Josef Newgarden y Scott Dixon ganan en un fin de semana de IndyCar muy movido en Detroit

 |  @eloy_eg  | 

Dejando atrás Indianápolis y con movimiento en los despachos las IndyCar Series se desplazaron hasta Detroit para la tradicional cita doble en el parque de Belle Isle. Una prueba importante dado el peso de esta ciudad en la industria automovilística de Estados Unidos, la participación de Roger Penske en su organización y su visibilidad por televisión en abierto. Y lo cierto es que no defraudó por mucho que las victorias recayeran en dos de los grandes nombres del campeonato, Josef Newgarden y Scott Dixon.

Debido al particular formato del fin de semana las sesiones de clasificación se celebraron por grupos y en la del sábado Alexander Rossi marcó la pauta con un registro dos décimas mejor que el de Scott Dixon dentro de su mismo grupo y seis décimas más veloz que el de Josef Newgarden, que liderando su grupo pasó a ocupar el segundo puesto en parrilla. Patricio O'Ward destacó tras perderse la Indy 500 logrando un valioso séptimo puesto en la clasificación.

Sin embargo una fuerte tormenta cambió el panorama de cara a la primera carrera, que arrancó con retraso y se disputó con límite de tiempo. Con hora y cuarto por delante y sobre una pista muy delicada se lanzaron los monoplazas de la IndyCar, que pronto empezaron a protagonizar pequeños incidentes, viéndose afectados pilotos como Zach Veach Matheus Leist o Patricio O'Ward. Pero ello no coartó las ansias de adelantamientos, viéndose unas primeras vueltas muy movidas hasta que Marco Andretti apostó por calzar slicks. La maniobra parecía una genialidad estratégica, pues cualquier bandera amarilla le permitiría colocarse al frente de la prueba... pero el periodo de Caution provocado por Ed Jones llegó con Josef Newgarden y algún piloto más en boxes y Dirección de Carrera temerosa de adulterar el curso de la carrera dejó el pitlane abierto, sin beneficio por tanto para quienes más arriesgaron.

Quien sí aprovechó la situación fue Newgarden, ahora líder mientras su compañero Will Power sufría una nueva desgracia al perder una rueda saliendo de boxes. A Alexander Rossi le tocaría atacar al de Penske, mientras que Scott Dixon intentó seguir su estela y cometió un raro error al tocar un muro interior y acabar contra las protecciones, debiendo abandonar. Su compañero Felix Rosenqvist parecía bien situado para alcanzar el podio, pero como ocurrió en Indianápolis apareció Takuma Sato en el momento justo para ser agresivo y hacerse con el tercer puesto, mientras Newgarden contenía con éxito a Rossi y se alzaba así con el triunfo.

El tiempo mejoró mucho de cara al domingo pero ello no evitó que viéramos la pista mojada... debido a una misteriosa fuga de agua que afectó al segundo grupo de clasificación. Pero los comisarios lograron arreglarlo todo tras una bandera roja y ello permitió a Josef Newgarden batir esta vez a Alexander Rossi a una vuelta, invirtiéndose así los roles en primera fila y con una segunda sorprendente: Zach Veach y Colton Herta.

No hubo incidentes entre los hombres de cabeza en la salida pero sí montonera más atrás, al producirse varios toques (Pagenaud empuja a Power, que toca a Rosenqvist...), sufrir un trompo Max Chilton y quedarse ahí también con él Tony Kanaan y Simon Pagenaud. Temerosos por el rendimiento del compuesto rojo de Firestone, buena parte de la parrilla entró a cambiarlos con la bandera amarilla, dejando a Scott Dixon al frente. A Newgarden y Rossi les tocaba adelantar en pista para evitar que el neozelandés se marchase, aunque éste no tardó en sufrir la degradación de sus gomas, permitiendo a Santino Ferrucci (que salió con goma dura) acceder al liderato. Y Dixon volvió a tener la suerte de los campeones: justo cuando entraba a parar se mostró bandera amarilla por un accidente entre Spencer Pigot y Sébastien Bourdais al pretender el estadounidense entrar en boxes cuando el francés buscaba el adelantamiento, lo cual mantuvo en la pomada a Dixon, que se colocó 9º y con una estrategia distinta al resto.

Newgarden y Rossi seguían siendo favoritos pese a que Ferrucci siguió al frente al optar por no parar. Pero sus opciones se fueron al garete cuando James Hinchliffe salió de boxes por delante de ellos, intentó defender posición con los dos amenazantes y todos se fueron largos. Newgarden iba directo contra el muro, Hinchcliffe parecía salvarse pero Rossi le remató, siendo este último quien pudo retomar rápidamente la marcha mientras los otros dos quedaban enganchados. La consecuente bandera amarilla mató a Santino Ferrucci y devolvió el liderato a Scott Dixon, seguido de Marcus Ericsson. Las cosas pintaban muy bien para el sueco, pero una nueva bandera amarilla al detenerse Hinchcliffe de nuevo en pista le obligó a defenderse de Will Power en la resalida a once vueltas del final.

Mientras un sueco brillaba, otro se estrellaba. A seis vueltas del final Felix Rosenqvist perdía el control de su monoplaza en la primera curva, con la dirección afectada por un toque previo con Takuma Sato. Para preservar el final de carrera los comisarios optaron por sacar bandera roja. Ello nos dejaba con un final al sprint, en el que Dixon acertó con la resalida y se fue directo a por el triunfo, dejando a Ericsson sólo ante el peligro. Pero el de Sam Schmidt aguantó por delante de Will Power y los Andretti de Hunter-Reay, Rossi y Marco Andretti.

Pese al accidente en la segunda carrera Josef Newgarden es líder de la general con 15 puntos de ventaja sobre Rossi y 25 sobre Pagenaud, muy discreto este fin de semana. Scott Dixon se queda a 52. La IndyCar no para y este mismo fin de semana visitará Texas Motor Speedway.

Foto | IndyCar Series

Lee a continuación: Montoya, Cameron, Hawksworth y Heistand repiten victorias en un caos habitual de IMSA en Detroit