Cadillac y Penske luchan a mitad de carrera, Antonio García sin gasolina como líder de GTLM

 | 

Llegó a su fin la primera mitad de carrera de las 24 horas de Daytona, una edición con más incidencias que un gris 2018 y con pelea bonitas en tres de las cuatro categorías. La caída mecánica de los Mazda ha permitido un duelo estratégico y en pista entre los Cadillac de Wayne Taylor Racing y el Action Express #31 contra los dos Acura de Penske, en una parrilla de Prototipos dañada por las bajas. GT Le Mans presenta una igualdad espectacular entre sus cinco fabricantes, aunque Frédéric Makowiecki dio cierta ventaja a Corvette y a Porsche gracias a los problemas de un remontador Antonio García. Y en GT Daytona distintos coches y pilotos de élite tenían opciones de vencer una categoría abierta.

Will Owen perdió una rueda en su Juncos en la entrada de la chicane y dio paso a la séptima caution en la continuación de la noche de pesadilla para la escuadra de IndyCar en su debut en resistencia. Renger van der Zande se dedicó a tapar los huecos que buscaba Castroneves en la resalida, llegando a mantener el paralelo en la pequeña curva posterior a la primera. Pipo Derani y Simon Pagenaud se acercaron a Castroneves y por en medio se les coló Jordan Taylor, relevo de Van der Zande, que no solo les adelantó sino que permitió la fuga de Alexander Rossi.

Derani y el menor de los Taylor ejecutaron un ritmo difícil de seguir que les permitió asaltar las posiciones de los Penske en boxes. Rossi y Montoya no encontraron ritmo inmediato para seguir a los Cadillac en sus relevos, aunque disponían de un cierto colchón ante la gran distancia sobre el Mazda de Jonathan Bomarito, quinto clasificado a una vuelta de los líderes. CORE Autosport perdió seis giros respecto a los líderes con un problema en el cambio de su Nissan, siguiendo en carrera el Action Express #5 a 15 vueltas y el Juncos a 38 giros.

Nada cambió en una aún más calmada LMP2 de apenas cuatro coche y solo dos útiles en lo más alto de la clasificación, el dúo de DragonSpeed. Ni siquiera figuraban en la misma vuelta, ya que el #18 de Sebastián Saavedra, un correcto Ryan Cullen y un veloz Pastor Maldonado tenía un giro de ventaja sobre el #81 de unos discretos James Allen, Ben Hanley y Nicolas Lapierre que no parecieron recuperarse de la colisión con sus compañeros de equipo horas antes. El Performance Tech de Kris Wright les seguía a seis lejanas vueltas.

Marcel Fässler fue líder de una apretadísima GTLM con el #4 hasta ser adelantado por el #911, sin duda el mejor coche de la categoría. Makowiecki, Patrick Pilet y Nick Tandy pilotaron de forma brillante y encabezaron el doblete de Porsche junto al recuperado Mathieu Jaminet en el #912. Fässler y García les seguían, mientras Miguel Molina solo podía ser séptimo. La presión de García surtía su efecto y el madrileño conseguía adelantar a Makowiecki poco antes de mitad de carrera, situándose líder antes de quedar parado sin gasolina tras encabezar una pelea con los Porsche, el Corvette #4, el BMW #24, el Risi y el Ford #66 en un total de 10 segundos.

Bryan Sellers y Rolf Ineichen pusieron en la zona alta de GTD a dos de los Lamborghini más tranquilos que se aprovecharon de una buena gestión de paradas. Jens Klingmann y Jeroen Bleekemolen seguían en la parte delantera con el BMW #96 y el Mercedes #33, dos de los coches que mantuvieron el tipo en cuanto a ritmo en toda la primera mitad de carrera. Hasta doce coches estaban en la vuelta del líder, entre ellos algunos problemáticos como el Audi #8 y el Porsche #9 e irregulares como el Ferrari #63 de Toni Vilander, el Lexus #14 o el Audi #29. El Lexus de Townsend Bell (líder hace horas), el Acura femenino, el Audi de Alex Riberas y el Ferrari #13 de la pole position eran algunos de los doblados que se mantenían como podían.

Lee a continuación: Fernando Alonso sube el ritmo en Daytona al final de la tercera hora