Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

4 MIN

Audi regala la Sprint Cup de las Blancpain a Raffaele Marciello

Nürburgring albergó la última cita al sprint de las Blancpain GT Series y lo hizo con empate entre Raffaele Marciello por un lado y Alex Riberas y Christopher Mies por otro. Mercedes frente a Audi pues. Y el título se decantó a favor de los primeros después de que un fallo de frenos en clasificación complicara la tarea de la pareja de WRT y que posteriormente en la segunda carrera vieran cómo un compañero de marca se convertía en su peor rival.

Hubo invitados a la lucha por el título, pues el Lamborghini #63 se hizo con la pole para la primera carrera por delante del Lexus de Albert Costa y Christian Klien, que regresaba así al trazado donde debutó en Blancpain GT Series, y en la segunda clasificación marcó el tiempo de referencia el Mercedes #6 de Black Falcon. Si en la primera clasificación el Audi #1 salió favorecido al ser 3º frente al 9º del coche de Meadows y Marciello, en la segunda un accidente dejó a Mies y Riberas 14º con sus rivales por el título 2º.

En la salida Alex Riberas logró superar a Albert Costa, que pareció sufrir durante las primeras vueltas al volante de su Lexus. Pero poco a poco el coche nipón se fue poniendo a tono y empezó a acosar al Audi #1, hasta que un Safety Car por accidente del Ferrari 488 #39 neutralizó la prueba. En la resalida el Lamborghini #63 volvió a escaparse sin problemas mientras Costa acechaba a Riberas sin éxito. La lucha quedó sentenciada por las paradas en boxes, en las que el coche de Emil Frey empezó su declive.

Así, en manos de Christian Klien el coche #14 fue perdiendo posiciones mientras el Lamborgini #19 y el Audi #2 luchaban por el tercer escalón del podio y Raffaele Marciello remontaba, alcanzando finalmente el quinto puesto por delante del Lexus. Sin embargo el resultado final variaría tras la carrera. Primero el Lamborghini #63 vencedor recibió un drive through por una irregularidad en el uso del HANS por parte de Christian Engelhart, que acabó convirtiéndose en una exclusión de todo el fin de semana al descubrir los comisarios que intentaron destruir la tarjeta SD con las grabaciones de seguridad del interior del coche.

Alex Riberas y Christopher Mies heredaban así el triunfo y afrontaban la última carrera de la temporada con cierto colchón sobre Raffaele Marciello pero también con la obligación de remontar hasta el cuarto puesto tras el percance sufrido en clasificación si Marciello y Meadows se llevaban la victoria

Ya en la salida Mies logró meterse en zona de puntos y pronto recibió ayuda de algunos de los coches de WRT, con Robin Frijns reteniendo de forma polémica en la primera curva a Adam Christodoulou para que el coche #1 accediera al séptimo puesto mientras el Mercedes de Marciello marchaba aún segundo, tras el de Luca Stolz. Con las paradas en boxes, el Mercedes de Marciello y Meadows, ahora al volante, pasó al frente y Alex Riberas ascendió al quinto puesto, debiendo superar al Audi #66 de Attempto, en manos de Steijn Schothorst, para llevarse el título. Pero el neerlandés ignoró cualquier tipo de estrategia de marca y opuso resistencia máxima. Y con el tiempo agotándose, Riberas se lanzó, los R8 se tocaron y el español salió perdiendo al pinchar.

Así el triunfo de Michael Meadows y Raffaele Marciello dio la corona en Blancpain GT Sprint Series al italiano. Aún quedan por dilucidar la corona de Endurance y las GT Series absolutas, siendo el Circuit de Barcelona-Catalunya el escenario que las decida un año más.

Foto | Blancpain GT Series

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable