Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
WEC
Logo Icon

3 MIN

El Mundial de Resistencia sigue siendo atractivo para Toyota

La papeleta de Toyota en las próximas semanas es complicada. Sin Porsche en la categoría LMP1 del Mundial de Resistencia su presencia en este certamen está en duda, como es lógico. Al fin y al cabo, como comentó Rob Leupen en una charla a la que asistió mi compañero Iván Fernández en Nürburgring, “para participar en un campeonato tienes que tener rivales”. Pero en un análisis frío de la situación no parece que haya hoy por hoy mejor escenario en competición para la marca japonesa que Le Mans y el Mundial de Resistencia con un LMP1.

Como los rumores sobre Porsche ya existían durante el fin de semana de las 6 Horas de Nürburgring, a Leupen se le preguntó abiertamente sobre la estrategia en competición de la casa japonesa y el interés en otros proyectos. Y el belga no rehuyó esas preguntas, asegurando que la competición "tiene un rol preponderante a la hora de intentar crear mejores coches. Lo que aprendemos aquí, o en WRC, o en el Dakar, o en Super GT, es que podemos utilizar las carreras para fabricar mejores coches, para enseñar a tus empleados, para usarlo como herramienta de marketing o para mostrar hacia dónde va la tecnología. Para Toyota es una manera de aprender y mostrar cómo la empresa busca siempre mejorar sus productos". Además defendió que participar en WRC y WEC es una buena mezcla.

Por supuesto que en Toyota miran la Fórmula E de reojo, pero por encima de todo tiene que haber un vínculo entre lo que ves en la calle y en el circuito. Y ante su apuesta clara por los híbridos, sólo un LMP1 les permite perfeccionar esa tecnología: "ahora damos feedback sobre cosas como emplear un motor turbo junto a un sistema híbrido, algo que quizá tengamos en la calle dentro de unos años. Son cosas que hacemos hoy para el futuro que todo el mundo puede observar". Precisamente eso es lo que impide que por el momento en TMG valoren otras vías, como el DTM o la categoría GTE del propio Mundial de Resistencia: sin la posibilidad de mostrar tecnología, su interés es menor. Eso sí, Leupen no descartó que el programa GT3 de Lexus dé pie a futuras declinaciones dentro de los reglamentos de GT...

¿Quiere decir eso que la presencia de Toyota en LMP1 está asegurada? La última palabra la tendrá Japón y en ello también influirán las expectativas de que una gran marca se lance a por Le Mans (parece que el reglamento 2020 ha gustado en Peugeot más de lo que podríamos imaginar), pero AUTOhebdo ya ha dejado caer que no es descartable un programa reducido en 2018 con participación de los TS050 en Spa, Le Mans y Fuji. Al fin y al cabo Toyota ya ha sido campeona del mundo y sólo aspira ya al premio gordo. Sería una lástima no tener LMP1 oficiales en el resto del campeonato, pero el WEC sigue teniendo pilares sólidos.

Foto | Toyota

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable