Hyundai busca rematar el WTCR 2018 en Macao

 |  @eloy_eg  | 

La antepenúltima y penúltima citas de la Copa del Mundo de Turismos 2018 no fueron excesivamente brillantes para el coche dominador de la temporada, el Hyundai i30 TCR, pero no por ello la marca coreana llegará este fin de semana a Macao con menos opciones de llevarse el título. De los siete aspirantes con opciones matemáticas, cuatro están al volante de un i30, incluyendo los tres primeros. Gabriele Tarquini partirá como favorito, llegando también con opciones Pepe Oriola.

El trazado urbano de Wuhan, ya empleado parcialmente por el CTCC en temporadas anteriores, fue el escenario de la segunda cita china del campeonato. Y en ella dominaron los TCR de VAG, con Audi y Cupra destacando en las primeras posiciones mientras los Hyundai se hundían en el fondo del pelotón entre escasas prestaciones por los recortes de la Balance of Performance, averías e incidentes. Así, las dos poles fueron para los Audi de WRT, con Jean-Karl Vernay y Gordon Shedden al volante, obteniendo Mehdi Bennani con su Volkswagen la de la segunda carrera mediante inversión de parrilla.

La primera carrera fue muy tranquila para Vernay pese a la aparición del Safety Car por un accidente en el pelotón tras un grosero error de cálculo de Tom Coronel, imponiéndose con claridad frente a Pepe Oriola y Gordon Shedden, que presionó al español en los últimos compases. A las puertas del podio se quedó Yann Ehrlacher, pero una sanción postcarrera por saltarse la salida le terminó dejando fuera de los puntos y desaprovechando el desastre de Hyundai.

En la segunda carrera vimos bastante más lucha, pues aunque Bennani mantuvo la punta, un error de Ma Qing Hua permitió progresar a Pepe Oriola, que llegaría a ser segundo antes de perder ritmo y verse superado por Aurélien Comte y Nathanaël Berthon. Los dos franceses presionarían sin éxito a Bennani, llegando incluso el de Peugeot a colocarse en cabeza pero de manera un poco sucia y levantando el pie para evitar sanción alguna. Oriola fue cuarto, seguido de los Audi de Vernay, Vervisch y Panis, quedando fuera de carrera Shedden tras un accidente al principio de la misma que no evitó que tomara la salida desde la pole en la tercera manga.

Ahí el escocés sufrió de lo lindo para obtener su primer triunfo del año, al sufrir hasta un ataque con una barrera de ruedas que embistió Denis Dupont en sus intentos por acceder al liderato de la prueba. Pero finalmente el antiguo campeón del BTCC lideró el triplete de Audi por delante de los belgas Frédéric Vervisch y Dupont. Otro Audi, el de Berthon, fue quinto, colándose entre ellos tan sólo Esteban Guerrieri, mientras que Pepe Oriola acabó sexto en uno de sus fines de semana más regulares del año.

En Japón las prestaciones fueron aún más locas y presenciamos una auténtica revolución entre los pequeños, con Peugeot y Alfa Romeo sobresaliendo. Pese a que Hyundai recuperó bastante en Suzuka, Aurélien Comte y Kevin Ceccon firmaron las poles, cayéndole a Pepe Oriola la de la carrera con inversión de parrilla. La parrilla para la primera carrera quedó además alterada por media docena de sanciones de tres puestos en la misma a raíz de los intentos por no dar rebufos a la competencia y las vueltas abortadas. Se vieron así penalizados hombre clave como Tarquini, Björk, Michelisz, Guerrieri, Ehrlacher y Scheider. Tampoco estuvo exenta de líos la segunda sesión, toque entre Guerrieri y Muller incluido: ambos quedaron fuera de la siguiente ronda.

La arrancada de Comte en la primera carrera fue perfecta, pero el galo poco pudo hacer para defenderse de un Alfa Romeo atómico en manos de Ceccon, que le adelantó en la vuelta 2 y ya no dejó escapar la victoria. Un toque de Björk con Shedden forzó la salida del Safety Car, pero ni eso evitó el triunfo italiano en Suzuka, seguido de los franceses Comte y Muller. Seis coches distintos (Alfa, Peugeot, Hyundai, Honda, Volkswagen y Audi) ocuparon los seis primeros puestos, con Pepe Oriola y su Cupra 10º.

Poco le duró la punta a Oriola en la segunda carrera, pues Rob Huff le superó en la salida justo antes de que saliera el Safety Car por un toque entre Bennani y Guerrieri que dio con el argentino en la escapatoria. Norbert Michelisz fue progresando y tras adelantar a Dupont por el tercer escalón del podio se aproximó a Oriola, si bien debió conformarse con el tercer puesto tras el catalán. Panis, Tarquini y Ceccon acabaron tras ellos a la espera de ser protagonistas en la última carrera del fin de semana.

Y es que aunque Ceccon salía desde la pole, Gabriele Tarquini le robó la cartera y le superó llegando a la primera curva, lo cual permitió también a Ehrlacher y Comte adelantar a su compatriota. Pero el Alfa Romeo estaba pletórico ese fin de semana, logrando recuperar dos posiciones durante la siguiente vuelta… para recibir una sanción de cinco segundos por no colocarse correctamente en parrilla. Así, aunque adelantó a Tarquini y cruzó meta primero, la victoria recayó en el líder del campeonato, que amplió así su ventaja. Ceccon sería tercero, también tras Comte. En una pelea de medio pelotón apasionante Pepe Oriola iba camino del sexto puesto, pero recibió un drive through por saltarse repetidamente la chicane de final de vuelta justo antes de que se desatase el caos absoluto con Guerrieri, Muller o Michelisz de víctimas.

Todo ello permite a Gabriele Tarquini llegar a la última cita del año con un colchón cómodo, de 39 puntos sobre Yvan Muller y 53 sobre Thed Björk, siendo Oriola, Vernay, Guerrieri y Michelisz los otros pilotos con opciones matemáticas de corona. Difícil, pero Macao siempre es una locura. Mucho más apretada está la lucha de equipos, con las dos estructuras Hyundai (BRC e YMR) separadas por sólo 8 puntos.

Foto | FIA WTCR

Lee a continuación: Dos por uno. Hyundai desarrollará un Veloster N TCR sobre la base del i30 existente