JDC-Miller obra el milagro en Watkins Glen, Antonio García obtiene su mejor resultado del año

 | 

Las 6 horas de Watkins Glen marcan el ecuador del Weathertech Sportscar Championship y suelen dar espectáculo e incertidumbre. No decepcionó la edición de 2018, que vio dominios rotos por varias cautions y un inigualable ganador nuevo en el Oreca de JDC-Miller. Stephen Simpson se sacó de la chistera un mágico adelantamiento final que le sirvió para ganar junto a Mikhail Goikhberg y Chris Miller. Dirk Müller y Joey Hand se impusieron con el Ford GT en GTLM, por delante de Antonio García y Jan Magnussen, mientras que Markus Palttala apareció de la nada para vencer en GTD junto al gentleman Don Yount y al joven Dillon Machavern.

Colin Braun obtuvo la pole position pero CORE Autosport cedió la primera posición en parrilla para poner a Jon Bennett al principio y quitarse de encima el tiempo que el gentleman driver debía pilotar, siendo relegados a la cola. Paul di Resta salió primero y fue rápidamente superado por Dane Cameron, tardando apenas unos metros en surgir el primer incidente: Tristan Vautier trompeó en las Esses en paralelo con Felipe Nasr y recuperó su coche cruzado. Scott Sharp cruzó el Nissan de ESM, lo recuperó y lo volvió a perder, chocando con Vautier y dejando a ambos coches trompeados. Todo el pelotón de GTs se las arregló para esquivar el Nissan #2 y el Cadillac #90.

Vautier, Sharp y Nicolas Lapierre en el Nissan #22 entraron en boxes para reparar daños, llevándose todos ellos un drive-through por parar con el pit lane cerrado. El francés complicó aún más la carrera del Spirit of Daytona al intentar ser doblado por segunda vez por el líder Cameron, cerrando por el exterior de la curva del Toe (dentro del Boot interior del trazado), yéndose al muro y dañando la parte trasera del Cadillac. Stephen Simpson voló bajo con el JDC-Miller, pasando al Ligier de Gustavo Yacamán y al Penske de Ricky Taylor y superando a Di Resta poco antes de empezar la primera ronda de paradas.

Sharp perdió una pieza del Nissan que cayó en la pequeña recta entre las curvas 1 y 2 después de los pit stops, provocando una caution que permitió a los GT realizar sus calmadas primeras detenciones. Los Ford dominaron inicialmente en GT Le Mans, escapándose Richard Westbrook y Joey Hand del ordenado grupo de los Chevrolet, Porsche y BMW. Tommy Milner y Antonio García fueron cazados por Earl Bamber y Patrick Pilet. Jack Hawksworth defendió su pole position en GT Daytona por delante de Kyle Marcelli, que estableció el doblete de Lexus al adelantar a Christopher Mies.

Entre los pocos cambios de posición en boxes, Laurens Vanthoor pasó a los dos Corvette, Nick Tandy se coló entre Oliver Gavin y Jan Magnussen y Lawson Aschenbach se interpuso entre los Lexus pilotados por Mario Farnbacher y Dominik Baumann. Baumann perdió tiempo con un pequeño problema que le hizo ir lento y le obligó a irse al garaje, circunstancia parecida a un Ryan Dalziel que rompió el motor de un #2 desafortunado. Simpson era segundo entre los dos Penske y empezó a recibir la presión de Ricky Taylor al estar a punto de llevarse al Mercedes de JC Perez a la salida del Inner Loop.

Tandy siguió a Vanthoor y dejó atrás a los Corvette para luchar con su compañero en Porsche y con los Ford. René Rast padecía un problema eléctrico que le dejaba lento con su Mazda, entrando en boxes Bennett tras un stint tranquilo y dejando su asiento a un Romain Dumas llegado desde Pikes Peak. Peor le fue a Sheldon van der Linde, que dejó sin gasolina el competitivo Audi de Montaplast by Land-Motorsport cuando iba líder provisional de GTD sin haber hecho su segunda parada; el sudafricano relanzó el coche después de perder dos minutos.

Los Porsche de GTLM aceleraron el ritmo en pista y en el pit lane, pasando Pilet y Bamber al Ford #66 y presionando al recién subido Ryan Briscoe. Pilet aprovechó el rebufo de un Prototipo para adelantar a Briscoe y ponerse líder de categoría, cazándoles Dirk Müller con el #66. Cameron y Ricky Taylor hicieron un triple stint inicial sin fallos para Penske, dejándoles un buen coche y posición en pista a los ex IndyCar Juan Pablo Montoya y Hélio Castroneves. Ryan Eversley pinchó un neumático con el Acura #69 y Andrew Davis hizo lo propio en el Audi #44; ambos evitaron la aparición de una bandera amarilla llevando sus coches a un muro previo a la primera curva y al pit lane, respectivamente.

Otros problemas incluían el toque entre Romain Dumas y Justin Marks en el Acura líder de GTD y los múltiples problemas mecánicos del BMW #24. Marks tuvo que irse al garaje pero no era el único líder que perdía tiempo, ya que Castroneves solo tardó diez vueltas en regresar al pit lane para retirar la cubierta motor de su Acura; el brasileño perdió tres giros y se llevó un drive-through por pasarse de velocidad en el pit lane. Pilet disponía de 13 segundos de margen en GTLM sobre Bamber, que pasaba a Briscoe con un toque en el Inner Loop y relegaba a los Ford por ritmo ante la superioridad de Porsche.

La pelea en GTD era más intensa, ya que David Heinemeier Hansson era primero aguantando a los dos líderes del campeonato, el Acura de Katherine Legge y el Lamborghini de Bryan Sellers. Legge acabó superando al danés y le dejó a merced de Sellers, que tardó cinco vueltas más en adelantarle. Mario Farnbacher sustituyó a Heinemeier y se aproximó a Legge. Ambos fueron relegados por la buena estrategia del equipo Riley, que empujó al máximo con Luca Stolz al volante y puso al alemán en cabeza de la categoría a mitad de carrera antes recibir una sanción por tener las ruedas patinando en una parada.

El Acura #6 de Montoya tenía un amplio margen de 50 segundos sobre el United Autosports pilotado por Bruno Senna, demostrando Penske su potencial ante el día irregular de Action Express y de Wayne Taylor Racing. Joel Miller provocó una nueva caution al tocarse con Braun e irse al muro del tacón del Boot, dejando restos de su coche en el asfalto. El Ferrari #63 de la Scuderia corsa sufrió un incendio en boxes, cubierto por una nube de extintor y con su piloto Cooper MacNeil ileso y sin perder la vuelta con los rivales. Los Corvette ganaron en boxes lo que perdieron los Porsche, situándose Oliver Gavin, Briscoe y García en el podio de GTLM.

García adelantó por el exterior del Inner Loop a Briscoe, atrapó y rebasó a Gavin, dejando a Briscoe, Bamber, Tandy y Hand juntos entre ellos. Oswaldo Negri se fue al muro del Boot después de un empujón de Mike Conway con el Action Express, que le provocó un pinchazo que también se llevó Frankie Montecalvo en el segundo Scuderia Corsa. Senna y Braun batallaron por el liderato provisional con la parada de Cameron y mantuvieron el duelo después de sus detenciones con Di Resta relevando al brasileño en el United Autosports. Los doblados intervinieron de forma involuntaria y Braun se llevó por delante al escocés, que se llevó un roce entre chasis y neumático que le hizo entrar en boxes para evitar un pinchazo.

Nasr aprovechó los problemas ajenos para imprimir más ritmo y ponerse segundo absoluto tras adelantar a Renger van der Zande. Los Ford de GTLM alargaron sus últimas paradas, saliendo Müller segundo entre los Corvette y presionando a Magnussen por la victoria en la última hora. Legge y Van der Linde pelearon duramente en GTD, cerrando la piloto inglesa todos los huecos en busca de la victoria y del liderato por puntos del campeonato. Madison Snow y Bleekemolen se aproximaban al dúo y Van der Linde adelantó a Legge por la primera posición (y tomando un margen de ocho segundos).

Andy Lally se llevó el segundo pinchazo del Audi #44, dejando muchos restos de la goma que dieron paso a otra bandera amarilla que estableció todas las distancias por gasolina. Simpson realizó una maniobra espectacular y adelantó a la vez a Montoya y a Jordan Taylor para ponerse líder. Albuquerque, Nasr, Di Resta, Trummer y Dumas querían su dosis de acción y seguían al trío de cabeza, subiendo puestos el ex de Force India y el ganador de Pikes Peak para situarse tercero y cuarto. Se quedarían Di Resta y Dumas luchando por un preciado podio del cual se alejaron los Cadillac de Taylor, Albuquerque y Nasr, que habían estado lejos todo el día.

Un Mazda molestó al líder Simpson, que perdió la distancia adquirida y se defendió de Montoya en los últimos diez minutos de carrera. Tomó un hueco el sudafricano y le dio así la victoria a un exultante equipo JDC-Miller, Dumas le robó la segunda posición a Montoya en la línea de meta. Di Resta acabó cuarto y descolgado, seguido de Taylor, Albuquerque, Nasr y Trummer. Los Mazda, el Penske #7 y el Spirit of Daytona acabaron a varias vueltas con accidentes, roturas y problemas de distinto tipo, en un mal día para ESM (dos retirados muy pronto).

GT Le Mans quedó descafeinada en su final y Müller tomó una distancia de tres segundos después de una buena última parada para darle el triunfo a Ford. García fue segundo y Pilet tercero, asegurando la presencia de tres marcas distintas en el podio. En GT Daytona hubo un cambio: se las prometían felices en el Montaplast by Land-Motorsport pero Van der Linde se llevó un stop and go de 60 segundos por parar en boxes con el pit lane cerrado, una sanción que no cumplieron a tiempo y les supuso un drive-through añadido. Markus Palttala sumó la victoria en un gran stint final, seguido del Acura de Álvaro Parente y del Lamborghini de Sellers.

Lee a continuación: La IMSA no puede hacer más para intentar nivelar a los DPi con los LMP2