Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

3 MIN

Honda no quiere excusas; la IndyCar debe ser híbrida en el 2022

Ante la postergación de varios eventos y la demora de la IndyCar en establecer las pautas definitivas de lo que será el reglamento técnico de 2022, Ted Klaus, presidente de Honda Performance Development, manifestó que en la sede de la empresa, ubicada en California, han estado trabajando en un prototipo de motor de nueva generación, diseñado y construido según lo convenido en el 2018, así que no desea cambios de última hora con la excusa del COVID-19 o cualquier otra. Klaus sostiene que la IndyCar debería introducir la tecnología híbrida completa y no el motor de combustión interna primero y el sistema híbrido un año después, tal como se ha asomado en las últimas semanas.

Explicó Klaus que han avanzado con el prototipo y estima que en un plazo de varios meses la unidad de potencia produzca 900 caballos con muy buena fiabilidad. Según su criterio, la introducción del motor híbrido en la categoría no debe esperar porque se están quedando atrás en innovación y eso afecta los intereses de todos los involucrados en el campeonato, en el caso de Honda, poseen un amplio catálogo de coches comerciales híbridos y eléctricos por lo que creen que la IndyCar le está restringiendo posibles ingresos por conceptos de marketing y patrocinio.

Argumentó que la idea de que el motor de combustión funcione una temporada y posteriormente se le adapte el sistema híbrido traerá muchos problemas porque se debe tomar en cuenta que posiblemente habrá que rehacer ciertos elementos del motor. Eso sería un desperdicio de tiempo y de dinero. Si bien desconoce el proyecto de Chevrolet, indicó que en el prototipo de Honda el sistema híbrido está instalado en un extremo del cigüeñal, allí van todas las cargas, de allí que esperar un año para hacer el acople será como diseñar un nuevo motor, en el sentido de que no se sabrá si hay otras variables en las cargas del cigüeñal o si las vibraciones que produce la torsión incide de forma negativa en el funcionamiento.

Entiende que los estragos que ha causado el COVID-19 han afectado los diversos programas porque muchas fábricas se han paralizado, pero la IndyCar sigue avanzando, está activa, y así como el campeonato avanza también deben progresar los anuncios sobre el futuro de la serie

En palabras de Ted Klaus:

Creemos que la unidad de potencia híbrida impulsará a la IndyCar hacia el futuro. Tenemos nuestro prototipo en funcionamiento, según las reglas establecidas en el 2018, así que no queremos que se anule lo programado. Hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo en el desarrollo del nuevo motor.

Vía | Racer