La Super Fórmula piensa en el DRS y el halo para el futuro

 |  @alexgarciagv27  | 

Desde hace varios días, la JAF incluye en su normativa técnica para la Super Fórmula de cara a 2018 la posibilidad de usar el DRS en los monoplazas que compiten en este certamen. A pesar de las sospechas sobre la posibilidad de la inclusión del sistema en el campeonato el próximo año, sin un anuncio de la JRP no habría confirmación al respecto. Según ha podido saber Diariomotor Competición, la dirección de la Super Fórmula está efectivamente considerando el uso del DRS para el futuro, además de la inclusión del halo. El detalle importante a tener en cuenta es que en ningún caso sería para la temporada 2018 sino que se estaría mirando hacia 2019 y con reservas.

El popular y exitoso Dallara SF14 que debutó en 2014 competirá en teoría por última vez el próximo año, con lo que la Super Fórmula empieza a pensar ya en los nuevos monoplazas que deberán estrenarse en 2019. La inclusión del DRS en la normativa técnica -que no deportiva- del campeonato para 2018 aseguraría que los coches pueden montar DRS y usarlo en sesiones de test aunque no fuera el caso en carrera. El objetivo sería probar el sistema durante el año que viene para poder tener el sistema evaluado y probado de cara a que fuera introducido de forma oficial en 2019 con el nuevo monoplaza. Aún así, no es una decisión en firme y no lo será hasta haber probado el DRS para evaluar su uso.

El razonamiento viene dado por un cambio en los motores que está previsto introducir también en 2019. Dicho cambio reemplazaría los restrictores de flujo de carburante por restrictores de aire para controlar la potencia de los propulsores Toyota y Honda que usan los equipos. Esto eliminaría la posibilidad de seguir usando el actual OTS -OverTake System- que proporciona 50 caballos de potencia extra a los pilotos durante veinte segundos. Fieles a sus ideales, desde la JRP estarían buscando una forma de compensar este cambio y mantener un elemento que consideran que añade picante a las carreras. Aún así y teniendo en cuenta la normativa existente en relación al OTS, existe la posibilidad que el uso del DRS en Japón fuera muy distinto a lo visto en la Fórmula 1.

A día de hoy se considera posible que el DRS pueda ser empleado tanto en ataque como en defensa, independientemente de la distancia a la que se está de otros coches y con un número limitado de usos por carrera que se seguirían mostrando al público por medio de indicadores luminosos. En este sentido, la dirección del certamen está ya hablando con Dallara para probar sistemas de DRS en el SF14 la próxima temporada de cara a tomar una decisión en firme para 2019, año en el que se introducirá un nuevo coche. Precisamente este nuevo coche -tentativamente llamado SF19- podría también incluir el halo en un intento por parecerse a la Fórmula 1 y mantener los estándares de seguridad al más alto nivel.

Aún así, el próximo coche de la categoría estará basado en las normativas de seguridad de la Fórmula 1 de la temporada 2016. Esto significa que el halo no será aún obligatorio y por lo tanto la Super Fórmula podría decidir retrasar su inclusión. En ese caso, podrían mantenerse legalmente sin él hasta que el ciclo del nuevo coche llegara a su fin, probablemente a finales de 2023. Por el momento, nada en firme ni oficial pero sí se puede afirmar que la Super Fórmula quiere estrenar coche nuevo en 2019 -y lo más probable es que se haga- y probablemente introduzca el DRS para compensar la desaparición esperada del OTS. En cuanto al halo, lo lógico será que no se introduzca aún, argumentando que será mejor esperar a que este novedoso elemento esté más probado.

Lee a continuación: Red Bull lleva el Dallara SF14 de Pierre Gasly en la Super Fórmula a las calles de Tokio