Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

3 MIN

El V8 todavía está vigente en Daytona

Desde la introducción de los DPi en la IMSA WeatherTech SportsCar Championship en el año 2017, el Cadillac DPi-V.R ha ganado todas las ediciones de las 24 Horas de Daytona, un hecho significativo si se toma en cuenta que el prototipo es impulsado por un motor LT4 de ocho cilindros aspirado de 5.5 litros, cuando el automovilismo deportivo se ha inclinado hacia otro tipo de propulsores y tecnología. Pero lo cierto es que el V8 fabricado por General Motors y preparado por Richard Childress Engines (ECR) estableció un nuevo récord de distancia al registrar 833 vueltas, el anterior era de 808, lo que indica que la fórmula del V8 todavía mantiene vigencia.

El Cadillac DPi-VR es básicamente un chasis Dallara P217 impulsado por un motor V8 LT4, mismo que Cadillac instala en sus modelos comerciales CTS-V y Escalade, lo que concede una idea del concepto del prototipo que ha dominado Daytona en cuatro ocasiones consecutivas, en tres ediciones con Wayne Taylor Racing y en la otra con Action Express. Para Richard Gilmore, presidente de ECR, no ha sido tarea fácil adaptar el motor a la carrera porque en el 2018 la IMSA redujo la cilindrada del V8, pasando de 6.2 litros y 378 cc a 5.5 litros y 336 cc, así que no solamente el desafío ha estado en extraer más potencia sino también en mantener la confiabilidad.

Es allí donde entra la experiencia de ECR, empresa que también fue parte importante del éxito alcanzado por el Corvette Daytona Prototype con el motor LS9. Explicó Gilmore que es un orgullo preparar motores cuya potencia y capacidad de respuesta sea inigualable en este tipo de carreras. En teoría presenta muchas desventajas con respecto a sus rivales porque es más pesado y consume más combustible, pero en la práctica ha resultado ser la mejor opción si se quiere ganar en Daytona. Para destacar está el hecho de que el mismo motor será revisado y si no encuentran mayores problemas será el mismo que se utilizará en Sebring.

En palabras de Richie Gilmore:

Estoy muy orgulloso de todos los que trabajan en ECR y del esfuerzo que se puso en esta carrera. Estar asociado a los ganadores de las 24 Horas de Daytona por cuarto año consecutivo es una hazaña enorme. La carrera fue muy dura y puso a prueba nuestros motores durante más de 24 horas, pero es una gran sensación cuando podemos decir que desempeñamos un papel importante para que los Cadillacs corrieran con éxito. Felicitaciones a Wayne Taylor Racing por su gran carrera.

Vía | ECR Engines

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable