Antonio García: el maestro de ceremonias

 | 

El piloto español siempre ha preferido los monoplazas, históricamente hablando. La falta de cultura automovilística en España dejó durante muchos años un panorama inferior al que un piloto pudiese alcanzar, en parte por la mayor disponibilidad y mejor precio y popularidad de las carreras de motociclismo, pero también por falta de alternativas. La ceguera por llegar a la Fórmula 1 solo quedaba eclipsada durante algunos años por la posibilidad de competir en carreras de resistencia, con especial atención a las 24 horas de Le Mans.

Paco Godia y Alfonso de Portago participaron en la mítica carrera francesa y en Fórmula 1, Àlex Soler-Roig amplió el espectro con victorias junto a Jochen Rindt, Emilio de Villota también triunfó en lo que intentó… hasta que apareció Fermín Vélez y ganó campeonatos en Estados Unidos bajo la sombra mediática. El relevo estadounidense lo tomó Oriol Servià en los monoplazas, mientras que Antonio García llegó a las herencias del IMSA en el que Vélez se consagró y empezó a destacar como piloto oficial de Corvette, tarea que mantiene hasta la actualidad de forma excelente.

Antonio García Navarro no llegó a la Fórmula 1 por caprichos ajenos a su voluntad y por unas actuaciones irregulares cuando más importaba, especialmente en la Fórmula 3000 después de ganar el título del Open by Nissan. Un test con Minardi fue lo más cerca que estuvo el madrileño de alcanzar la categoría reina, aceptando volantes en el ETCC y la primera temporada del WTCC. No tardó en encontrar su sitio en los GT, empezando con Aston Martin a nivel europeo y culminando tres buenos años en 2008, con una victoria de categoría en Le Mans y el subcampeonato en las Le Mans Series junto a Tomas Enge, a pesar de no competir en la primera de las cinco carreras puntuables.

Desde 2009 García defiende los colores de Corvette, equipo que le tiene en muy alta estima. Así lo corroboran sus dos victorias (2009 y 2011) y cuatro podios de categoría en Le Mans, sus dos campeonatos de GTs (2013 y 2017) y la victoria en las 24 horas de Daytona de 2009 como punto álgido de un extraño comienzo como piloto de Prototipos. García formará trío en Daytona con dos habituales del #3: Jan Magnussen, compañero de coche desde 2012 (y con quien siempre ha quedado en el top 3 de todos los campeonatos a tiempo completo que han disputado), y Mike Rockenfeller, que forma parte del intercambio de pilotos que realizan Chevrolet y Audi. Oliver Gavin y Tommy Milner ocupan el #4 junto a Marcel Fässler.

Lee a continuación: Fernando Alonso: el rookie experimentado

  • Jacobo87

    Un grande Antonio. Un racer de verdad con un palmarés envidiable, siempre pilotando para un equipo oficial y cobrando por correr. Muy merecida esta mención a su carrera deportiva, que entronca con la de Oriol Servià (desconocido para el gran público hasta el año pasado…) y el gran Fermín Vélez. 3 que estuvieron muy lejos del foco mediático, y consiguieron éxitos con poca o ninguna resonancia; mientras que otros como, PDLR que lleva muchos años sin correr a tiempo completo, o Jaime Alguersuari, aparecen hasta en la sopa.

    Es muy valorable cómo se recicló Antonio García. Fernando Alonso y él llevaban carreras paralelas en el karting, y eran con mucho nuestros pilotos más prometedores a finales de los 90; pero a la hora de la verdad, cuando compartieron equipo bajo la tutela de Adrian Campos en el Open by Nissan, FA siendo un rookie batió al más experimentado García (que estaba en su segundo año) y fue campeón. La carrera de Fernando despegó sin vuelta atrás (si obviamos un principio de temporada en F3000 algo dubitativo) y a Antonio desde ahí la puerta a la F1 se le empezó a cerrar.

    • M.A.

      Alonso tuvo la inmensa suerte (que no tuvo Garcia) de encontrar un Briatore que supo ver en el sus innegables cualidades y esperar el momento para darle una oportunidad.
      A Antonio (y a algunos otros) le faltó esa oportunidad «de verdad» en el camino a la F1, aunque luego ha demostrado sobradamente su valía. Un crack de verdad.

  • almafuerte

    Es verdad q, no solo en España, en toda Europa, cualquier niño q empezaba en Kart y sus familias, soñaban con llegar a la F1. También García lo intento, una ilusión muy valida. La inteligencia de este gran piloto fue saber adaptar su carrera a las circunstancias.

  • Emperor

    Hay vida mas alla de la F1: Antonio Garcia.