Desde Mazda admiten tener poco interés en los DPi híbridos

 |  @X3Humberto  | 

Nelson Cosgrove, jefe de Mazda Motorsport, comunicó que la empresa japonesa no está convencida de introducir motores híbridos en sus DPi porque consideran que todavía hay mucho margen de mejora en sus actuales propulsores, además, la diversidad siempre ha caracterizado a la IMSA y en este caso los DPi 2.0, por imposición de un reglamento, serían casi iguales. La condición para asumir un programa híbrido pasaría primero por analizar los costos y luego por lo que representaría este cambio para Mazda a nivel comercial.

Hace algunas semanas atrás, Mark Kent, director de General Motors Racing, manifestó que Cadillac no tiene mayor interés en los prototipos híbridos porque su producción comercial apunta hacia motores totalmente eléctrico. Cadillac eliminó sus modelos híbridos de sus catálogos, así que no le ven mayor sentido invertir recursos para competir con unos propulsores que no van a poder comercializar.

En teoría, el tren motriz híbrido planteado para la IMSA será estándar y estará por el orden de los 100 mil dólares. La aproximación a esta tecnología facilitaría una integración con los Hypercars del Campeonato Mundial de Resistencia. Hasta allí todo luce muy bien, pero es en la práctica donde creen los de Mazda que todo se va a complicar. Según Masahiro Moro, CEO de Mazda Norteamérica, sus ingenieros saben cómo controlar motores de combustión interna y motores eléctricos por separados, pero mezclar ambos y esperar que funcionen perfectamente puede originar varios problemas, principalmente porque todavía la empresa Multimatic está trabajando en el motor Mazda MZ Turbo de 2 litros y cuatro cilindros.

Para Crosgrove, las reglas planteadas para la nueva generación de los DPi apuntan más a la FIA y al ACO que a la misma IMSA. El enfoque actual, con Mazda, Cadillac y Acura como marcas involucradas en los prototipos aún luce interesante para desarrollar. Lanzarse a la aventura de rivalizar contra los Hypercars y en medio aplicar una Balance of Performance podría terminar con los DPi 2.0 de forma prematura porque se estaría tratando de algo nuevo y no de una derivación de los actuales DPi.

En palabras de Nelson Cosgrove:

Creemos que el enfoque DPi 1.0 es el correcto, el paquete DPi de 2022 es un proyecto diferente, por eso vamos a evaluar dónde está eso. Sentimos que un motor ICE es lo mejor, pero si se tratara de introducir un sistema híbrido con especificaciones de serie habría que ver si es bueno para la categoría, de ser así lo apoyaremos. Pero hasta ahora nuestra posición es no involucramos en una guerra de gastos en tecnología híbrida.

Vía | Sportcars365

Lee a continuación: Ezequiel Pérez Companc estará con su nuevo equipo y un Mercedes-AMG GT3 Evo en la GTWC

  • M.A.

    Es que si la marca, comercialmente, no apuesta por la hibridación, o no lo tiene claro del todo, no tiene sentido meterse en una competición hibrida.
    El programa de una marca en competición es para promocionar publicitariamente su producto. Si tiene poco o nada que ver uno con la otra, la poca "coartada" o excusa que pueda tener el programa de competición se pierde. Se pierde el sentido de la competición, y hasta se pervierte...
    Por otra parte la tecnología hibrida creo que la mayoría pensamos que es una tecnología de transición. Un apoyo para optimizar las últimas etapas de los motores a hidrocarburo. Ello quiere decir que las marcas que se decidan por ella, o ya deben tenerla operativa, o casi. La marca que se piense mucho si "hibridarse" o no, ya habrá perdido el tren.