonio García, Jan Magnussen y Mike Rockenfeller recortar distancias e incluso liderar con una estrategia alternativa. Pero la maniobra que decantó la victoria se produjo a 40 minutos del final al adelantar el Porsche #911 (Tandy/Makowiecki/Pilet) al mencionado Ford, que además falló en la última resalida en el tráfico y cometió un trompo. García por su parte acabó 3º.

Por último entre los GTD los Lamborghini Huracán GT3 protagonizaron un doblete, llevándose la victoria Grasser, el equipo más de fábrica, de la mano de Mirko Bortolotti, Rolf Ineichen y Rik Breukers, frente a la unidad de Magnus Racing, Grasser, Bortolotti y Breukers repiten tras el triunfo ya cosechado en las 24 Horas de Daytona. Alex Riberas sigue sufriendo el inicio de temporada difícil de Moorespeed y vio cómo su Audi R8 debía retirarse a mitad de carrera con problemas mecánicos.

Foto | IMSA

Lee a continuación: BMW Motorsport propone a los Class One como base para los prototipos globales híbridos

  • Gustavo Verdezoto

    Comparando las 2 carreras que tuvo Sebring en un solo fin de semana, la del IMSA estuvo mucho más reñida y emocionante que la del WEC, con 5 coches (DPi) dentro de la misma vuelta del líder durante el 75% de la carrera y con chances de luchar por la victoria aunque los Cadillac de Action Express supieron mantener el liderato sin problemas, mientras que en el WEC sólo hubo emoción en la GTE Pro porque en lo que es la LMP1 nuevamente fue cosa de entre los 2 coches de Toyota terminando el mejor de los LMP1 Privados a 7 vueltas de ellos...

    Ahora cobra mayor sentido los dardos que lanzó indirectamente Alonso en Daytona contra la FIA y ACO respecto a la diferencia de las reglas europeas (WEC) vs las reglas americanas (IMSA).

    • Eloy E.G.

      Al final es una cuestión de expectativas. De la carrera del WEC no esperaba absolutamente nada y me fui con una bonita pelea en GTE-Pro. En DPi en cambio me esperaba la madre de todas las batallas y fue un poco decepcionante.