ESPACIOS
Cerrar CERRAR

Brad Keselowski consigue su tercera victoria consecutiva y amenaza con más

El extremo calor del desierto de Las Vegas ayudó a ver una primera carrera complicada en el playoff 2018 de la Monster Energy NASCAR Cup Series. Quizá las altas temperaturas  fueron los creadores involuntarios del caos que se vivió en Nevada, un animado festival de 12 cautions en el que varios pilotos de playoff vieron dilapidadas sus opciones de forma provisional. Brad Keselowski dio otra lección de paciencia y velocidad para sumar la victoria número 500 de Penske en toda su larga historia y su tercer triunfo consecutivo, algo que no había hecho antes y que le garantiza el pase a la segunda ronda de una lucha por el título muy igualada.

Joey Logano y Kyle Busch le quitaron el primer puesto al poleman Erik Jones, que acusó la primera toma de contacto con el playoff y perdió terreno con los líderes.  Logano y Busch se escaparon brevemente y fueron cazados por Kevin Harvick, que les superó sin demasiadas complicaciones. Ryan Blaney y Brad Keselowski no estaban en el top 10 y fueron los primeros en entrar en boxes, una ronda de paradas en la que Martin Truex Jr. adelantó a Harvick al realizar su detención un poco antes y reactivar su actuación con las gomas más nuevas del día.

Trevor Bayne se llevó un drive-through por pasarse de velocidad en el pit lane y no cumplió la sanción en las vueltas previstas, llevándose una exclusión momentánea hasta que realizó la penalización. Regan Smith, Michael McDowell y David Ragan alargaron sus paradas en boxes en busca de una bandera amarilla que no llegó. Logano se puso líder en una parada demasiado temprana y pronto le dejaron atrás Truex y Kurt Busch, chocando Aric Almirola y Blaney en una intensa pelea y pinchando Kyle Larson cerca del final del primer segmento. Truex venció esa primera parte por delante de Harvick, Bowman, Kurt Busch y Chase Elliott.

Ricky Stenhouse Jr. se pasó de velocidad en el pit lane y se accidentó en la misma resalida de camino a una caution inmediata. Alex Bowman había subido ocho posiciones en una remontada rápida e intentó atacar a Truex Jr. en la siguiente resalida, perdiendo el terreno justo para ser adelantado por Harvick, Keselowski y Logano; también perdió tiempo con una bolsa en su radiador. Ty Dillon impactó con el muro de la recta de meta en un peculiar pinchazo y dejó el neumático triturado en la pista camino a otra bandera amarilla, tras la cual Harvick perdió terreno e intentó remontar dentro del top 10.

Keselowski robó el primer puesto a Truex Jr. en boxes y lo mantuvo en una nueva resalida frente al de Furniture Row, que acabó por pasarle unas diez vueltas después gracia a una línea interior usada por pocos. Jamie McMurray era una de las sorpresas y se colocó de forma sólida gracias a una buena ejecución de la parte exterior del asfalto. Harvick fue ascendiendo hasta que pinchó en la curva 1 e impactó fuertemente con el muro, chocando Jones con él y  retirándose los dos de la carrera. Keselowski aguantó el liderato en la resalida a cuatro vueltas y ganó el segundo segmento por delante de Kurt Busch, Truex, Jimmie Johnson y McMurray.

Blaney se la jugó con dos neumáticos, a la vez que Bowman fue penalizado por tener un neumático fuera de su pit stall y Darrell Wallace Jr. reventó el motor de su Chevrolet justo antes de la resalida. Larson, McMurray y Bayne resalieron arriba y los Ganassi aguantaron en las dos primeras posiciones por poco tiempo, adelantados por Keselowski. El #2 había pasado a un Kyle Busch que también intentó variar su estrategia, hecho que le funcionó a corto plazo a pesar de perder tres posiciones. William Byron sufrió un pinchazo que le envió al muro de la curva 3 en otra caution provocada por unas frágiles gomas bajo el extremo calor en Las Vegas, con más de 50º en el asfalto.

Larson se coló en la pelea legítima por la victoria recuperando una vuelta después de su pinchazo al final del primer segmento y se intercaló entre los Penske de Keselowski y Logano. Truex Jr. resalió mal y se vio obligado a remontar de nuevo, aunque acabó adelantando a ambos Penske al tomar con fuerza el apron interior de la recta de meta. La fuga del de Furniture Row quedó interrumpida a falta de 56 giros por el pinchazo de Jamie McMurray, que perdió un neumático trasero en la entrada de la curva 3 cuando iba quinto. Elliott no pudo evitarlo y colisionaron de forma aparatosa, retirándose otro de los posibles protagonistas del playoff.

Logano cerró a Truex por el interior en otra resalida y Keselowski tomó el segundo puesto, pero el lento ritmo del #22 impedía que los coche de Penske se escapasen. Truex, Larson y Blaney siguieron como pudieron al dúo habitual del segundo equipo importante de Ford, que se tornaba en el más representativo ante las dificultades de Stewart-Haas. Truex pasó a Keselowski por el apron y se ponía segundo cuando Kyle Busch trompeó en solitario y paseó por la letal hierba de la recta de meta a falta de 35 vueltas. El de Gibbs tuvo suerte y no dañó el frontal de su Camry, continuando en carrera después de comprobar daños en el pit lane.

Penske ganó todas las paradas en boxes a Furniture Row y Keselowski relevó en el liderato a Logano, pero Larson adelantó al #2 y a Truex en un igualado 3-wide en la resalida y aguantó con un Ganassi que no siempre había destacado en la temporada regular. Larson y Keselowski tomaron un pequeño hueco sobre Truex y Logano, anulado por el trompo de un Denny Hamlin  que a diferencia de su compañero Busch sí trituró el frontal de su coche en meta y abandonó. Poco después, A.J. Allmendinger envió a Stenhouse al muro de la recta trasera y el de Roush chocó de forma seca contra el muro, aunque salió del coche por su propio pie.


Keselowski se fugó en varias resalidas y dejó atrás a Blaney y a un lento Larson que cedía frente a Truex y Logano. Hendrick añadió desastre a las retiradas de Byron y Elliott con una colisión entre Johnson y Bowman, que tuvieron que ir a boxes tras chocar con Kurt Busch; el descontrolado Johnson también tocó a Clint Bowyer. Los restos en pista que dejaron todos esos coches dieron paso a otra bandera amarilla, que aprovecharon los cuatro contendientes para reparar daños. Los tres Penske lideraban en la resalida a dos vueltas y el mal arranque de Blaney permitía el paralelo entre Logano y Keselowski por la victoria.

No iba a durar mucho la alegría: Ragan tocó a su compañero McDowell en la curva 3 y ambos perdieron el control de sus Ford, desaprovechando Front Row una oportunidad de oro. Kurt Busch, Matt DiBenedetto y Ross Chastain no pudieron evitarles en diferentes lados de la pista. La bandera roja intervino para limpiar el circuito de la suciedad y líquidos que habían depositado los cinco accidentados. Por entonces, cuatro pilotos de playoff habían abandonado y la mitad de los contendientes estaban más allá del top 20. El resto estaban en el top 10, algunos de ellos con daños de incidentes anteriores.

El Overtime resultó calmado y Keselowski se escapó para ganar su tercera carrera consecutiva. Le siguieron Larson, Truex, Logano y Blaney. Almirola y Kyle Busch salvaron un buen día y otro desastroso siendo sexto y séptimo respectivamente, cerrando Daniel Suárez, Ryan Newman y Paul Menard el top 10. Austin Dillon finalizó 11º, con top 20 para Regan Smith (en sustitución de Kasey Kahne), Corey LaJoie, J.J. Yeley y Landon Cassill en coches de zona trasera. Bowman salvó un 19º lugar, Johnson fue 22º y Bowyer 23º. Los demás contendientes quedaron más allá del top 30 y deberán remontar o buscar victorias en Richmond y el rutero de Charlotte.

Foto de Héctor Sagués

Héctor Sagués

Cargando...