Àlex Palou sigue aprendiendo en el Super GT: "Lo pasé bien cuando pude superar a otros coches"

 |  @alexgarciagv27  | 

El pasado fin de semana, el circuito de Suzuka albergó la tercera prueba de la temporada del Super GT, la primera en disputarse completamente sobre pista seca después de dos carreras pasadas por agua en Okayama y Fuji. Àlex Palou disputó por lo tanto su tercera carrera en este campeonato en el que compite a bordo de un McLaren 720S GT3 del Team Goh junto a Seiji Ara, ganador de las 24 horas de Le Mans en 2004 con un Audi R8. Lamentablemente, la montura que ambos comparten en la clase GT300 no es de las más competitivas y un Balance of Performance poco justo con ellos no les está permitiendo sacar el máximo provecho de sus manos en este inicio de temporada. Después de la carrera de Suzuka, en Diariomotor Competición charlamos con el catalán, que nos contó cómo vive esta nueva experiencia.

A pesar del buen aprendizaje vivido en las primeras citas de la temporada 2019, los resultados no acaban de acompañar. En Suzuka, el McLaren número 720 acabó en una décimo tercera posición insuficiente para sumar puntos: "La verdad es que esperaba un poco más. El BoP no mejoró mucho desde la última vez y aunque íbamos un poco mejor, ello se debía más a la puesta a punto", reconocía el español. Con mejores sensaciones de un coche que era considerablemente más ligero que en Fuji, los reglajes pasaron a ser mucho más importantes... y quizás fue eso lo que falló en esta ocasión.

Una de las características del Super GT es lo complejo de los neumáticos. Cada fabricante tiene multitud de compuestos para cada posible trazado y condiciones, de manera que elegir la mejor opción es crucial: " A una o dos vueltas el coche se sentía muy bien pero el Super GT es muy complicado en materia de gomas. Dentro de Yokohama tenemos muchos compuestos y sinceramente, creo que no acertamos con la elección", explicó Palou. Un problema que hacía que toda la carrera fuera mucho más difícil de lo ya previsto por un Balance of Performance que no ayuda a sacar los mejores resultados.

Desafortunadamente, no fue el único asunto con el que hubo que lidiar el domingo: "Tuvimos un toque, la parada salió fatal y perdimos muchas posiciones... pero mi sensación es que lo que nos faltó hoy para pelear por los puntos fue principalmente una mejor elección de neumáticos. Íbamos bastante bien, parecía que podíamos optar al top 10 pero nos cargamos los neumáticos y no pudimos luchar" afirmó el catalán. Pero aún así, hay un problema más general que es el del Balance of Performance: "Esto del BoP, que en recta nos quiten 10km/h... no ayuda para nada", remarcó Palou en referencia a unas decisiones que dejan al McLaren 720S GT3 con menos 'boost' en el turbo del que sería necesario para pelear por estar arriba.

Con todo, Palou se mantiene optimista y si algo tiene claro es que su temporada 2019 le está permitiendo demostrar su talento tanto en el Super GT como en la Super Fórmula: "Toca seguir trabajando y preparando las siguientes carreras. Seguimos aprendiendo. En Suzuka hubo momentos en los que lo pasé bastante bien como cuando pude superar a otros coches. Ahora, toca un poco de 'break' y ya tengo muchas ganas de volver a subirme al Super Fórmula y hacer el trabajo bien hecho, como hay que hacerlo", concluyó. Por delante tiene un mes sin carreras antes de tomar parte en la tercera cita de la temporada en los monoplazas en el circuito de Sugo los días 22 y 23 de junio.

Lee a continuación: Àlex Palou suma sus primeros puntos en la Super Fórmula: "Cuando tengamos una carrera normal, ganaremos"