CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

6 MIN

Chase Elliott logra su primera victoria en la Cup Series en un final de infarto

Héctor Sagués | 8 Ago 2018
chase-elliott-victoria-nascar-watkins-glen-2018
chase-elliott-victoria-nascar-watkins-glen-2018

El drama es habitual en Watkins Glen, escenario de una carrera repleta de acción en la Monster Energy NASCAR Cup Series. Uno de los trazados ruteros más conocidos de Estados Unidos no falla en su cita con el stock car y el evento es una fiesta que culmina un fin de semana bonito en las afueras de Nueva York. El momento bonito se vivió aún mejor con la primera victoria de Chase Elliott, no por esperada menos bella. El piloto de Hendrick consiguió al fin quitarse de encima su mal fario particular y sumó su primer triunfo en la Cup Series en su carrera número 99 en el campeonato, tan solo el segundo de Chevrolet en lo que va de un año dominado por Ford y Toyota.

Denny Hamlin y Kyle Busch salieron bien desde la primera fila, aguantando el ataque inicial de un agresivo Elliott que estuvo a punto de ponerse líder en las Esses y perdió dos posiciones en el Inner Loop. Hamlin y Busch se tocaron en paralelo en la segunda vuelta y Busch acabó poniéndose líder en la llegada a la larga curva 5, pasando Martin Truex Jr. a Elliott por el tercer puesto. Joey Logano golpeó a Kyle Larson en pleno efecto acordeón en la curva 5 y abandonó después de que sus mecánicos cometiesen un error al llevarlo al garaje sin saber que estaban bajo advertencia mecánica, yendo a boxes A.J. Allmendinger con daños similares.

Tardó poco en salir la primera caution por un golpe de Ryan Blaney a Aric Almirola en la última curva. Kyle Busch y Truex Jr. se escaparon de Hamlin, que taponaba a un veloz Elliott a la vez que David Ragan trompeaba en la curva 1 pero retomaba la marcha tras llevarse por delante a Ricky Stenhouse Jr. La estrategia formó parte del consumo de gasolina y muchos pilotos delanteros realizaron su primera parada al final del primer segmento, entre ellos Kyle Busch, Hamlin, Elliott, Erik Jones, Larson y Blaney. Truex prefirió seguir en pista y ganó el primer segmento por delante de Jimmie Johnson, William Byron, Michael McDowell y Brad Keselowski.

Kyle Busch y Hamlin volvieron a ponerse en la primera fila y en esa ocasión sí que se les coló Elliott entre medio. El de Hendrick empezó a atacar de forma desmedida al de Gibbs, en busca del liderato para consolidar una estrategia agresiva que apenas tardó tres giros en completarse. El público presente aplaudió el movimiento de Elliott, piloto bastante reconocido en la Cup Series y con un padre campeón y muy popular en los años 80 y 90. Procedió a escaparse el ex campeón de la Xfinity Series en la primera posición, mientras Truex Jr. iba remontando después de la parada obligatoria y alcanzaba el top 5.

Los otros pilotos que habían entrado en boxes al final del primer segmento apenas rondaban el top 15, incluyendo un dañado Allmendinger que arañó el top 20 a duras penas. Los puntos en juego fueron más importantes en el segundo segmento y ninguno de los líderes entró en el pit lane para sumar los siempre importantes puntos de Stage, tan solo Clint Bowyer y Kurt Busch pasaron por boxes en busca de un movimiento que le ayudase a entrar al top 10. Elliott mantuvo detrás a Kyle Busch y le ganó el segundo segmento, siguiéndoles Hamlin, Jones y Truex.

Tampoco entraron esos pilotos punteros en la caution reglamentaria, buscando el máximo apuro a su depósito en una clara estrategia a dos paradas. Elliott patinó en la salida de la primera curva y Kyle Busch recuperó el primer puesto. Ryan Newman trompeó en la curva 6 pero evitó la bandera amarilla al sacar rápidamente su Chevrolet de la grava. No se despegaron Busch y Elliott, que se siguieron manteniendo el medio segundo de distancia mientras Kasey Kahne dañaba a Paul Menard con un toque en la curva 6. Poco después, Matt DiBenedetto quedó detenido en el Inner Loop con un incendio y la caution obligada hizo que los pilotos ajustasen aún más su consumo.

El estrecho pit lane se cobró ciertos daños en atropellos de los mecánicos de Elliott y Hamlin, que no sufrieron heridas graves aunque se llevaron buenos golpes por parte de sus pilotos. Hamlin fue sancionado por llevarse neumáticos pero Kyle Busch salió aún peor parado al no recibir gasolina en su repostaje por un problema con un modulador que permite que el combustible entre en el depósito. El #18 resalió 31º y se enfrascó en una valiosa remontada a la vez que, Kurt Busch, Truex Jr. y Austin Dillon intentaban seguir a Elliott. La ajustada caution también hacía que los equipos mirasen de reojo el consumo de sus coches.

Los Ford quedaban relegados por ritmo en una escena poco habitual en 2018 debido al dominio de Stewart-Haas, adelantando Jones y Daniel Suárez a Kurt Busch por el tercer lugar. Kyle Busch alcanzó el top 10 en solo ocho vueltas y se fue con un ritmo inigualable a por más posiciones. Matt Kenseth trompeó en el Inner Loop, relanzó su coche y evitó una caution al no chocar con el muro por milímetros. Kevin Harvick iba décimo sin ninguna importancia vital en el orden de carrera, situación distinta a la vista habitualmente por el campeón de 2014, al menos por delante de perjudicados como Hamlin y un Johnson trompeado por Allmendinger.

Truex mantuvo su distancia con Elliott por debajo del segundo y medio y empezó a acercarse al líder en las últimas 15 vueltas, buscando que el piloto del #9 se pusiera nervioso como en otras ocasiones lo habían hecho él mismo, Kyle Busch, Larson o Logano. Truex se asomó en varios lugares, incluyendo en una curva 6 dónde Austin Dillon estuvo a punto de dejar empanzado su Chevrolet. Dillon era el único ganador de Chevy en 2018, en la ya lejana Daytona 500 y Elliott aguantó para retomar la senda del triunfo del fabricante de Detroit cuando Truex se quedó sin gasolina a falta de media vuelta.

Chase Elliott logró de forma dramática una victoria esperada que ha tardado demasiado en llegar pero que le sabrá igual de bien aún sin poder hacer el burnout de costumbre al quedarse sin gasolina. Truex pudo llegar a meta segundo, seguido de un colosal Kyle Busch que acabó tercero después de resalir 31º; Suárez y Jones completaron el top 5 delante de los dos Ganassi. Byron fue octavo de forma sólida, remontando Hamlin (13º), Allmendinger (15º) y Almirola (22º) sus distintos inconvenientes. Entre los doblados finalizaron los accidentados Ragan, Austin Dillon, Menard, Kenseth y Johnson.