Gunnar Nilsson Memorial Trophy 1979: Alan Jones se impone en la carrera de F1 contrarreloj

 |  @alexgarciagv27  | 

Hoy nos salimos un poco del guión en nuestro repaso a las carreras no puntuables de Fórmula 1 para centrarnos en un evento no puntuable que en ningún caso fue organizado como una carrera. El Gunnar Nilsson Memorial Trophy de 1979 cuenta con el honor de ser la única cita de la categoría reina en haberse disputado únicamente como contrarreloj, sin carrera tradicional programada. De esta forma, el vencedor era simplemente el piloto que lograra el tiempo más veloz en el número de vueltas estipulado e igual para cada participante. En este evento celebrado como homenaje al piloto sueco Gunnar Nilsson, la victoria fue para Alan Jones en la primera competición de Fórmula 1 en Donington Park. Aunque el circuito había sido recientemente restaurado y se usaba para carreras de Fórmula 2 y Fórmula 3 y para pruebas de Fórmula 1, no sería hasta 1993 que acabaría teniendo lugar un Gran Premio puntuable para el Campeonato del Mundo.

La historia del evento es tan triste como bonita, a su manera. Después del fallecimiento de la estrella rutilante Gunnar Nilsson a causa de un cáncer testicular a finales de 1978, Tom Wheatcroft quiso realizar un homenaje a la altura del sueco. En 1977, Wheatcroft había logrado completar la restauración del circuito de Donington Park, usado en la época anterior a la Segunda Guerra Mundial, que estaba cerca de su lugar de nacimiento. Puesto que el Reino Unido ya tenía la Race of Champions y el BRDC International Trophy, la FIA y el British Racing Drivers’ Club no dieron permiso para que Donington tuviera una carrera. Pero Wheatcroft no cesó en su empeño y respetando la letra de la norma, organizó un evento de Fórmula 1 bajo el formato de una competición de contrarreloj para coches de la categoría reina. Como disculpa por ‘fastidiarle’ la idea, el BRDC ayudó con la organización. Así, con la ‘excusa’ del homenaje a Nilsson, Wheatcroft promocionaría también la Donington Grand Prix Collection, un museo-circuito que llegó a estar entre las mejores colecciones de Fórmula 1 del mundo. Adicionalmente, se realizó también una carrera para los BMW M1 Procar y pruebas de turismos y Fórmula 3. Todos los beneficios irían para la Gunnar Nilsson Cancer Foundation, creada por el propio piloto, tal y como había sucedido con la Race of Champions de 1979.

El evento, disputado el día 3 de junio de 1979, se celebró en el recién estrenado Donington Park con 3.150 metros de longitud. En cuanto a pilotos y equipos inscritos, al final fueron los menos tras una inscripción inicial decente que fue decreciendo a pesar de contar con equipos del mundial y del certamen británico en un principio. Lotus mandó a Mario Andretti con un Lotus 80 aunque el equipo trajo un 79 como repuesto. Brabham inscribió a un Niki Lauda que a falta de pocos días aseguró tener compromisos que atender que le impidieron estar en pista. Al final, el equipo de Bernie Ecclestone puso a Nelson Piquet en pista, ayudado por el hecho de tener previsto participar en la cita de los M1 Procar. El brasileño disputó la última competición oficial del Brabham BT46B con ventilador trasero, para deleite de los aficionados. James Hunt fue el elegido por Wolf para participar en el nuevo WR8, mientras Alan Jones era el gran favorito al volante del cada vez más competitivo Williams FW07. Finalmente, Arrows permitió que Rupert Keegan (amigo de Gunnar Nilsson) pudiera participar en el homenaje al estar sus dos pilotos habituales en otras competiciones (el mismo fin de semana se disputaban los 1000 kilómetros de Nürburgring, hecho que disminuyó la inscripción en gran medida). Keegan estuvo al volante de un A1B.

De esta forma, al final eran solo cinco los pilotos participantes en el evento competitivo, aunque la organización abrazó la idea de día de exhibición para traer a coches y pilotos de otros tiempos para el disfrute del público. Así, más allá de las competiciones de otras categorías y la esperada contrarreloj de los Fórmula 1, hubo varias demostraciones de coches antiguos de la categoría reina. Entre ellos se encontraron un Tyrrell 006 con Jackie Stewart, un Mercedes W125 con Juan Manuel Fangio, un BRM P25 con Dan Gurney y un Cooper T59 con Denny Hulme. Sin ser pilotos actuales, dos de ellos habían disputado carreras apenas un lustro antes y los históricos vehículos contribuían a un ambiente festivo. Puesto que, más que una carrera, el evento buscaba ser una celebración y homenaje para Gunnar Nilsson, el hecho de contar con menos coches de lo esperados no era un gran problema, aún cuando los equipos británicos habían prometido más de lo que acabaron ofreciendo.

Los cinco pilotos participantes tenían una sesión matinal de entrenamientos libres en los que se podían marcar registros que contabilizarían para el orden de salida por la tarde. Empezando por el piloto más lento por la mañana hasta el más rápido, cada coche tendría cinco vueltas en solitario al circuito de Donington. La idea era emular las sensaciones de las clasificatorias de las 500 millas de Indianápolis, aunque solo la mejor vuelta contaba en este caso en lugar de hacer una media. Así, la primera vuelta era de calentamiento y las tres siguientes estaban para marcar tiempos, antes de un giro de desaceleración y vuelta a boxes. Por la mañana, la suspensión del Lotus 80 se rompió, impidiendo que el nuevo modelo pudiera ser usado por la tarde. Así, Mario Andretti tuvo que competir en el evento final con el Lotus 79 de la pasada temporada que había sido usado en la mayor parte de 1979. Por lo demás, los otros pilotos no tuvieron mayores problemas y salieron con los coches con los que se habían inscrito.

El primer piloto en salir a pista en la ‘sesión’ final fue Rupert Keegan. El de Arrows no logró batir el récord del circuito, en manos de Brian Henton en un March de Fórmula 2 el año anterior. Keegan se quedaba con un decepcionante 1:05.09, a casi dos décimas del mejor tiempo allí. Tras el británico, su compatriota James Hunt fue el segundo en realizar su intento. El campeón del mundo de 1976 pilotó el Wolf WR8 con habilidad y logró mejorar el registro obtenido por la mañana. Su tiempo era de 1:02.54, firmando el récord de Donington Park. Cuando Hunt se bajó del coche, nadie lo sabía aún excepto el propio piloto pero justo en aquel momento se acabó la carrera deportiva del que había sido el héroe automovilista británico de la segunda mitad de la década. Desde principios de año se conocía su decisión de retirarse al terminar 1979 pero el mal rendimiento del equipo Wolf hizo que tomara la decisión de dejar las carreras tras el Gran Premio de Mónaco, aunque solo lo anunció después de terminar el Gunnar Nilsson Memorial Trophy. En un principio, Hunt se había planteado no participar pero con el apoyo dado en público, no quiso manchar su imagen solo por no subirse al coche.

Posiblemente fue un acierto, pues con lo poco que le costó estar en Donington, ello le permitió cerrar su etapa como piloto de carreras con buen sabor de boca. Ello se debe a que los siguientes pilotos en salir a pista no lograron batir el registro de Hunt. Nelson Piquet fue el tercer piloto en realizar sus vueltas, El brasileño usaba el monoplaza que había pilotado John Watson en Suecia el año anterior y el problema para él era que nunca lo había probado nunca. Además, el BT46B usaba el motor Alfa Romeo de generación anterior en configuración Flat 12 en lugar del nuevo V12. De esta forma, su registro de 1:03.61 no sorprendió a nadie. El cuarto piloto en rodar fue Mario Andretti, con el Lotus 79 después del percance sufrido en el 80 por la mañana. El campeón en título logró un tiempo de 1:02.67 que era más lento que lo que había logrado por la mañana. De esta forma, a falta del último piloto por salir, Hunt ocupaba la primera posición. Pero lógicamente, todo cambió con la llegada de Alan Jones y el Williams FW07 que había competido en el Gran Premio de Mónaco apenas una semana antes (y con Clay Regazzoni segundo en la otra unidad).

Alan Jones marcó un tiempo de 1:01.37 y ello fue más que suficiente para llevarse la victoria por delante de James Hunt y Mario Andretti. Curiosamente, las tres vueltas rápidas del australiano le habrían servido para ganar y cada una fue mejor que la anterior. Por lo demás, Donington Park recibió un total de 20.000 espectadores en un día que también vio a Nelson Piquet llevarse la carrera de los BMW M1 Procar y a Martin Brundle ganar la carrera de turismos BMW. Frank Sytner ganó la carrera de Sports 2000 y en la Fórmula 3, el irlandés Mike Roe batió a Roberto Guerrero en una carrera que contó con presencia española gracias a un Jorge Catón que fue sexto. Para la Fórmula 1, llegaba a su fin un día bonito pero extraño con el único evento competitivo en formato contrarreloj y la última competición no convencional de la historia de la categoría hasta la llegada del Trofeo Indoor de Bolonia entre 1988 y 1996.

Gunnar Nilsson Memorial Trophy 1979 – Donington Park

Pos.Dorsal (*)PilotoEquipoMáquinaTiempo
1(27)Alan JonesWilliams Grand Prix EngineeringWilliams FW07 – Cosworth1:01.37
2(20)James HuntWalter Wolf RacingWolf WR8 – Cosworth1:02.54
3(1)Mario AndrettiMartini Team LotusLotus 79 – Cosworth1:02.67
4(1)Nelson PiquetParmalat Racing Team (Brabham)Brabham BT46B – Alfa Romeo1:03.61
5(29)Rupert KeeganArrows Racing TeamArrows A1B – Cosworth1:05.09

(*) Se refiere a los números presentes en los coches. Formalmente no hubo dorsales en la inscripción.

Lee a continuación: Nicholas Latifi ejercerá en 2019 de piloto reserva para una prometedora Williams