ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

3 MIN

James Allison considera que las altas temperaturas afectan demasiado al W15

Tras advertir que la escudería Mercedes arrastra problemas de correlación, James Allison, director técnico de la escudería, evaluó varias situaciones el pasado fin de semana en Australia y a partir de allí sospecha que las altas temperaturas pudieran ser la causa del bajo rendimiento del W15. Explicó que en todas las carreras se ha presentado el mismo patrón, durante las primeras pruebas libres las sensaciones son positivas, pero en la medida que la pista caliente, el monoplaza deja de ser competitivo.

En sesiones frías el coche va bien, pero al elevarse la temperatura ambiental en el circuito, en la pista y en los neumáticos, la respuesta del monoplaza ante las exigencias de los pilotos no es la esperada, los tiempos por vueltas suelen ser más lentos y no se manifiesta progreso en ningún ámbito. Indicó Allison que esta particularidad se incluye entre los problemas de correlación puesto que no se consideró la alta temperatura ambiental como un elemento que comprometiera en gran parte el rendimiento del monoplaza.

En tal sentido, en Mercedes están dispuestos a realizar una serie de pruebas para evolucionar el monoplaza, en esta ocasión apuntando a resolver un problema que ha sido identificado. Se buscará un equilibrio térmico entre la zona delantera y la trasera del W15, utilizando para ello avanzados programas informáticos de simulación. También se volverán a analizar la aerodinámica y las característica de la suspensión para determinar si están contribuyendo a acentuar el problema. En términos de tiempo, no es capaz de asegurar que el trabajo sea rápido porque también podría complicarse dependiendo de los factores involucrados.

En palabras de James Allison:

Nuestra competitividad disminuye cuando en la pista hace mucho calor. Los tiempos en los que hemos estado en nuestro mejor momento han sido en las sesiones más frías y eso nos da algunas pistas sobre lo que tenemos que hacer para progresar a partir de ahí. Pero entre la FP3 y la clasificación en Melbourne, no hubo cambios en la configuración. Estamos empezando a ver surgir un patrón: la mayoría de los fines de semana tenemos un período en el que nos sentimos bien con el coche, pero luego en las sesiones de la clasificación y en la carrera todo se nos escapa.

Vía Nextgen Auto

Cargando...