Jaguar y su Fórmula E a por el récord 'eléctrico' de una Subida de Montaña histórica

 |  @fernischumi  | 

Se ha convertido en habitual el que veamos a vehículos de distintas categorías realizar apariciones en escenarios fuera de su situación de confort. Hasta ahora, la Fórmula E no había sido ajena a este tipo de exhibiciones, llegando a rodar en aeropuertos, el círculo Polar Ártico o incluso en una carrera frente a un guepardo. Sin embargo, el próximo mes de agosto será su primera aparición en un tipo de carreras en las que los monoplazas han dejado entrever en más de una ocasión que pueden convertirse en imbatibles.

Concretamente será en una Subida de Montaña británica, La Shelsey Walsh Hillclimb, en la que ya en el pasado hemos visto vehículos Open Wheel lanzarse a toda velocidad en su recorrido de apenas veinte segundos marcado por su estrechez y por la presencia de suciedad que supone el tener tan cerca la zona verde. El equipo Panasonic Jaguar ha decidido ser la gran estrella invitada de la 113ª edición de la prueba, con Mitch Evans haciendo de maestro de ceremonias al volante del I-TYPE 2.

Seguramente no es el terreno en el que más competitivo se pueden mostrar los monoplazas eléctricos del campeonato creado por Alejandro Agag y sus socios, y al contrario que el prototipo de Volkswagen para Pikes Peak, seguro que echará de menos la tracción total que le hubiera permitido aprovechar al máximo todo el par que produce este tipo de tecnología de propulsión. Lo que está claro es que no será una salida únicamente de exhibición tal y como han comunicado los responsables de la carrera, tratarán de batir el récord... eléctrico. Para ello, tendrá que superar el tiempo del Tesla de Neville Rollason de 37,30 segundos. El récord absoluto, en propiedad de Martin Groves con su GWR Raptor, es de 22.86 segundos. Sin duda, la meta no parece demasiado ambiciosa.

Lee a continuación: Paul di Resta y Pietro Fittipaldi probarán con Jaguar en Marruecos