Kasey Kahne regresa a la senda de la victoria en un festival de accidentes

 | 

Ya es oportuno que nuestro compañero Eloy Entrambasaguas muestre una verdad innegable en cuanto a la ausencia de público en Indianápolis con la Brickyard 400 para que la Monster Energy NASCAR Cup Series dé allí una de las carreras más locas y variadas de la temporada. Una masacre de 14 cautions y menos de la mitad de coches en meta es lo que se vio en Indy, dónde Kasey Kahne rompió otra mala racha en 2017 al conseguir su décimo octava victoria (su primera desde agosto de 2014).

Kyle Busch logró sacarle un cuarto de segundo a la competencia en la sesión de clasificación y extendió su dominio en las primeras diez vueltas, llegando a sacar tres segundos a Martin Truex Jr. Jimmie Johnson subió de la última a la 24ª posición tras reemplazar su palanca de cambios y Kyle Larson también ascendió en el pelotón antes de la aparición de la primera caution, fruto del accidente de Corey LaJoie en la vuelta 10. Al poco se desplegó la bandera roja por culpa de la aparición de truenos seguida de una intensa lluvia que paró el evento durante casi dos horas.

Chase Elliott sufrió problemas mecánicos justo antes de la competition caution prevista para la vuelta 30, retirándose poco después con el motor sin vida útil. Kyle Busch ganó el primer segmento con Truex Jr. pegado en el enésimo doblete de Toyotas. Les siguieron los Ford de Ryan Blaney, Kevin Harvick y Joey Logano. Larson era 8º tras salir 25º y Johnson acabó 9º después de partir en la última posición, con los pilotos de Ganassi y Hendrick en ascenso continuo en un circuito propicio para las remontadas a corto y largo plazo.

J.J. Yeley y David Ragan se tocaron en la resalida del comienzo del segundo segmento, dejándose Ragan su participación en la carrera en el muro interior de la curva 2. Durante esa caution, algunos pilotos de la zona media entraron en boxes y llenaron sus depósitos con gasolina suficiente para acabar el segmento, un problema que en teoría afectaría a los punteros. Yeley pincharía un neumático diez giros después, retirándose a su vez de la cita del Brickyard y provocando una nueva bandera amarilla.

Dale Earnhardt Jr. volvió a abandonar una cita de la Cup Series en la siguiente resalida, al golpear a Trevor Bayne y reventar el motor de su Chevrolet en medio de un grupo agitado. Erik Jones y Ryan Blaney encabezaron un pelotón de ocho coches que siguió en pista pero ambos serían rebasados por Kyle Busch y Truex Jr., dominadores del evento y los dos primeros clasificados del segundo segmento. Blaney y Jones acabaron tercero y cuarto respectivamente, aunque fueron cazados por Harvick y Matt Kenseth en la parte final de esa segunda etapa.

Truex Jr. tomó el liderato en la parada en boxes del final del segundo segmento, intercambiando los roles con Kyle Busch pero ambos un paso por delante del resto hasta que Ricky Stenhouse Jr. se fue al muro en la salida de la curva 2 al intentar pasar a Johnson. La ventaja de los líderes era tal que asumieron un riesgo innecesario: Busch tomó el exterior de Truex Jr. en la resalida y el de Furniture Row patinó al intentar mantenerse por delante. Se tocaron ambos en dirección al muro de la primera curva, quedando Busch sin la parte trasera de su Camry y Truex Jr. con el suyo incendiado.

Harvick y Kenseth se pusieron líderes ante la retirada de los principales contendientes del evento, pasando el de Gibbs por el interior al de Stewart-Haas al mantenerse en paralelo en las curvas 1 y 2. Blaney y Logano fueron los primeros de los líderes en pasar por boxes, a falta de 29 vueltas. Les siguieron Clint Bowyer y Denny Hamlin, que sirvieron de referencia un giro antes de las detenciones de los líderes Kenseth y Harvick. La mayoría del pelotón de cabeza pasó por el pit lane pero aún quedaban 14 coches por realizar su última parada.

Brad Keselowski, Johnson y Kahne alargaron al máximo sus paradas en un intento fútil al haberse detenido en la vuelta 102, al final del segundo segmento. Trevor Bayne, Michael McDowell y Aric Almirola eran los tres primeros que pararon en la caution del accidente de Busch y Truex Jr. y optaban a la victoria si podían ahorrar gasolina de forma adecuada y veloz ante el empuje de Kenseth y Harvick. Kenseth adelantó a todos los rivales por posición en 15 vueltas a la vez que Bayne aguantó el chaparrón de recorte de tiempo.

La estrategia de Bayne, McDowell, Almirola y demás pilotos se fue al garete a falta de 12 giros, con un fuerte accidente grupal: Paul Menard patinó en el interior de la curva 4 intentando adelantar a Danica Patrick. Bowyer perdió el control ligeramente detrás de ellos, con la mala suerte de chocar con un Jones que iba a su lado. Kurt Busch colisionó a altas velocidades con el descontrolado Bowyer y con Jamie McMurray. El choque bloqueó la recta de meta y forzó la aparición de la bandera roja.

Todos los líderes decidieron pasar por boxes después, incluyendo los principales favoritos como Kenseth, Hamlin y Harvick. Kahne y Newman siguieron en pista buscando el milagro a falta de siete vueltas aunque se vieron interrumpidos por el accidente de Larson, que chocó con Ty Dillon y con Blaney en plena recta de meta. Keselowski atacó a Kahne en la resalida, manteniendo un nuevo paralelo en el que se les coló Johnson. Pero el heptacampeón perdió el control por el interior de la curva 3 y se empotró contra el muro, dando paso al Overtime.

De nuevo, apareció el descontrol. Nada más darse la resalida Kahne aceleró de forma lenta, organizando una mayor agrupación de los coches y dando paso a una nueva montonera en la recta de meta. Bayne chocó con McDowell y llevó al accidente a Blaney, Austin Dillon, Aric Almirola, Joey Gase y Gray Gaulding. Llegó así una tercera bandera roja que alargó una agonía de seis horas, durante la cual el sol empezó a desaparecer en una búsqueda contrarreloj de un ganador.

Keselowski había pasado a Kahne justo antes del accidente de Bayne, McDowell y compañía, pero el de Hendrick le devolvió la moneda en la primera curva y pasó por el interior. Poco después, Ty Dillon colisionó con un lento Hamlin en la recta trasera y Menard no pudo esquivarles, finalizando la carrera bajo la decimocuarta caution de la tarde. Logró así Kahne el triunfo y un improbable pase al play-off, seguido de Keselowski, Newman, Logano y Kenseth. Matt DiBenedetto y los JTG lograron colarse en el top 10 justo por delante de Danica Patrick (11ª), Cole Whitt (12º), Aric Almirola (13º) y Timmy Hill (14º), supervivientes de una carnicería de récord que acabó siendo una Brickyard 400 más que recordable.

Resultados Brantley Gilbert Big Machine Brickyard 400

Posición Piloto Equipo Marca
1 Kasey Kahne Hendrick Motorsports Chevrolet
2 Brad Keselowski Team Penske Ford
3 Ryan Newman Richard Childress Racing Chevrolet
4 Joey Logano Team Penske Ford
5 Matt Kenseth Joe Gibbs Racing Toyota
6 Kevin Harvick Stewart-Haas Racing Ford
7 Daniel Suárez Joe Gibbs Racing Toyota
8 Matt DiBenedetto Go Fas Racing Ford
9 Chris Buescher JTG Daugherty Racing Chevrolet
10 A.J. Allmendinger JTG Daugherty Racing Chevrolet
15 Jamie McMurray Chip Ganassi Racing Chevrolet
17 Denny Hamlin Joe Gibbs Racing Toyota
21 Austin Dillon Richard Childress Racing Chevrolet
23 Ryan Blaney Wood Brothers Racing Ford
27 Jimmie Johnson Hendrick Motorsports Chevrolet
28 Kyle Larson Chip Ganassi Racing Chevrolet
29 Kurt Busch Stewart-Haas Racing Ford
30 Clint Bowyer Stewart-Haas Racing Ford
31 Erik Jones Furniture Row Racing Toyota
33 Martin Truex Jr. Furniture Row Racing Toyota
34 Kyle Busch Joe Gibbs Racing Toyota
35 Ricky Stenhouse Jr. Roush Fewnay Racing Ford
36 Dale Earnhardt Jr. Hendrick Motorsports Chevrolet
39 Chase Elliott Hendrick Motorsports Chevrolet

Lee a continuación: El público abandona a la NASCAR en Indianápolis