El dominador de la primera temporada del WTCR y sus «pinitos» en las Subidas de Montaña [Vídeos]

 |  @fernischumi  | 

En más de una ocasión hemos hablado de que la disciplina de la montaña se ha convertido en un bonito cajón de sastre. Durante años hemos visto cómo tanto modelos de rallyes como de circuitos han disfrutado de una segunda vida competitiva sobre el asfalto de las carreteras empinadas de toda Europa, llegando a ver un precioso espectáculo heterogéneo en el que monoplazas provenientes de Fórmula 2, Fórmula E se han mezclado con GT3, vehículos de DTM con incluso viejas glorias de los rallyes como el Audi Quattro S1 o el Lancia Delta S4.

Ahora, en plena efervescencia del reglamento TCR, no puede sorprender a nadie que uno de los grandes protagonistas de esta categoría se haya dejado ver en una Subida de Montaña. Concretamente fue en Italia, uno de los bastiones de este tipo de competición, donde la Cividale Castelmonte Hillclimb vio como debutaba sobre su recorrido el auténtico dominador de la Copa del Mundo de Turismos 2018.

Aunque si bien es cierto que no parece que las características del Hyundai i30 N TCR sean la más adecuadas para este tipo de competición, el bonito sonido del motor 2.0 turbo rebotando en las paredes de la montaña con sus 340 CV son suficiente excusa como para poneros las evoluciones de Claudio De Cecco al volante del tracción delantera de la firma coreana. El resultado fue la décima posición dentro de la categoría E1-3000+ que dominó el Subaru Impreza WRX STi de Mauro Soretti.

Lee a continuación: Hyundai anuncia los fichajes de Augusto Farfus y Nick Catsburg para el WTCR 2019