Johan Kristoffersson se va de vacaciones con su tercera victoria del año

 |  @fernischumi  | 

El Mundial de RallyCross también superaba el ecuador de la temporada este fin de semana y se iba de vacaciones en el que es sin duda uno de los trazados más espectaculares del calendario. Holjes es una gran fiesta, tanto para aficionados como para los pilotos. La cita sueca perdía uno de sus grandes atractivos cuando Mattias Ekström se veía obligado a competir en Norisring renunciado a ejercer su condición de local.

Johan Kristoffersson tomaría el testigo y de paso se iba al parón del verano (el mundial volverá el primer fin de semana de agosto en Trois-Rivieres) con un buen colchón de puntos sobre el jefe de EKS RX y su compañero en el equipo PSRX, Petter Solberg. A los pilotos suecos habituales, entre los que nos encontramos también a Timmy Hansen, había que sumar en esta ocasión a los dos pilotos de Olsbergs MSE en el GRC, Sebastian y Oliver Eriksson, los cuales tomaban dos unidades del Ford Fiesta ST Supercar del equipo para competir en la que para ellos también era la prueba de casa.

Con todo ello, el nivel en pista era muy alto, en un circuito en el que la estrategia con la Joker Lap tiene gran incidencia en los tiempos y en el que la primera curva supone un embudo importante en el que sólo entra un coche. En estas condiciones, nos encontramos a muchos de los favoritos fuera de los 12 mejores. Posiblemente el más damnificado era el equipo de Mattias Ekström, el cual ponía a Reinis Nitiss como segundo piloto para sumar puntos de cara al mundial, así como la llegada de Per Gunnar Andersson a la unidad del piloto del DTM.

El fin de semana fue completamente para olvidar en el caso del EKS RX, quedando por primera vez todos los coches (este año son tres unidades) fuera de las semifinales, algo que no sucedía desde mayo de 2015. Junto a PG, Topi Heikkinen y Reinis Nitiss, también caían Kevin Hansen, Guy Wilks y Oliver Eriksson, mientras que Johan Kristoffersson, con dos victorias y dos segundos puestos, pasaba a la fase final liderando la clasificación intermedia por delante de Petter Solberg y Sébastien Loeb.

La primera de las semifinales era dominada desde el primer metro precisamente por Kristoffersson. Loeb trataba de seguir el ritmo del sueco, sin embargo, este hacía brecha desde la primera vuelta y el alsaciano debía pasar a defender su segunda plaza de Timmy Hansen y Ken Block, ambos con una estrategia de Joker Lap muy temprana. No habría cambios y el estadounidense se quedaba fuera de la gran final junto a Timerzyanov y un inspirado Niclas Grönholm que estrenaba patrocinadores.

En la segunda de las dos carreras previas, la clave estaba en la salida, concretamente en el cajón de la pole, en el que Petter Solberg se quedaba clavado después de que el semáforo se tornara verde y perdía cualquier opción de superar el corte. El noruego trataba de recuperar a la desesperada, sin embargo, se encontraba con el tapón de Timo Scheider y hasta ahí llegaba su recuperación en una carrera ganada por su compatriota, Bakkerud y seguido por Kevin Eriksson y Janis Baumanis.

En la gran final, Kristoffersson estaba decidido a conseguir su tercera victoria del año y así dar un golpe sobre la mesa en el campeonato. Los Peugeot 208 WRX tomaban en la primera vuelta la Joker Lap, dejándonos sin saber si Timmy Tenía algo más de ritmo que Loeb para tratar de poner en aprietos al Volkswagen Polo GTI Supercar. No habría mucha más historia y Ktistoffersson celebraba la victoria frente a sus compatriotas al más puro estilo Petter Solberg a pesar de estar renqueante de su lesión producida en Hell por un accidente con uno de sus mecánicos. El Volkswagen sigue evolucionando y se está mostrando como el mejor coche del mundial y a la espera de nuevas soluciones heredadas del Polo WRC 2017. Sin duda el sueco se ha convertido en el hombre a batir.

En el resto de categorías, Dan Rooke frenaba la racha victoriosa de Cyril Raymond, mientras que Artis Baumanis se apuntaba el triunfo entre los S1600 y Anton Marklund hacía lo propio entre los competidores del Euro RX Supercars. El sueco está demostrando que el paso atrás dado ha sido lo correcto, liberándose de la presión y demostrando su talento

Clasificación final en Holjes 2017:

1. Johan Kristoffersson (VolkswagenPolo GTI)
2. Andreas Bakkerud (Ford Focus RS)
3. Sébastien Loeb (PEUGEOT 208 WRX)
4. Timmy Hansen (PEUGEOT 208 WRX)
5. Kevin Eriksson (Ford Fiesta)
6. Janis Baumanis (Ford Fiesta)

Clasificación de pilotos tras siete pruebas:

1. Johan Kristoffersson (VolkswagenPolo GTI), 181 puntos
2. Petter Solberg (Volkswagen PoloGTI), 150 puntos
3. Mattias Ekström (AudiS1), 143 puntos
4. Sébastien Loeb (PEUGEOT 208 WRX), 125 puntos
5. Andreas Bakkerud (Ford Focus RS), 124 puntos
6. Timmy Hansen (PEUGEOT 208 WRX), 121 puntos
7. Ken Block (Ford Focus), 77 puntos
8. Timo Scheider (Ford Fiesta), 67 puntos
9. Kevin Eriksson (Ford Fiesta), 64 puntos
10. Timur Timerzianov (Ford Fiesta), 60 puntos

Clasificación de equipos tras 7 pruebas:

1. Volkswagen PSRX, 331 puntos
2. Team Peugeot Hansen, 246 puntos
3. EKS Audi, 201 puntos
4. Hoonigan Racing Division, 201 puntos
5. MJP Racing Team Austria, 142 puntos
6. STARD, 104 puntos

Lee a continuación: Ricky Stenhouse Jr. sale indemne de una carrera de récord