CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

6 MIN

Los pilotos del Mundial de Fórmula 1 ponen nota al Halo. ¿Afecta en algo al pilotaje?

Iván Fernández | 5 Mar 2018
halo_test_f1_2018_pretemporada_4
halo_test_f1_2018_pretemporada_4

El Mundial de Fórmula 1 afronta dentro de apenas unas horas su segunda y última semana de test de pretemporada y es un buen momento para valorar qué opinan los pilotos de la gran novedad para este año. Más allá de los nuevos neumáticos o los cambios aerodinámicos en la aleta de tiburón, el monkey seat o el T-Wing, el Halo ha copado durante los últimos meses multitud de titulares, siendo su aprobación una de las grandes polémicas del Gran Circo en un año que ha sido muy estable a pesar del cambio de dirección al frente de la gestión de los derechos comerciales.

A estas alturas, nadie ha puesto en duda su eficiencia en lo que respecta a los casos para los que fue diseñado, sin embargo, sigue siendo discutido en materia de impacto visual y de efectividad en casos de extracciones de emergencia, e incluso muchos siguen poniendo en tela de juicio su visibilidad. Ahora, son los pilotos los que deben opinar después de haber tenido la oportunidad de rodar más allá del simulador.

Prácticamente la lista completa de pilotos oficiales de la parrilla ha concluido que la utilización de este dispositivo de seguridad no afecta a la visibilidad una vez que el monoplaza está sobre el asfalto. La mayoría han afirmado que ni tan siquiera se han dado cuenta, ya que en curva los competidores no mantienen su vista al frente, mientras que, en recta, al mantener el punto de visión lejos, en busca de la siguiente referencia de frenado, este no impide la visión tal y como confirmaron Valtteri Bottas, Fernando Alonso, Carlos Sainz Jr. o el propio Lewis Hamilton:

Es obvio que notas su presencia. Pierdes algo de visibilidad con él. Antes tenías el 100% de la visión y ahora tienes un poco menos, pero después te habitúas a él y tu cerebro aprende a pilotar con él. En las curvas puede complicar un poco la noción de dónde están el resto de coches.

Los pilotos han podido probar el Halo en situaciones de lluvia, rodando tras otros pilotos y la visibilidad en las salidas con el procedimiento del semáforo.

En el caso de la salida, Daniel Ricciardo confirmó en declaraciones a Autosport que no había ningún problema después de haberlo probado durante la primera semana de test en el Circuit de Barcelona-Catalunya: Seguí un par de coches y parecía estar bien. Hicimos las salidas, pensamos que ver las luces del semáforo podría ser difícil, pero hasta ahora parece estar bien. Sé que no es tan bonita, pero aparte de eso está bien".

Sí supuso algún problema los días en los que llovió, siendo Sainz uno de los pilotos en los que apuntó que al no mojarse la visera por el diseño del Halo sería muy difícil darse cuenta cuándo comienza a llover: “el Halo no permitía que las gotas de lluvia cayeran sobre la visera, así que no estabas realmente viendo si llovía o no. Simplemente lo sentías con tus manos y tu culo”. Según el piloto de Renault, esto podría llevar a alguna salida de pista al encontrarte con una curva mojada que no esperas, aunque en este caso no sería difícil que los pilotos pudieran ser informados a través de la radio como medida de seguridad (notificado previamente por los puestos de comisarios).

El piloto de Red Bull no ha sido el único que ha destacado que no estamos ante el elemento más bonito de la historia de la Fórmula 1. A las declaraciones de Toto Wolff pidiendo una motosierra para retirarlo, se unen las de la gran mayoría de pilotos, siendo Max Verstappen uno de los que ha expresado más ferozmente su opinión en contra de la imagen de este sistema de seguridad para proteger la cabeza. El holandés también es uno de los perjudicados por ese peso extra al tratarse de uno de los pilotos más altos, sin embargo, ya en pretemporada admitió que no iba a cambiar su método de entrenamiento para perder peso, algo que sí ha hecho Sainz.

Entrar y salir del coche, el mayor de los problemas:

Sí ha sido más problemático a la hora de entrar y salir del coche, problema que no sólo viene propiciado por la presencia del Halo (y de sus flaps superiores), sino también por los nuevos bargeboards, por la aparición de nuevos generadores de vórtices sobre los pontones y por la extensión en los suelos de los monoplazas hacia la parte frontal. Esto hace que hayamos visto imágenes completamente disparatadas, con pilotos utilizando pequeñas escaleras para subirse a los monoplazas u otros que han tenido serias dificultades para no darse con el techo del box.

Queda por ver cómo afecta en caso de problema con el KERS y ante la necesidad de bajarse del monoplaza sin hacer arco. Algunos como Robert Kubica ya han anticipado que este año veremos a pilotos ‘volar’ literalmente para bajarse del coche en este tipo de circunstancias y que nos pueden regalar algún que otro revolcón para evitar el halo y todos los aditamentos aerodinámicos antes mencionados. Ni siquiera Brendon Hartley y su espigada figura han conseguido evadirse del problema, mientras que su compañero, Pierre Gasly ya ha advertido que este año necesitarán muchos monos ignífugos ya que es fácil dañarlos al entrar y salir del coche.

A ninguno de los pilotos le termina de convencer su estética ni su ergonomía a la hora de entrar y salir del monoplaza, sin embargo, todos apuntan a que no hay problemas de visibilidad.

El último en dejar sus impresiones era el propio Kevin Magnussen. El danés ha sido sin duda el más crítico en estas semanas, apuntando los que para él son todos los defectos del Halo. Destaca que se tiene buena visión con él en curva y que no supone un problema en recta y en las salidas, pero sí apunta a los problemas que puede derivar en chicanes como las de Monza o en curvas con elevación como las de Spa o Austin. Este último ha sido un problema que han descartado que pueda surgir otros pilotos que sí han hecho simulaciones en el paso por Eau Rouge, por lo que no se espera que sea una preocupación extra.

Es muy molesto. Feo. Es difícil subir al coche, es difícil salir del coche, es difícil poner y quitar el volante, simplemente es incómodo y molesto. Una vez que te metes en la curva está bien porque miras hacia los lados y hacia la izquierda y la derecha del pilar en el medio, así que no es un problema visual ver el ápice de la curva, pero distrae tu vista obviamente cuando cambias de dirección como chicanes y tienes que mover tu visión a través del pilar. Si sigues a alguien en Eau Rouge, no podrás ver si comete un error en la parte superior. No sabrás si está en el muro o no. Supongo lo mismo en la curva 1 de Austin, donde hay una gran elevación, pero ya veremos...