Kyle Busch logra su 200ª victoria en NASCAR remontando una penalización

 | 

Día histórico para NASCAR este pasado fin de semana, aunque no precisamente por sus bondades en la pista. Una olvidable carrera en el Auto Club Speedway de Fontana permitió apreciar el talento de Kyle Busch, uno de los mejores pilotos de la generación de los años 80 y 90. El de Joe Gibbs Racing ganó por segunda semana consecutiva y consiguió su victoria 200 en NASCAR (53 en la Monster Energy Cup Series, 94 en la Xfinity Series y 53 en la Gander Outdoors Truck Series), un récord tan discutible como difícil de igualar. Busch se sobrepuso a una penalización para cerrar el círculo en el circuito dónde logró su primer triunfo en la Cup Series allá por 2005.

Un absurdo malentendido en la sesión de clasificación dejó a los pilotos sin llegar a tiempo para realizar un tiempo en la Q3, llevándose Austin Dillon la pole position al marcar el mejor registro en la Q2. Dillon se defendió de Kevin Harvick en la salida y Denny Hamlin les adelantó a ambos, siendo a su vez rebasados en la tercera vuelta por Aric Almirola. El piloto de origen cubano se fugó de la pelea entre Hamlin, Kyle Busch, Dillon y Ricky Stenhouse Jr., aunque Busch y Hamlin no tardaron en alcanzarle en sus potentes Toyota como también hizo Martin Truex Jr. desde el 27º lugar de partida.

Ryan Blaney, Brad Keselowski, Kurt Busch, Kyle Larson, Chase Elliott y Harvick abrieron la primera ventana de paradas de la carrera, que los líderes tardaron cinco vueltas en tomar.  Michael McDowell llegó a alargar 20 vueltas y llegó a ser segundo antes de parar y perder 30 posiciones. B.J. McLeod atropelló una bolsa que podría haber generado una bandera amarilla que al final llegó por un supuesto reventón de motor de Austin Dillon, que al final resultó ser un pinchazo. Hamlin, Stenhouse y Clint Bowyer no pararon y resalieron mal en la última vuelta del primer segmento, trompeando Stenhouse para cerrarlo. Kyle Busch lideró frente a Hamlin, Joey Logano, Harvick y Almirola.

Logano y Almirola pasaron a un Kyle Busch que solo necesitó tres vueltas más para adelantarles de nuevo y escaparse. Daniel Hemric pinchó en dos ocasiones y el daño que sufrió le alejó de un buen resultado sin generar cautions a pesar de dejar restos en el asfalto. Keselowski y Blaney alcanzaron a su compañero Logano junto a Almirola y Erik Jones y las detenciones del segundo segmento se realizaron sin mayores sobresaltos. Kyle Busch mantuvo el dominio y venció también el segundo segmento por delante de Keselowski, Blaney, Logano y Almirola.

Harvick y Elliott subieron en boxes, lugar en el que Kyle Busch cedió su liderato al pasarse de velocidad y verse obligado a remontar. Keselowski heredó el concepto de dominio en el liderato y llegó a sacar cuatro segundos a Logano, quedando Blaney y Harvick aún más lejos en una lección de autoridad de los Ford Mustang y de Penske. Kyle Busch era quinto en remontada y rebasó a su hermano Kurt, medianamente competitivo en un día sólido para Ganassi. Larson, Jones, Truex, Johnson y Daniel Suárez fueron entrando a boxes los primeros dentro del top 15-20 para buscar soluciones a su rendimiento irregular y colarse en el top 10.

Kyle Busch alargó para beneficiarse de una caution que llegó por culpa del pinchazo de Darrell Wallace Jr. en meta a falta de 36 vueltas. Keselowski empujó a Busch en la resalida y ambos pasaron al líder Blaney, situándose primero el #2 por la línea exterior y aguantando a Logano y a Harvick brevemente. Los dos Penske pelearon en un paralelo poco cauteloso y Busch no solo les cazó sino que les adelantó al mismo tiempo en la curva 1, yéndose de nuevo el piloto de Gibbs. El resto de la carrera sucedió entre los mismos derroteros sin apenas peleas en la mayoría de la parrilla.

Cayó la bandera a cuadros y Kyle Busch logró otra victoria más en un comienzo de 2019 letal, la sexta en diez carreras entre los tres campeonatos de NASCAR, su triunfo número 200 y el 53º en su haber en la Cup Series. Logano y Keselowski aún pudieron ver al Gibbs desde la distancia, Harvick y Blaney alcanzaron a Kurt Busch al final y le birlaron el top 5, Truex remontó bien hasta el octavo lugar y Austin Dillon salvó el top 10. Suárez y los Roush de Stenhouse y Ryan Newman quedaron entre las decepciones junto a las buenas actuaciones de Matt DiBenedetto y Chris Buescher y el único abandono de Bowyer por sobrecalentamiento del coche #14.

Lee a continuación: La NASCAR busca la forma de implementar tecnología híbrida en sus carreras