Antonio García se proclama campeón de GT por segunda vez

 | 

El Petit Le Mans cerró el campeonato IMSA de nuevo. La 20ª edición de la famosa carrera de Road Atlanta concluyó otra temporada llena de emociones, en la que todos los campeonatos se presentaban decididos y solo dispuestos a ser confirmados. Uno de esos campeonatos era el de GT Le Mans, dónde Antonio García solo tenía que salir a pista para conseguir su segundo trofeo como campeón de GTs, después del que consiguió en la extinta American Le Mans Series en 2013. No solo lo consiguió con creces el madrileño, sino que intentó lograr la cuarta victoria de la temporada para cerrar de la mejor manera posible un año casi perfecto.

Road Atlanta amaneció con el asfalto mojado, después de una breve lluvia en el warm-up matinal. Los neumáticos de lluvia no fueron prácticamente necesarios, siendo utilizados durante 10 vueltas por la mayoría de los equipos. Hélio Castroneves conservó su pole position poco tiempo, al ser trompeado por Matteo Cressoni (poleman de GT Daytona) en los primeros giros y causar la primera de las 14 cautions que dejó el evento. Los ESM de Brendon Hartley y Bruno Senna lideraron en las primeras horas, en las que se retiraron los ya campeones Taylor con problemas de motor y un José Gutiérrez que acabó con el PR1/Mathiasen subido a las protecciones de neumáticos.

Johannes van Overbeek tomó el relevo de Senna y se puso primero después de que Mike Conway tuviera que entrar desde el liderato, con parte de un neumático en el frontal de su Action Express. Gustavo Menezes colocó al Rebellion en cabeza al pasar de forma espectacular a Van Overbeek por el exterior de la primera curva, a la vez que Juan Pablo Montoya recuperaba vuelta con el Penske gracias a las cinco banderas amarillas vistas hasta entonces e intentaba luchar por el podio. Un choque entre Chris Miller y Scott Sharp dejaba al ESM #2 doblado, pero el equipo del Tequila Patrón recuperó la vuelta y Hartley se puso líder en otra caution.

Kyle Masson impidió la totalidad de victorias del Performance Tech en Prototype Challenge al chocar con el Rebellion de Nick Heidfeld. Casi una hora después, Mikhail Goikhberg se llevó por delante a Bruno Senna y el Audi de Matt Bell no pudo evitar al trompeado Goikhberg, dejando en pista la parte trasera del Oreca. Hartley aprovechó los incidentes para tomar un hueco en un momento más tranquilo, después de una breve lucha entre los Action Express de João Barbosa y Dane Cameron.

Hartley y Senna se mantuvieron arriba, aunque Castroneves iba a por ambos en un buen stint lleno de ritmo que ya había demostrado Simon Pagenaud. Castroneves acabó recortando la diferencia de 15 segundos que le sacaba su compatriota y un trompo de Senna en medio de un grupo de doblados le dio la segunda posición al de Penske. Montoya sustituyó a Castroneves y peleó por la victoria hasta que colisionó con el Lexus de Austin Cindric en la recta trasera, llevándose un pinchazo. Pipo Derani era el ESM más veloz y tomaba un liderato de 10 segundos que parecía suficiente en las dos últimas horas.

Albuquerque y Hartley pelearon por la segunda posición, que obtuvo el neozelandés poco antes de la decisiva última caution del evento. El portugués rebasó a Hartley en boxes y Cameron también pasó al ESM #2 en la resalida, dónde se vio una maniobra clave: Albuquerque echó a Cameron a la hierba en la misma recta de meta y se llevó un stop and go de 60 segundos por conducción antideportiva. No acabó ahí el mal final del Action Express #5, ya que Albuquerque tuvo que realizar un drive-through posterior por no cumplir esa sanción a tiempo.

Tampoco se salvó de la sanción final el líder Derani, que parecía claramente vencedor hasta que se llevó por delante a Ryan Briscoe a falta de 20 minutos por el final. El Ford se recuperó del impacto con el muro pero Derani se llevó un drive-through por provocar el incidente. Ambos sancionados acabaron cuarto y quinto respectivamente, cediendo el triunfo final al #2 de Hartley, Dalziel y Sharp. Completaron el podio de Prototipos el Action Express de Cameron, Conway y Eric Curran y el Penske de Castroneves, Montoya y Pagenaud. El Rebellion y el PR1/Mathiasen se accidentaron, mientras que el Taylor y el VisitFlorida se retiraron con problemas mecánicos.

Prototype Challenge se despidió del WeatherTech Sportscar Championship rompiendo el dominio de Performance Tech Motorsports. James French y Patricio O'Ward habían ganado las siete carreras anteriores y su racha se vio finiquitada por dos accidentes: el choque de Masson con Heidfeld a mitad de carrera y un posterior accidente de French que generó la última caution a falta de 40 minutos. Una sanción por hacer patinar las ruedas con el coche subido no impidió la victoria del BAR1 Motorsports de Garett Grist, John Falb y el publicista de Hollywood Tomy Drissi.

GT Le Mans fue la categoría más igualada de todas, en la que Antonio García y Jan Magnussen no se conformaron con la victoria en el campeonato nada más arrancar, adelantando el español al poleman Toni Vilander. Bill Auberlen presentó su candidatura por ritmo al tomar el liderato sin parar en una caution y escaparse de los Corvette y los Ford. Tommy Milner y Oliver Gavin trompearon por separado en la curva 4, culminando una mala temporada del #4 en pleno contraste con sus compañeros del #3 y tan solo maquillada por la imprevista victoria en Long Beach.

Alexander Sims tomó el relevo de Auberlen y los Porsche siguieron su estrategia alternativa con poco éxito. Nick Tandy se salió yendo líder en una resalida al volante del #911 y Gianmaria Bruni sufrió un incendio en boxes en el #912. Giancarlo Fisichella imprimió un ritmo letal para sus competidores, pasando a Kuno Wittmer y a Dirk Werner en una resalida y dejando atrás un grupo de cinco coches en el que figuraban un BMW, los dos Porsche y los dos Corvette. Wittmer pasaría a Fisichella en la chicane, aunque el italiano recuperaría el primer puesto al verse Wittmer molestado por un Lexus a la salida de dicha enlazada.

Fisichella siguió primero hasta que fue sancionado por pasarse de velocidad en el pit lane, cediendo ante los Corvette de Mike Rockenfeller y Marcel Fässler. El suizo perdió posición con el Ford de Joey Hand y más tarde se llevó un cartel publicitario en una salida de pista. El Corvette #4 se salía del asfalto varias veces mientras el #3 batallaba por la victoria, en un choque de contrastes que también se vio en BMW: Auberlen y Sims recuperaban el liderato en boxes con el #25, a la vez que Martin Tomczyk perdía siete vueltas por dificultades en la dirección del #24 y fue sancionado por cerrarle el paso a Patrick Pilet cuando el de Porsche se disponía a doblarle.

Sims y García estaban en apenas un segundo y ambos entraron en boxes justo antes de una caution, beneficiándose de la situación. García llegó a atacar a Sims pero no pudo adelantar al británico, que sumó su tercer triunfo de la temporada y obtuvo así el subcampeonato. Magnussen y García acabaron segundos y campeones de categoría, seguidos del Ferrari de Fisichella y Vilander. El Corvette #4 acabó cuarto a pesar de sufrir cinco trompos, por delante de los Porsche y unos flojos Ford al final (complementados por el accidente de Derani y Briscoe). El BMW #24 acabó abandonando con problemas de motor.

Matteo Cressoni se llevó por delante a Castroneves pronto, desaprovechando la pole position en GT Daytona para una Scuderia Corsa que no tuvo una carrera pacífica y aun así se adjudicó el título. Kenny Habul se llevó un par de letreros publicitarios en su Mercedes, maniobra que siguió Austin Cindric con su Lexus al quedarse sin espacio mientras era doblado. La posterior salida de Fässler dejaba los carteles a pie de pista como un elemento peligroso a tener en cuenta por los demás pilotos.

Andy Lally era el líder con su Acura en la parte inicial, seguido de unos finos Lexus. Ninguno de esos tres coches salió indemne diez horas después. Katherine Legge y Mark Wilkins heredaron el coche de Lally, manteniéndose la británica y el gentleman driver por delante de la lucha entre Jeroen Bleekemolen y Jesse Krohn, que acabaría abandonando con problemas en el turbo de su BMW. Madison Snow se aupó al podio y cayó con un pinchazo en su Lamborghini tras atacar un piano de forma muy agresiva.

El líder Wilkins se iba al muro de las Esses y en pista se quedaron tirados Christina Nielsen, con el Ferrari de la Scuderia Corsa y el Lamborghini de Jeroen Mul. Robert Alon también se accidentó al final en el Lexus #14, mientras Jack Hawksworth cumplía tres penalizaciones (incluyendo dos drive-through, por cambiar neumáticos tarde en parrilla y por desdoblarse cuando no le tocaba, respectivamente) en un #15 que también sufrió con Scott Pruett al volante. Sin embargo, el coche que más incidentes padeció fue el Audi #23, sexto de categoría sumando un pequeño vuelo de Bill Sweedler y un trompo y un accidente separados del ex IndyCar Townsend Bell.

El protagonista del evento en GTD fue el Audi de Land-Motorsport, que se consolidó arriba con un sólido pilotaje de Connor de Phillippi y Christopher Mies, complementado por la agresividad de Sheldon van der Linde. Le siguieron en el podio dos Porsche, el Alegra de Michael Christensen y el Park Place de Jörg Bergmeister. Meritoria actuación del Mercedes de Bleekemolen y Ben Keating, que rozó el podio a pesar de montar neumáticos secos en la pista mojada al inicio.

Acaba así una nueva temporada del WeatherTech Sportscar Championship. García y Magnussen son los únicos campeones electos que han peleado por algo en Road Atlanta, después de los problemas de los hermanos Taylor y el Scuderia Corsa de Nielsen y Alessandro Balzan, más los dos accidentes del Performance Tech de French y O'Ward. La desaparición de Prototype Challenge ayudará a fortalecer una única y potente categoría de prototipos en 2018, dónde desembarcarán Mazda y Penske y en la que se espera una competición aún más reñida, complementada con dos clases de GT siempre emocionantes.

Lee a continuación: Van der Zande roba la victoria al final, García y Magnussen a un paso de la proclamación

  • M.A.

    Bravo Antonio. Siempre entre los mejores. Grandisimo!

  • OneCarlos

    Que la proxima temporada sea mas igualada, ESM necesita a otro piloto competitivo además de Derani (como se vió con Hartley), PR1 debe darle una temporada completa a Pla si quieren aspirar a algo y esperar como salen las modificaciones al Mazda de Joest y el Acura de Penske (que con el LMP2 estandar ya fueron competitivos).

  • Jacobo87

    Ay, si Antonio hubiera sido un poco más rápido en el Open Nissan... o simplemente no sido contemporáneo de FA.