Kyle Busch gana una vez más en la Truck Series...

 | 

El calendario pobre de la NASCAR Gander Outdoors Truck Series ayuda a ver acción y emoción en sus carreras y el hecho de adelantar la carrera de Texas del otoño a la primavera ayudó a diversificar el concepto de competición en Fort Worth. Una noche fría pasó factura a muchos pilotos pero no a Kyle Busch, que sumó su cuarta victoria en cinco carreras y se va quitando de encima la competición secundaria en la primera parte de la temporada. Las bajas temperaturas (que se repitieron al día siguiente) no ayudaron a aflojar el dominio de un piloto que usó el aguante más que la fuga para llevarse otro trofeo a su vitrina.

Grant Enfinger aguantó la pole position solo dos vueltas y fue rebasado por Brett Moffitt y Busch, que llegó a atacar al vigente campeón antes de que Ross Chastain no viera a Todd Gilliland y le relegase al muro de la recta de meta y posterior trompo. Harrison Burton perdió el control de su Toyota y se fue al muro de la curva 2 justo delante de Chastain, que pasó ambos incidentes sin muchos daños. Angela Ruch y Gus Dean también perdieron el control de sus pick-up (Dean un par de veces) y reflejaron el estado conflictivo de la pista bajo las luces de la frígida noche. Busch no se veía afectado por los accidentes de sus pupilos y peleaba el liderato con Moffitt.

La resalida final del primer segmento a cuatro vueltas vio a Busch y a Matt Crafton parar en boxes y ceder sus posiciones en el top 10, resaliendo Moffitt muy mal y dejándose el primer triunfo de la noche. Enfinger aguantó a Ben Rhodes y a Sheldon Creed para ganar la primera parte, colándose Stewart Friesen arriba después de salir penúltimo al cambiar el motor de su Chevrolet. Enfinger fue penalizado por adelantarse un mecánico en su parada y Rhodes fue el único de los que no cambió neumáticos. Busch, Crafton y Chastain encabezaron el grupo de los que habían entrado frente a sorpresas como Darrell Wallace Jr., Anthony Alfredo y Brennan Poole.

Moffitt, Rhodes y Friesen no tardaron en ascender y Creed perdió varias vueltas por culpa de un tornillo partido, chocando Alfredo con Friesen en dirección al letal muro de la curva 2. El fuerte golpe de Alfredo provocó una bandera roja tras la cual Busch, Crafton, Rhodes, Chastain, Friesen, Moffitt, Enfinger y Wallace se juntaron en la lucha por la victoria. Moffitt perdió terreno y Friesen lo ganaba en una pelea multitudinaria y desgraciadamente estática, que no varió ante el miedo al accidente; Busch, Crafton, Rhodes, Chastain y Friesen ocuparon el top 5 del segundo segmento.

Johnny Sauter no cambió ruedas en boxes para buscar unas posiciones altas que no había rondado en toda la noche, resistiendo brevemente los ataques de Moffitt y Busch hasta ser relegado por ellos dos, Rhodes y Friesen. Austin Hill y Wallace veían sus actuaciones truncadas por sobrecalentamiento y un frontal descolgado respectivamente, dirimiendo Friesen y Rhodes el duelo por la tercera posición. Moffitt cazó y adelantó a Busch a falta de 49 giros para el final y poco después Korbin Forrister y Codie Rohrbaugh se accidentaron en incidentes separados, recuperando Friesen y Moffitt en boxes las posiciones que habían perdido en pista.

Friesen, Moffitt y Enfinger gozaban de cuatro neumáticos nuevos que les permitieron pasar a Crafton y Moffitt volvió a ponerse en paralelo con Busch antes de tocarse con el Toyota y llevarse un pinchazo que le quitaba sus opciones de victoria. Busch cerró a Friesen y el canadiense se quedó por poco tiempo junto a Sauter hasta volver a alcanzar al líder. La remontada de Friesen se quedó corta y no pudo encontrar el hueco a un Busch que apuntó un nuevo triunfo a su casillero, el cuarto en cinco carreras y también el cuarto de cinco posibles por los límites impuestos a los pilotos que no sumen puntos en el campeonato en el que compiten.

Lee a continuación: Kyle Busch gana sin dominar en una remontada tranquila en Bristol