Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

3 MIN

Àlex Palou, encantado con su primera experiencia en la IndyCar: "Fue una experiencia inolvidable"

El pasado lunes, Àlex Palou realizó su primera prueba al volante de un coche de la IndyCar. Fue en el circuito de Mid-Ohio y al volante de uno de los coches de Dale Coyne Racing, concretamente el que habitualmente pilota Sébastien Bourdais. El piloto catalán aprovechó las conexiones de Honda y del director de equipo de su escuadra en el Super GT para convertir un sueño en realidad. Después del primer test, en el que completó 100 vueltas con buenos registros y sobre todo buenas sensaciones, desde Diariomotor fuimos a buscar al protagonista para que nos contara sus sensaciones. Evidentemente, estas son muy buenas en lo personal pero también en lo profesional. Aunque sus ojos miran ya hacia Japón para las próximas carreras, su experiencia en Estados Unidos le anima a seguir buscando nuevos caminos.

La primera conclusión es, de hecho, tanto personal como profesional: "Estoy contentísimo, el test fue genial", comentó Palou. "Me adapté muy bien al coche y al circuito y ambos son divertidísimos", concluyó al respecto del Dallara IR18 y el circuito de Mid-Ohio, respectivamente. "Es muy distinto, si se compara con un Super Fórmula. Este último es muy ligero, con mucha carga aerodinámica y potencia media mientras que el IndyCar tiene poca carga, mucho peso y mucha potencia", explicó. "Eso hace que con el IndyCar tengas mucho trabajo con el coche todo el rato. Como piloto, es divertidísimo. Como estar pilotando un kart; derrapando y peleándote con el volante la mayor parte del tiempo", reconoció.

Sobre las conclusiones del test, Palou dejó claro que a pesar de haber sido positivas, no debían ser tomadas como un camino directo a correr en la IndyCar, si bien no lo descarta para el futuro: "Fuimos muy bien, muy rápidos. Hicimos tiempos a la altura de la sesión clasificatoria del pasado sábado así que todo el mundo ha quedado contento. Tanto el equipo como yo. Fue una experiencia inolvidable, nunca pensé en poder hacer un test de IndyCar y al final lo hicimos posible. El objetivo era ir allí, probar, ver si me gustaba... y dejar el nombre ahí, que la gente sepa que existo. Si alguien busca algún piloto, que sepa que estoy ahí y que puedo ir rápido. Esto lo hemos conseguido así que ahora toca dejar que todo esto vaya cociéndose a fuego lento".

De cara al futuro inmediato, Palou tiene claro que lo importante es volver a centrarse en las carreras que vienen en Japón. Este fin de semana tiene Super GT en Fuji y tres semanas después, Super Fórmula en Motegi: "Si sale algo (en la IndyCar), bien. Y si no, ya veremos. Si tiene que salir algún día, esto habrá sido importante. Ahora, toca centrarse a tope en Japón, a ver qué se puede hacer con los GT's aunque sobre todo en Super Fórmula. Tenemos una buena oportunidad este año y estoy muy motivado después de ganar en Fuji y haber tenido un buen test en Estados Unidos. Todo suma y estoy a tope", finalizó. Sus opciones en el Super GT son más limitadas y dependen más del Balance of Performance, pero en Super Fórmula aún puede aspirar a todo, si bien sus rivales cuentan con ventaja en experiencia y puntos.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable