CERRAR
MENÚ
Diariomotor Competición
Fórmula 1

3 MIN

La imagen del día: ¿por qué no tenemos más carreras como ésta?

charles-leclerc-max-verstappen-onboard-f1-silverstone-2019

Para cerrar el trío de preguntas de este fin de semana, como ya vimos el viernes con el error de Romain Grosjean y el sábado con la qualy errática de Sebastian Vettel, este domingo tuvo lugar un buen concepto de lo que podría ser la Fórmula 1 más a menudo. El exceso de aerodinámica, circuitos estrechos y falta de voluntad por parte de algunos pilotos son a menudo una piedra que los aficionados usan contra la propia Fórmula 1, acusándola de ser falta de espectáculo o de maniobras al límite entre sus pilotos, en especial por aquellos que luchan por victoria o títulos.

La amplitud y belleza cambiable de Silverstone ha visto muchos trazados en 70 años de historia pero la versión que se usa desde 2010 es probablemente una de las mejores y Max Verstappen y Charles Leclerc se encargaron de demostrar sus bondades en el Gran Premio británico, retomando así el duelo que mantuvieron en Austria hace un par de semanas. Verstappen intentó adelantar a Leclerc en varias curvas, especialmente en Stowe, por el exterior de Club, en Village y Brooklands, defendiendo de forma férrea el monegasco y cumpliendo así con su palabra de ser más agresivo si se permitían esos comportamientos.

Ambos entraron en boxes al mismo tiempo y Verstappen salió por delante de Leclerc, que le rebasó en la vuelta siguiente cuando el holandés se pasó de frenada en el Loop. Leclerc llegó cerrar un ataque de Verstappen que obligó al piloto de Red Bull a defenderse de Sebastian Vettel para después seguir yendo a por el joven de Ferrari. El mayor ataque de Verstappen llegó en Stowe, dónde llegó a ponerse en paralelo con Leclerc y éste le respondió con una defensa increíble en la frenada exterior, justo antes del accidente de Antonio Giovinazzi que provocó la salida del Safety Car.

Verstappen se pasó en la salida de Luffield y Leclerc intentó adelantarle por el exterior de la antigua recta de meta, poniéndose en paralelo ambos con un exterior eficaz de Leclerc que Verstappen cerró entre Vale y Club. El ligero toque entre ambos alejó al piloto de Ferrari y finalizó con un duelo increíble que levantó al público de su asiento. Leclerc acabó en el podio después de adelantar a Pierre Gasly, siendo Verstappen quinto al recuperarse de una colisión con Sebastian Vettel en el último tercio de una carrera entretenida y con un duelo esperemos que repetible.