CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

4 MIN

Las Asian Le Mans Series 2021, un campeonato diferente

Víctor Forner | 22 Feb 2021
asian-lms-1
asian-lms-1

Esta temporada de las Asian Le Mans Series ha sido muy diferente a todas las anteriores. La crisis sanitaria ocasionada por el Coronavirus ha provocado que la organización tuviera que adoptar un plan nunca antes visto para disputar el campeonato. Dejando a un lado los habituales circuitos de Shanghai, Chang y Sepang (junto con otros que habían visitado en tiempos recientes) la temporada se disputó íntegramente en los Emiratos Árabes Unidos. Cuatro carreras de cuatro horas de duración cada una en un espacio de una semana y visitando tanto el Dubai Autodrome como el circuito de Yas Marina fue la decisión adoptada. Unos días frenéticos tanto para los pilotos como para los equipos. Pero también una solución que reduce mucho los costes y eso atrajo a muchos equipos, teniendo una parrilla de 36 coches. 

LMP2: el jugoso premio de una plaza en Le Mans

Uno de los principales atractivos de las Asian Le Mans Series son las invitaciones disponibles para las 24 horas de Le Mans. El ganador de cada categoría (como mínimo) consigue una plaza automática para la categoría LMP2 (en el caso de los LMP2 y los LMP3) o para GTE Am (en el caso de los GTs). Esta temporada hubo cuatro equipos a tiempo completo con cinco coches en total. G-Drive se llevó el campeonato con el #26 de  Ye Yifei, René Binder y Ferdinand Habsburg. Este último fue la punta de lanza del equipo, logrando la pole en la última carrera y siendo una pieza clave en las dos victorias conseguidas, ambas en las dos primeras carreras.

Una mezcla entre ritmo y suerte podríamos decir, pues en la primera un toque entre Sean Gelael y Simon Trummer les dejó prácticamente la victoria en bandeja. El piloto indonesio, dentro del equipo JOTA, tuvo dos compañeros de altísimo nivel. En las primeras dos carreras en Dubai estuvo acompañado por Stoffel Vandoorne, mientras que en las dos de Yas Marina tuvo a su lado a Tom Blomqvist. Fue con el piloto británico con el que llegaron los éxitos, ganando las dos carreras que disputó con él con solvencia. El título se definió por tan solo tres puntos, gracias a una cuarta posición de G-Drive y a la última pole mencionada.

Pero sin duda la sorpresa de la temporada la dio el G-Drive #25 y más concretamente uno de sus pilotos, el argentino Franco Colapinto. Ganador de F4 española en el año 2019, era su primera experiencia en resistencia con tan solo 17 años. Pero eso no le impidió desde el primer momento echarse el equipo a la espalda, liderando el segundo Aurus acompañado por John Falb y Rui Andrade. Consiguió con solvencia las dos poles de Dubai, asombrando a todo el paddock y se hizo también con la primera en Yas Marina. El pleno se le escapó por 60 milésimas ante Habsburg, pero no quedó ahí. En carrera demostró una gran madurez y carrera tras carrera marcaba el ritmo de referencia de la categoría. Finalmente no pudo cosechar ninguna victoria, pero dejó con un gran sabor de boca y seguro que no tardarán los equipos en llamar a su puerta.

LMP3: Dominio de United Autosports y debut de Ginetta

United Autosports parece ser los últimos años el equipo de referencia en las categorías de prototipos. Allá donde va, la escuadra de Zak Brown domina firmemente y en estas Asian Le Mans Series no ha sido diferente. Contaban con tres coches en la categoría LMP3, que han acabado entre las cuatro primeras posiciones. El #23 de Wayne Boyd, Manuel Maldonado y Rory Penttinen ganó tres de las cuatro carreras, abandonando en la restante. La victoria en aquella ocasión fue para el Ligier #9 del equipo Nielsen Racing pilotado por Colin Noble y Anthony Wells, que acabó finalmente tercero del campeonato. También fue el debut del nuevo Ginetta LMP3, inscrito por ARC Bratislava, que no tuvo la mejor de las suertes siendo último en todas las carreras que terminó.

GT: Doblete de Porsche con presencia española

El equipo Precote Herberth se hizo con el título entre los GTs, ganando así una invitación automática para Le Mans. Ralf Bohn junto a los hermanos Renauer, Alfred y Robert, acabaron entre los cinco primeros en todas las carreras y fue esa regularidad la que les dio el campeonato. En segunda posición acabó el equipo GPX, gestionado con personal de Monlau, que logró dos victorias gracias al gran trabajo de Julien Andlauer. Pero unos problemas en la última carrera les privaron de lograr el título por un punto y medio. La tercera y cuarta posición del campeonato, que también da derecho a plaza en Le Mans, fuero para el equipo Rinaldi Racing y para Optimum Motorsport, que mostró un buen rendimiento con el McLaren 720S GT3 logrando dos podios.